La mejor bodega del mundo Cooviñas DO Utiel-Requena cooperativa de segundo grado

La mejor bodega del mundo: Estar entre los mejores es resultado de la disciplina

Más de 3.000 agricultores y 10.000 ha, que representan más del 40% del viñedo de la Denominación de Origen Utiel-Requena conforman esta cooperativa de segundo grado que surgió en los años 60 como resultado de la unión de diez cooperativas socias de la zona.

Hablamos de Coviñas, cuya razón de ser es la de profesionalizar el comercio del vino garantizando una actividad económica exitosa que permita anclar la población al ámbito rural, así como asegurar que los agricultores perciben un precio justo por la uva.

Hablamos con Jorge Srougi, subdirector comercial de Coviñas.

– ¿Cómo ha sido la evolución de Coviñas desde sus comienzos?

– Coviñas comenzó siendo una alcoholera para enseguida convertirse en bodega elaboradora y comercializadora de vino. Durante los primeros años de actividad de la bodega, la mayor parte del negocio era el granel, pero poco a poco el embotellado fue incrementándose hasta llegar a convertirse en la razón de ser de la bodega.

En el 2017 se crea Bobal Wine Cellars una empresa gestionada por Coviñas íntegramente concebida para la comercialización del vino a granel en la Comunidad. En ella participan 17 cooperativas con 22.000 ha y se gestionan entre 70 y 100 millones de litros de vino anuales lo que viene a representar el 2% de toda la producción de vino en España.

Recientemente habéis sido reconocidos como la Mejor Bodega Cooperativa del Mundo por la DWM Wine Trophy, un galardón que equivaldría a los juegos olímpicos del vino? ¿Por qué creéis que sois merecedores de este galardón?

– En realidad, ha sido una grata sorpresa y un honor haber recibido este reconocimiento.

La DWM organiza tres de los concursos más prestigiosos del mundo en los que se valora la calidad de más de 20.000 vinos en paneles de cata ciega formados por profesionales de todos los ámbitos del sector para garantizar la máxima objetividad.

Además, estos concursos cuentan con el patrocinio de la Organización Internacional de la Viña y el Vino, de la Unión Internacional de Enólogos y de la Federación Mundial de Competiciones Vinícolas y una supervisión notarial. Esto constituye una garantía irrefutable en cuanto a los resultados.

Para Coviñas recibir este galardón es un reconocimiento al trabajo de 3.000 familias y sí, en este sentido, estoy totalmente de acuerdo con este reconocimiento. Creo que estas 3.000 familias son merecedoras de este galardón.

El viticultor pasa por lo general inadvertido para el consumidor y es la clave, el pilar fundamental de una buena elaboración y del éxito de Coviñas, así que, sí, este reconocimiento es merecido y recibido con mucho orgullo y responsabilidad en nombre de todos nuestros viticultores socios.

«Estar entre los mejores es resultado de una disciplina»

– De esta forma, Coviñas entra a formar parte en la GOLDEN LEAGUE 2022, The League of Wine Champions. ¿Qué supone para vosotros?

– Coviñas es históricamente una bodega muy galardonada, pero ser reconocida como la mejor del mundo en su categoría, es todo un honor. Este reconocimiento nos proyecta como líderes sobre la competencia en un sector saturado donde se batalla continuamente no solo por mantener posiciones, sino por nuevas conquistas en la comercialización de nuestros vinos.

Ningún galardón constituye la llave del éxito, pero sí ayuda en la proyección de la imagen de la bodega, de su calidad, de su saber hacer y su profesionalidad. Lo que esperamos de este reconocimiento es que nuestros socios directos e indirectos, y con estos últimos me refiero a proveedores, importadores, comerciales… se sientan orgullosos también de un éxito que es compartido, todos queremos ser y trabajar con los mejores. Es un motivo de orgullo.

También constituye un punto y seguido, una enorme responsabilidad, nos obliga a ser mejores, a tener que superarnos en cada ejercicio y trabajar para ser merecedores siempre de dicho liderazgo. Estar entre los mejores es resultado de una disciplina en busca de la excelencia, la fuerza que siempre ha propulsado a Coviñas.

Enterizo, Aula, Veterum y Adnos

– ¿Cuáles son las marcas principales de Coviñas?

– La marca más conocida y popular en el mercado doméstico es ENTERIZO, es una de las primeras marcas comerciales de vino embotellado de la bodega.

Es un vino que se distribuye en la gran superficie para consumo en el hogar y que supera el millón de botellas anuales en toda su gama, que va desde los vinos jóvenes, a los madurados en barrica y los cavas.

Es una marca de toda la vida, que genera confianza y así nos lo demuestran sus ventas con tendencia creciente durante años. También en exportación supone un caso de éxito con mercados fuertemente fidelizados, como es el caso de Japón. Es increíble como tras tantos años, ENTERIZO se mantiene como uno de los vinos de referencia de los valencianos, no me cabe pensar otra cosa más que algo estaremos haciendo bien, ¿verdad?

AULA es otra de las marcas emblemáticas de la bodega. Esta gama de vinos nace como un homenaje al origen y a los socios de Coviñas. Somos lo que somos, gracias a un entorno generoso que nos ofrece un fruto excelente y al saber hacer de nuestros socios, que han creído en un proyecto que, ha exigido muchos esfuerzos, ahora recompensados.

Son varias las generaciones que han hecho posible que Coviñas sea la mejor bodega cooperativa del mundo y la marca AULA representa precisamente eso, tal y como evidencia su etiquetado.

VETERUM y ADNOS son proyectos vinculados al valor del viñedo viejo. De una viticultura histórica, de mínima intervención y de escasa producción, que además requieren de un trabajo manual y de selección, que los dota de una innegable exclusividad. Son vinos llenos de carácter y un capricho bodeguero que busca ante todo la tipicidad de un varietal en origen.

