La presidenta y el director general de Velarte

La apuesta por la sostenibilidad y la internacionalización de Productos Velarte

Hace ya más de medio siglo que Enrique Velarte Castellar y María Amparo Navarro asumieron el reto de quedarse con un horno de barrio, gracias a un acuerdo familiar, que les obligaba a trabajar 7 días a la semana e invertir todos sus ahorros.

Desde el primer momento, tanto Enrique como María Amparo tenían claro que usando ingredientes naturales se podía innovar y buscar un hueco en nuevos hábitos de consumo pero con productos elaborados artesanalmente, que se pudieran combinar con un producto tan nuestro como es la horchata, pero también fueran sustitutivos saludables de meriendas, almuerzos, etc. No existían las rosquilletas. Estas comenzaron a comercializarse no solo en Castellar –barrio donde estaba el horno– sino también en el resto de Valencia y en zonas costeras de veraneo donde tuvieron una buena acogida entre turistas nacionales e internacionales.

El presente

Velarte ha tenido tres grandes etapas de crecimiento: el paso de horno de barrio a una pequeña nave en el barrio de Castellar en los años 80; la construcción de las instalaciones de la fábrica en 1999; y la puesta en marcha de una segunda línea de producción para responder al crecimiento de ventas propiciado por la internacionalización (2008-2009).

El proceso de fabricación nunca se ha industrializado al 100 %. Solo se ha ido sustituyendo el trabajo manual por robots allí donde las personas no aportaban valor. Por ello, muchos de sus procesos de elaboración siguen siendo artesanales.

El espíritu innovador siempre ha estado en el ADN de Velarte. Hasta hace pocos años, los nuevos sabores iban apareciendo fruto de la creatividad de la familia y el equipo directivo. Desde 2020, todos los nuevos sabores tienen esa creatividad e ingenio necesarios complementados con estudios sobre los hábitos del consumidor. Estos procesos de desarrollo, que se llevan a cabo en su propio laboratorio y en colaboración con Ainia, hacen que el grado de éxito sea prácticamente del 100 %.

Amparo Navarro Mocholí, presidenta ejecutiva de Velarte

Y llegó la tienda online

El lanzamiento del e-commerce es un ejemplo sobre cómo en Velarte se adaptan a las necesidades de sus clientes. Aunque a principios de 2020 no estaba previsto su nacimiento, el inicio de la pandemia les llevó a acercar su producto al consumidor. Aunque todavía es muy pronto para hacer valoraciones, desde la compañía se muestran satisfechos con su evolución.

Y el futuro

Velarte está inmersa ahora mismo en un fuerte proceso de ampliación de su capacidad productiva sostenible reduciendo el consumo de energía y mejorando la merma de materia prima. Aspectos que le permitirán doblar la capacidad actual y que estará listo en la primavera de 2022. El objetivo: seguir apostando por las ventas omnicanal y el desarrollo internacional en Europa, Estados Unidos y Asia.

La compañía está invirtiendo también en su alineación con los ODS, en la interrelación con todos sus grupos de interés pero, especialmente, en el cuidado de sus empleados. También está comprometida con la responsabilidad social corporativa –producción sostenible, empleo decente, igualdad e inclusión social– y la acción social, ayudando a entidades públicas y privadas a atender el drama social generado por la covid-19.

Entre las máximas de Velarte se encuentran reducir el uso del plástico en un 50 % en menos de tres años y el cartón y eliminar los barnices de las cajas y bolsas. Para conseguirlo, está invirtiendo en la tecnología necesaria.

El valor humano

Uno de los ingredientes principales de Productos Velarte son sus empleados que nadie puede copiar. María Amparo Navarro nos confiesa que “si cuidas a tus empleados estos cuidarán de tus productos y tus clientes”. De hecho, disponen de un convenio laboral propio: El Pacto Velarte. La plantilla está integrada por 14 nacionalidades. “Esta multiculturalidad nos diferencia de la competencia y consigue que nuestros productos sean bien acogidos por la sociedad”. Este ‘trato’ especial también lo mantienen con sus proveedores e instituciones y con la sociedad en general.

La fundadora de la empresa explica que “la profesionalización mixta de la Dirección Ejecutiva se produjo, desgraciadamente, a raíz de la muerte de mi hijo Kike Velarte. Actualmente tanto mis hijas Mari y Silvia como yo estamos implicadas en el día a día y hemos completado el equipo incorporando a José Vicente Herrero, que comparte con nosotros la visión, misión y valores. De esta forma, formamos un gran equipo con ocho directivos que somos, junto con mis hijas y yo, y resto de empleados, una gran familia”.

Viu-en-pla-EU-9may-3-junio-CASTELLANO
GVA-Habitatge-300-RUIDO-CAST
GVA-Habitatge-300-HUMEDAD-CAST
nuevaedicion-mayo-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.