Economía 3: Noticias económicas e Información para el liderazgo Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Firma Opinión Economía 3

¿Y si la inflación no fuera tan pasajera?

El último dato de inflación, correspondiente al mes de octubre, en la Zona Euro, fue del 4,1%. En España, el incremento de los precios fue, aún, más pronunciado. De este modo, el IPC alcanzó en nuestro país el 5,5% durante el antepenúltimo mes del año.

El desmedido encarecimiento generalizado de la electricidad -y del gas, en menor medida- ha contribuido a que el alza de los precios haya repuntado hasta niveles completamente desconocidos en los últimos años. A esta situación inflacionaria ha contribuido, también, el periodo de aprovisionamiento y acumulación masiva de stock que las empresas, impulsadas por el pánico a un posible desabastecimiento, están llevando a cabo.

Una inflación moderada puede interpretarse como una señal de crecimiento económico. De hecho, es completamente normal que en una economía saludable los precios se incrementen de una forma comedida. En este sentido, el principal objetivo del Banco Central Europeo, y al cual tiene que estar orientado su política monetaria, es mantener la inflación en el entorno del 2%.

Inflación, el ‘impuesto invisible’

Los problemas aparecen cuando el ‘impuesto invisible’ –como se refería Milton Friedman  a la inflación- crece sin control y de manera prolongada en el tiempo. O peor todavía, cuando esta se mantiene elevada y se combina con un periodo de estancamiento de la actividad económica, dando lugar a la aterradora estanflación.

De momento, el BCE continúa defendiendo que el incremento de los precios será un fenómeno temporal. Sin embargo, su presidenta, Christine Lagarde, ya ha afirmado que la inflación “se moderará durante el próximo año, pero tardará más tiempo en bajar de lo que se esperaba originalmente”. Juzguen ustedes mismos sus declaraciones, pero deberían tildarse, como mínimo, de inquietantes.

¿Y si la máxima institución monetaria del viejo continente se equivoca? ¿Nos encontramos ante un brote inflacionario de carácter mucho más permanente? ¿Esta el BCE ‘pecando’ de optimista?

La crisis de oferta, ¿estructural?

Pues, muy a mi pesar, respondería afirmativamente a las tres preguntas planteadas. Nos encontramos en un contexto en el que la crisis de oferta que se está produciendo podría tener un carácter mucho más estructural que coyuntural.

Sin ir más lejos, China -quien va a ser el dominante absoluto, si no lo es ya, de la economía mundial- ha modificado por completo su modelo productivo. Centrando sus objetivos y poniendo sus esfuerzos al servicio de la potenciación de su mercado interior. Para qué buscar mercados fuera cuando tienes en casa uno de 1.400 millones de personas.

Este acontecimiento, que no tiene pinta de que vaya a ser temporal precisamente, acaparará una cantidad de suministros –de materias primas, de bienes, etc.- que antes se dirigían al resto del mundo y que puede provocar que la subida de precios que se está produciendo al respecto adquiera tintes permanentes. ‘Ventajas’ de la deslocalización industrial que se llevó a cabo en su día. Y esto es solo la punta de lanza en la transformación de la economía mundial que se está produciendo…

En definitiva, existen varios motivos que pueden colaborar a que las tensiones inflacionistas perduren más de lo debido. Especialmente, en Europa, Estados Unidos y otras de las principales economías occidentales. El primer paso para solucionar un problema es identificarlo. Flaco favor se está haciendo asimismo el BCE negando la mayor. Más teniendo en cuenta las limitaciones de la política monetaria para solucionar todos los problemas de la economía. Pero eso es ya otro debate.

carretillas-elevadoras-still-300x300
Vive-Costa-del-Sol-300x300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.