Somos una gran bodega y comercializamos muchas más marcas, pero digamos que estas son las principales y las que resumen bien el trabajo de Coviñas en todas sus versiones.

Desciende el consumo de vino en España

– ¿Y los mercados principales? ¿Cuánto se exporta? ¿Cuáles son los mercados objetivo a medio/largo plazo?

– Exportamos aproximadamente entre un 75%- 80% de la producción. España es uno de los tres principales productores de vino del mundo. Los hábitos de consumo van cambiando y con el paso de los años España ha decrecido notablemente en el consumo per cápita lo que significa que aún más dependemos de nuestra capacidad exportadora.

Reino Unido, centro Europa y Japón son y han sido mercados determinantes en el éxito de Coviñas. Otros mercados importantísimos han sido Rusia y China, pero por las circunstancias coyunturales, estos mercados son impredecibles, y esa incertidumbre nos obliga a poner el foco en el desarrollo de otros mercados como Ecuador, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Australia, Escandinavia…

Los vinos de Coviñas se disfrutan en más de 35 países y nuestro equipo comercial trabaja continuamente en hacer crecer esas cifras.

Para no morir de éxito…

– Grupo Coviñas ha llegado a superar la cifra de venta de más de 16 millones de botellas. Con crecimientos anuales por encima del 7,5%. Ha gestionado junto con Bobal Wine Cellars más de 79 millones de litros de vino y más de 9 millones de kilos de uva base cava. ¿Qué escenario de crecimiento se planeta para la nueva campaña 2022-23? ¿Aumentará la producción embotellada? 

– La proyección de Coviñas es siempre la de crecer, pero es necesario crecer progresivamente, con pasos firmes y desarrollando en el camino una estructura paralela que pueda sostener ese crecimiento sin comprometer a la bodega.

Las circunstancias han favorecido picos de crecimiento como los que has mencionado, son un éxito y son bienvenidos, pero crecer sin planificación puede implicar morir de éxito.

En Coviñas creemos en dimensionarse planificadamente sin comprometer el futuro, vender más; pero sobre todo, mejor, construyendo puentes sólidos entre negocios.

Todo crecimiento requiere de inversiones y amortizaciones y aquí jugamos con el futuro de 3.000 familias; por tanto es extremadamente importante seguir por un camino firme que garantice la continuidad.

– ¿Cómo os afectó el parón de la pandemia?

– Incluso en las circunstancias más adversas de la pandemia no hemos sufrido notablemente como lo han hecho otras bodegas.

Hemos aprovechado las circunstancias para adaptarnos a una nueva realidad y replantear la estrategia comercial y de marketing. Hemos invertido en el restyling de nuestras gamas principales y nos hemos preparado para un relanzamiento de imagen, que aportará novedad, frescura y elegancia, tras un periodo oscuro.

Esta decisión ha dado sus frutos y nos ha facilitado mantener esas cifras que comentábamos en torno a un 75% exportación y un 25% nacional. Es un buen equilibrio, aunque por supuesto nos encantaría ser profetas en nuestra tierra y tener un porcentaje algo mayor en el mercado doméstico.

Inversiones y enoturismo

– Tras la automatización de los almacenes, la ampliación de los depósitos y la adquisición de una nueva línea, ¿cuál será la próxima inversión del grupo y a qué se destinará?

– Estas inversiones han supuesto un esfuerzo tremendo pero muy necesario para la proyección de futuro de Coviñas, y ahora entramos en un periodo en el que debemos concentrarnos en la amortización planificada.

Seguimos invirtiendo en una conversión en pro de la sostenibilidad; tanto en el viñedo, con prácticas de agricultura ecológica y adaptada, como en la bodega, con reducción de la huella de carbono, el uso de energías renovables…

Pensamos en una inversión continua ede futuro para Coviñas y para la comarca, porque no se trata de ser competitivo a cualquier precio, se trata de, como decíamos antes, construir un legado de futuro, mantener y desarrollar un camino que ya empezaron nuestros abuelos y bisabuelos.

– Estáis trabajando mucho las cuestiones de sostenibilidad, enoturismo…

– La sostenibilidad es fundamental, si no cuidamos nuestro entorno hipotecamos la vida de la comarca, y eso es, imperdonable, más aún, cuando hemos recibido un legado tan rico fruto de tanto esfuerzo y tanto trabajo. Como te comentaba, en Coviñas aplicamos prácticas sostenibles de manera continuada en todos los procesos desde el viñedo a la comercialización.

El enoturismo es una asignatura pendiente, lo sabemos y es parte de la hoja de ruta, porque no hay mejor manera de que se entienda y valore el mundo vino que viviéndolo y para ello el enoturismo es la clave. Es un objetivo fundamental que esperamos alcanzar en el medio plazo.

– ¿Cómo os veis dentro de 10 años, qué crecimiento sería el esperado?

– En estos momentos no me gustaría comprometerme y darte cifras concretas; como te comentaba antes estamos viviendo una coyuntura mundial complicada y lo que queremos es ser cautos; estar preparados para reaccionar bien y rápido según los giros del mercado; y siempre seguir creciendo, pero de manera fuerte y estable.

El objetivo último, por supuesto, es vender todo el vino que son capaces de producir nuestros 3.000 agricultores bajo nuestras marcas, esas marcas que comentábamos antes, ENTERIZO, AULA, VETERUM o ADNOS; y que cuando el vino llegue a una mesa, en cualquier lugar del mundo, se identifique como un vino de Coviñas. Pero para llegar ahí todavía nos queda mucho camino por recorrer, estamos en ello.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.