Noruega Reine

De viaje por los colores de Noruega: La terraza de Gammelbua (Reine)

Bergen, a pesar de ser la segunda ciudad por numero de habitantes de Noruega, no ha perdido en absoluto su encanto. Yo creo que es la belleza de su ubicación, paisaje y muchas de sus construcciones, con casas coloridas que parecen que se sustentan en las orillas de las montañas. Estar entre los dos fiordos mas grandes de Noruega, el de Hardanger y el Sognefjord, le da unas características inigualables. No solo por la belleza del escenario, sino por la fortaleza de su actividad económica. De hecho, fue considerada capital de Noruega hasta casi 1300. Y solo a partir de 1850 Oslo la superó en tamaño. Pásate por nuestra sección de Destinos para conocer más lugares únicos.

Bergen (Noruega)

Bergen (Noruega)

Es un puerto indiscutible en los maravillosos cruceros por los fiordos, pero no es esta la forma que he elegido para llegar aquí (aunque recomiendo ese formato de viaje, excelente para conocer con serenidad y comodidad los fiordos noruegos), porque para mí Bergen no era el final, ni siquiera una escala. Era el principio para remontar todo el paisaje de Noruega hasta el archipiélago de Lofoten, en la provincia de Nordland, por encima del círculo polar ártico.

El fiordo más bonito de Noruega

Es una inmersión en el paisaje, montañas, fiordos (en ocasiones es inevitable atravesarlos en el ferri), bosques… Una primera etapa para llegar a Geiranger. Aunque la distancia no es abrumadora (370 km), es aconsejable tomarse todo el día y hacerlo con calma. Y es que su ubicación, en el que es posiblemente el fiordo más bonito de Noruega es de una belleza sublime. Hay que llegar hasta la zona del Geriangerfiord, a través de la carretera de montaña Trollstigen, la forma en que su carretera serpentea las laderas de las montañas y nos descubre el paisaje es una experiencia fantástica. Es aquí donde podemos ver cómo la última glaciación ‘esculpió’ los profundos fiordos y formaron estas espectaculares montañas. La Brasserie Posten te da la oportunidad de comer la mejor cocina noruega frente al fiordo.

Geiranger (Noruega)

Geiranger (Noruega)

En un radio de acción de varias horas se encuentran algunos de los pueblos con más belleza del país, como Flam, pequeño y acogedor; o el encantador Tønsberg, sacado de una postal. Por su parte, Undredal es una auténtica aldea noruega, junto a los fiordos, que además fabrica un queso de cabra que la ha hecho famosa, junto a su arquitectura de casas de colores. Røros es uno de los pueblos de edificios de madera más antiguos de Europa y patrimonio de la Unesco; o el animado Fredrikstad que, aunque respira un aire medieval por el empedrado de sus calles, es el que mayor ocio tiene para quienes nos dejamos caer por allí.

Un viaje para disfrutar del recorrido

Pero nada me parece comparable a perderse en la larga ascensión hacia el norte, para llegar al archipiélago de Lofoten. Es un viaje para disfrutar del recorrido: carreteras serpenteantes entre los fiordos; pasos en ferri; paisaje a raudales; pequeños pueblecitos que, conforme viajas hacia el norte, parecen esculpidos en el entorno, con una arquitectura preparada para muy bajas temperaturas invernales, en muchos casos casi aislados por el frío en invierno. En muchos momentos del recorrido te sientes abrumado por el paisaje. No tengas prisa, el sabor está en esa trayectoria, en elegir aquellos puntos donde detenerse; disfrutar de la gastronomía noruega; su hospitalidad; sus construcciones y su belleza.

Islas Lofoten (Noruega)

Islas Lofoten (Noruega)

La clave está en llegar a Bodø, que es la capital de la provincia de Nordland, ya estamos al norte del círculo polar ártico, con su sol de medianoche que va desde el 4 de junio hasta el 8 de julio. En este punto embarcaremos el coche y atravesaremos durante algo más de tres horas el mar de Noruega hasta Moskenes, en el archipiélago de Lofoten. Y cuando lleguemos ya estaremos a cinco km de Reine.

Reine es posiblemente el pueblo más bonito de Noruega. Así lo han elegido los propios noruegos, que siguen impresionándose de la belleza de este rincón de su país. Quieres recoger toda la belleza en miles de fotos, sus cabañas rojas de madera a orillas del agua… Son las Rorbuers, típicas cabañas de pescadores que ahora, muchas de ellas, son utilizadas como lugar de hospedaje. Los secaderos de bacalao, las montañas y el paisaje reflejándose en el agua… Todo forma parte de una inmensa puesta en escena.

Ha llegado el momento de sentarse en la terraza del restaurante Gammelbua, en un edificio que data del s. XVIII (con un interior acogedor, con chimenea), pero con una terraza sobre el agua y unas vistas increíbles sobre el entorno, que te harán disfrutar de tu llegada. Y ahora, unos días para perderse por este maravilloso archipiélago.

PrestamosGedesco-300x300
accesett-300
nueva-revista-300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.