productividad comunitat valenciana Ivie maudos

Las 11 ramas de actividad donde la Comunitat Valenciana es más productiva

De 60 ramas de actividad de la economía, solo en 11 la productividad de la Comunitat Valenciana supera la media nacional según el informe del Ivie, ‘Situación y retos de la economía valenciana’ presentado por el director adjunto del Ivie, Joaquín Maudos en el marco del V Congreso de Economía Valenciana.

Precisamente, esas 11 ramas aportan el 14,8% del VAB del sector privado. Por tanto, un hecho «preocupante a destacar» es que el 85,2% del VAB privado valenciano lo generan sectores con niveles de productividad inferiores a sus homólogos en España.

Además de este problema generalizado de baja productividad, la economía valenciana está poco especializada en los sectores que aportan más valor añadido por trabajador (como telecomunicaciones, productos farmacéuticos, material de transporte, fabricación de productos informáticos, fabricación de maquinaria y equipo, I+D+i, etc.); y lo está más en sectores de menor productividad (como el comercio al por menor, cuero y calzado, restauración, mueble, textil, construcción, etc.).

Esta es precisamente una de las consecuencias de que el PIB per cápita de la C. Valenciana en 2021 sea un 5,3% inferior al de antes de la crisis financiera en 2007, siendo está pérdida de bienestar superior a la que también ha sufrido España (-3,7%), según ha expuesto Maudos.

Es decir, no solo nuestra riqueza ha retrocedido respecto a 2007, sino que además, caemos más que el conjunto de España.

«Si el PIB per cápita valenciano con respecto al de España, en 2007 era un 10% inferior, en 2021 la distancia se ha ampliado dos puntos porcentuales hasta el 12%». Con lo cual, en el ranking de las regiones españolas, la valenciana ha perdido dos posiciones, pasando del puesto 10 en 2007 al 12 en 2021. «Nos acercamos más al PIB por habitante de las regiones más pobres y nos alejamos del de las ricas», ha lamentado Maudos.

Los datos mostrados por Maudos confirman que la productividad por ocupado total de la economía valenciana es un 5% inferior a la media nacional y, en el caso de la productividad del sector privado, la diferencia se eleva hasta el 6,5% por debajo de la española. Mientras la productividad del capital es un 7% inferior a la española.

«La evidencia es contundente al señalar a la productividad como variable clave para mejorar el bienestar. Es algo que ocurre a nivel de países, y también de regiones. De hecho, las regiones españolas más productivas (Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña) encabezan también el ranking de PIB por habitante», ha subrayado Maudos.

¿En qué ramas de actividad está la mayor productividad valenciana?

El sector de automoción es uno de los sectores de mayor peso por volumen de facturación, valor añadido y comercio internacional en la industria española. Y aunque la baja productividad es un problema endémico de la gran mayoría de los sectores de la Comunitat Valenciana, el sector de automoción, escapa de ello; es uno de los once sectores en los que la productividad es mayor en la Comunitat Valenciana que en España.

Destaca asimismo Metalurgia o Serv.información, además de Actividades financieras, Agua y saneamientos y Otros productos minerales, relativos a la industria del azulejo, tal y como se detalla en este gráfico:

Entre otras debilidades se advierte en el informe del menor empleo de capital humano, ya que el porcentaje de ocupados con estudios universitarios (como indicador de calidad del trabajo) es inferior al de España (31% frente a 32,4%).

Asimismo, el porcentaje de empresarios y autónomos con formación superior es 1,7 puntos menor que el de España (39% frente a 40,7%).

Por otro lado, recuerda que el esfuerzo inversor en I+D (medido por el peso que tiene la inversión en I+D en el PIB) se sitúa un 16% por debajo de la media española. También es menor el esfuerzo inversor en activos intangibles (formación de los trabajadores, publicidad, diseño, software, bases de datos, etc.) que representa un 6,2% del PIB en la Comunitat, frente al 7,1% de la media o el 11,1% de Madrid.

Por último, incide en el reducido tamaño empresarial, con solo un 12,3% del empleo en grandes empresas frente al 16,6% de España, como otra de las debilidades del sector productivo valenciano.

Debilidad del sector público

El documento elaborado por el Ivie también alude a las debilidades del sector público que afectan a la productividad. En primer lugar, apunta a la menor dotación de infraestructuras públicas en
relación al tamaño de la economía, con un stockde capital público un 17% inferior a la media y carencias importantes como el reclamado Corredor Mediterráneo.

Además, la Administración valenciana dispone de menos recursos para apoyar la actividad económica debido a la infrafinanciación sufrida desde hace años. Así, el gasto per cápita en políticas de apoyo a las actividades productivas y las inversiones siempre ha estado por debajo de la media (un 15% por debajo del promedio de España en 2020) ya que los recursos se han de destinar a garantizar servicios fundamentales (sanidad, educación y dependencia), destaca el informe.

Otra de las debilidades del sector público, según el documento presentado por Joaquín Maudos, es la menor dotación de empleo público y el envejecimiento de las plantillas. El número de empleados públicos en relación a la población que atender es un 6% inferior en la Comunitat Valenciana que en España. Además, el 40% de los empleados de la Generalitat Valenciana tiene
más de 54 años y solo el 15% es menor de 42 años.

La lentitud en los procesos de contratación pública y el elevado nivel de endeudamiento son los dos últimos factores que lastran la productividad del sector público valenciano, según el informe.

Posibles Soluciones

Ante este análisis de la situación, el documento del Ivie plantea también unas propuestas de mejora que permitan a la Comunitat Valenciana converger hacia el mayor nivel de vida de otras
regiones y de la media nacional:

1. Redirigir la inversión hacia activos intangibles. Para ello, es necesario mejorar el acceso a su financiación, incentivando la financiación alternativa, como el capital riesgo, y también la financiación bancaria.

2. Impulsar la profesionalización de la gestión de las empresas. Es fundamental mejorar el capital humano de los directivos para que tengan una visión estratégica en aspectos como la innovación, internacionalización, digitalización, etc.

3. Incorporar recursos humanos cualificados y permanentes en las plantillas. Además de apostar por la formación continua en la empresa.

4. Promover la transformación digital de las organizaciones.

5. Difundir e imitar las prácticas de las mejores empresas.

6. Conseguir resultados en las demandas de una financiación justa e inversiones adecuadas para la Comunitat.

7. Controlar la sostenibilidad financiera del gasto público y el endeudamiento.Especialmente, ante el entorno de mayores tipos de interés al que nos enfrentamos.

8. Rejuvenecer y renovar los perfiles del empleo público.

9. Evaluar regularmente las políticas públicas.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.