Grefusa nueva fábrica ventas pipas frutos secos

Grefusa vende 136M (+6%), lidera la categoría de pipas y abrirá nueva fábrica

Grefusa, la compañía familiar española líder en el sector de los snacks y frutos secos, ha cerrado 2021 con un aumento de su facturación del 5,8%, alcanzando los 136 millones de euros.

Un resultado que, tras el impulso adquirido en los dos últimos años en la categoría de pipas, permite a la compañía consolidar su posición de liderazgo en este segmento con sus marcas El Piponazo y Pipas G –que incluye las variedades Tijuana, Sal y Aguasal–.

A su vez, el resto de las líneas de negocio también han registrado una recuperación de las ventas gracias al restablecimiento del canal Impulso, que ha supuesto el 45,8% de las mismas en 2021.

“Asistimos con alegría a la recuperación de este canal y a la vuelta a la actividad de los pequeños comercios de barrio y de los autónomos que lo conforman”, asegura Agustín Gregori, CEO de Grefusa.

“A lo largo de 2021 hemos percibido la vuelta a la vida social en la calle y en el entorno laboral, entre otros, lo que ha compensado un 2020 complejo para el canal Impulso, la Hostelería y el Vending. Gracias a este cambio, en 2021 hemos podido diversificar y crecer en todos los canales”, explica.

Construcción de una nueva fábrica en Alzira

Si 2020 fue el año en el que Grefusa reforzó el posicionamiento de sus tres marcas clave; Grefusa, que incluye todos los snacks entre los que se encuentran los icónicos Papadelta o Gublins y las pipas; el maíz frito de MisterCorn y la gama de horneados de Snatt’s; en 2021 Grefusa inició la construcción de una nueva fábrica de frutos secos en Alzira.

La puesta en marcha de esta nueva factoría, prevista para finales de 2022, forma parte de la estrategia de eficiencia productiva de la compañía y le permitirá adentrarse en nuevas categorías de frutos secos gracias a la instalación de líneas de producción innovadoras para la fritura, tostado, mezclado y clusterizado de los ingredientes.

En línea con la política de sostenibilidad de la organización, la nueva planta está construida para ser energéticamente eficiente y reducir el consumo un 20% para 2023.

Asimismo, disminuirá el consumo de agua y desperdicio alimentario. “La innovación que hemos aplicado en este centro también nos permitirá generar menos residuos y menos CO2, en línea con nuestra política de dejar una huella positiva en nuestro entorno”, comenta el CEO de la compañía.

Apuesta por los frutos secos

«Además la nueva fábrica nos permite volver a los orígenes de Grefusa como distribuidor de frutos secos y tostador de cacahuetes”, señala Gregori. “Gracias a ella, complementaremos la producción de la planta de Frutorra en Degracias (Portugal); reforzando nuestro posicionamiento en todos los segmentos del fruto seco con lanzamientos innovadores”, indica.

De hecho, a través de la innovación ha puesto en marcha proyectos ambiciosos en la elaboración de snacks como, por ejemplo, eliminar la producción con aceite de palma desde hace 20 años; el empleo de colorantes naturales en sus productos; la reducción del sodio o la rebaja de la sal en un 15%. “Hacemos productos buenos por su sabor, que divierten y que daríamos a nuestros hijos. Bajo esta premisa, desde Grefusa estamos trabajando para seguir brindando a nuestros consumidores los mejores snacks y frutos secos”, apunta Agustín Gregori.

Asimismo, durante el último año, en un plan conjunto con Intersnack, la organización ha superado la inspección AIB International, el estándar de seguridad más exigente que pone el foco en la calidad de las instalaciones. Esta certificación se suma a la ISO 9001, pionera en el sector desde 1996, y a los sellos IFS y BRC, los más altos estándares en calidad y seguridad alimentaria.

 

Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
Randstad-Verano-300
Ceu-posgrado-julio-septiembre-300x300
nuevaedicion-julio-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.