Esther Carbonell_GB Horizontal

¿Cuántas empresas cumplen la normativa sobre Planes de Igualdad?

El pasado 14 de enero de 2022 se cumplió un año de la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 901/2020, por el que se regulan los Planes de Igualdad y su registro. Esta norma, en realidad, desarrolla el Real Decreto-Ley 6/2019 que a su vez consistió en una modificación de la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

A propósito de su primer aniversario, conviene analizar si se están cumpliendo sus prerrogativas. Lo cierto es que la realidad laboral pone de manifiesto que sigue existiendo muchas lagunas respecto a la igualdad entre mujeres y hombres. Pero antes de exponer los datos que lo demuestren, vamos a ponernos en antecedentes.

Antecedentes

La Ley, además de prohibir taxativamente a todas las empresas cualquier tipo de discriminación laboral entre mujeres y hombres, ya preveía la implantación de Planes de Igualdad; las novedades introducidas por el RDL del 2019 fueron más que significativas. Principalmente, se redujeron los umbrales del número de trabajadores que debía tener la empresa para verse obligada a adoptar dichos Planes. En concreto, se bajó el margen de 250 a 50 trabajadores solamente, ampliando así el ámbito de aplicación a empresas más modestas.

Además, establece un calendario de aprobación de los planes de igualdad:

Es el turno de las pymes

  • Las empresas de entre 150 y 250 trabajadores, antes del 7 de marzo de 2020.
  • Las empresas de entre 100 y 150 trabajadores, antes del 7 de marzo de 2021.
  • Y las empresas de entre 50 y 100 trabajadores, antes del 7 de marzo de 2022.

El RDL 901/2020 fue detallando algunos puntos sobre esta implementación, como el plazo de 3 meses desde que se alcanzase el número de trabajadores para llevar a cabo las negociaciones, o el plazo máximo de 12 meses desde la entrada en vigor del RDL para que las empresas que tuvieran un plan de igualdad vigente procediesen a su revisión.

Como consecuencia de todo esto, durante el año de vigencia del RDL (del 14 de enero de 2021 al 14 de enero de 2022) se esperaban notables avances en materia laboral para asegurar la efectividad de la igualdad entre mujeres y hombres; pues en este período muchas empresas han tenido que adoptar, y en algunos casos adaptar, sus planes de igualdad. Y por lo que respecta a las más pequeñas, el límite máximo del plazo para adoptar estos planes está ya muy cerca.

La realidad de los Planes de Igualdad

Pese a todo ello, las cifras ofrecen una visión muy alejada de la situación deseada para crear un clima laboral que asegure y favorezca la igualdad entre mujeres y hombres. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), en 2020 en España había 13.094 compañías con más de 100 trabajadores. Sin embargo, tan solo 3.151 de estas empresas han registrado su plan de igualdad a fecha de 1 de abril de 2021, conforme a los datos ofrecidos por el Ministerio de Trabajo.

Estos datos no solo demuestran un cumplimiento insuficiente de la normativa sobre planes de igualdad desde un punto de vista objetivo y directo, en el sentido de que solo un 24,06% de las empresas obligadas actualmente a tener un plan de igualdad disponen efectivamente de él. De forma indirecta y relativa, el dato es todavía más impactante si se tiene en cuenta que la cifra de 3.151 solo representa el número de empresas que han registrado su plan, pero todavía faltaría por filtrar aquellas que no hayan cumplido la normativa y cuyos planes, por tanto, no sean válidos.

30.000 empresas que deben estar trabajándolos

Tampoco invita al optimismo pensar en qué ocurrirá si se mantiene este ritmo de aprobación ya que, a partir del próximo 7 de marzo de 2022, también será obligatorio adoptar estos planes para las empresas de más de 50 trabajadores. El número de este tipo de empresas asciende a 30.000 en toda España y representan a 8,4 millones de personas trabajadoras asalariadas (un 58% sobre el total). Por lo que, de mantenerse la situación, el número de mujeres trabajadoras susceptibles de sufrir discriminación por no haberse adoptado el correspondiente plan de igualdad y cuyas empresas se hallen incumpliendo la normativa, será mucho más elevado.

Por último, y con el ánimo de contextualizar esta situación, cabe recordar que el impacto económico de la crisis sanitaria generada por el Covid-19 puede haber condicionado la decisión de muchos empresarios de invertir recursos en otros campos distintos a la aprobación de planes de igualdad o, al menos, no invertirlos en este momento concreto.

No obstante, una parte de las empresas obligadas a elaborar planes de igualdad (las que tienen más de 250 trabajadores) ya estaban obligadas desde 2007, (Art. 45 de la L.O. 3/2007); a pesar de ello, durante los más de 12 años que han transcurrido desde entonces, hasta el Covid-19 en marzo de 2020, aproximadamente el 80% de dichas empresas, incumplían con esta obligación. Así que la causa debe ser otra, quizá la inexistencia de una cultura de igualdad real en nuestra sociedad.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.