Juanma López, Tweco 2021

Juanma López: “Subiendo fotos entrenamos a softwares de reconocimiento facial”

Profesor de Estadística e Investigación Operativa desde 1998 y doctor en Ciencias Económicas, Juan Manuel López Zafra, trabaja como científico de datos desde hace más de 10 años. Su cuenta de Twitter cuenta con casi 40.000 seguidores. Este especialista en análisis de datos y big data ha sido reconocido como ‘Tweco 2021’, una  iniciativa impulsada por esta red social para detectar a los influencers económicos.

Economía 3 ha hablado con él sobre el impacto de los datos en nuestra sociedad, en general, y en las empresas, en particular.

Juanma López, profesor de Estadística e Investigación Operativa

Juanma López, profesor de Estadística e Investigación Operativa

“El mercado premia el valor añadido”

– En su Twitter tiene un tuit fijado. “A ver si entendemos que el mercado no premia el esfuerzo. Premia el valor añadido”. ¿Qué quiere decir con esto? ¿Cuál es ese valor añadido al que se refiere? ¿Hemos vivido engañados con la llamada “cultura del esfuerzo”?


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

No, en absoluto. El esfuerzo es importante, pero lo es en la fase de creación, no en la de materialización. Muchas veces escuchamos quejas tan amargas como envidiosas sobre las remuneraciones de estrellas mediáticas, de deportistas de élite, de influencers, de financieros… Y solo responden a la demanda del mercado, al valor que generan.

Me dirá usted: “Es muy superior el valor social que aporta un sanitario que el que aporta esta influencer. Este chaval persiguió su sueño, se esforzó para lograr un máster y dos doctorados y está malviviendo como repartidor de comida a domicilio. Mientras que el fundador de la empresa para la que trabaja, con una carrera normalita, está forrado”.

Y yo le diré que la remuneración del profesional sanitario en España no la fija el mercado, la fija el estado. Y que, desgraciadamente, perseguir un sueño puede convertirse en una pesadilla. Que el fundador arriesgó y que, posiblemente, pese a esforzarse mucho entonces, se arruinó alguna vez antes de triunfar; y que triunfó porque nosotros, los usuarios, el mercado, lo quisimos. En definitiva, debemos tener cuidado con cómo orientamos nuestro esfuerzo porque si el mercado no lo valora, solo quedará la lágrima.

El valor de los datos

– Usted es experto en análisis de datos. ¿Se podría decir que hoy en día cualquier movimiento que hacemos es un dato valioso para alguna compañía o institución? 

No todo movimiento que hacemos es valioso, pero sí pueden serlo la mayor parte. Y, sobre todo, quizá no lo sea hoy, pero pueda serlo mañana. Y como ya no tenemos problemas, ni de espacio ni de coste, para almacenarlos lo guardaremos para sacarlo de la nevera llegado el caso.

Todo queda registrado cuando estamos ante un dispositivo digital. Dejamos un rastro que, hace años, definí como el dedo sobre el cristal porque todo es trazable y todo es susceptible de ser transformado en conocimiento. Y, por tanto, en valor.

¿Por qué pagó Facebook 20.000 millones de dólares por una app como WhatsApp hace casi 7 años, que perdía dinero como agua un grifo abierto? En Alquimia, el libro que escribí con Ricardo A. Queralt para Deusto hace un par de años, hay múltiples ejemplos de cómo los datos se están transformando en oro, que no en petróleo. Allí está justificado el matiz, permítame que deje al lector descubrirlo por él mismo.

Maketing directo. Uso de redes sociales

Big data: analítica de negocios y ciencia de datos

– ¿Hacen las empresas españolas un buen uso de los datos? ¿Hasta qué punto han sabido aprovechar la oportunidad que el análisis de estos les brinda? ¿Aún queda mucho que aprender en este sentido? ¿O son conscientes y capaces de, una vez obtenida la materia prima, transformarlos en información útil?

Cuando fundé con mi mujer y socia la empresa de analítica de datos hace casi 15 años, antes de la crisis de las subprime, era bastante complicado explicar a las empresas cómo podían generar valor a partir de sus datos. Sonaba, entre los más avanzados, algo llamado big data.

Luego, pasamos a la fase en la que todo era big data y hoy, por fin, empezamos a matizar entre ese big data, la analítica de negocios y la ciencia de datos. Precisamente, buscando responder a la demanda del mercado, con mi coautor, colega y amigo Queralt elaboramos y dirigimos desde hace seis años un máster en ciencia de datos que se ha convertido en un referente.

Creo que la evolución de las solicitudes en estos años refleja, precisamente, el interés de las empresas por la transformación del dato en valor. Hemos pasado de 13 alumnos a más de 80 solicitudes en este tiempo.

Cursos online en el ordenador

El papel de las pymes

– Las pymes, por su parte, ¿tienen las mismas posibilidades de explotar el dato de forma eficaz que una gran corporación?

No, evidentemente la capacidad de una pyme no es la misma que la de una grande. Pero, eso no quita que no pueda hacerlo. Pensamos que solo las grandes consultoras pueden ayudar en la transformación, que solo con un software carísimo (que lo es, en muchos casos) se puede proceder a analizar la información en condiciones, que solo contratando a un empleado, también muy caro, se puede resolver el puzle que esconden los datos de mis clientes, de mis proveedores, de quienes visitan mi web, pero no acaban de comprar… y no es así.

Cada vez somos más las empresas que nos dedicamos a asesorar y a resolver los problemas de las pequeñas y medianas empresas. Suponen el 99,9% del tejido empresarial y dos terceras partes del empleo. Una pyme tiene unos problemas que, por volumen y por capacidad financiera, no puede resolver como una grande.

La confianza con el empresario es básica. Hacerle comprender cómo los datos pueden ayudarle es fundamental, y no siempre fácil, porque el lenguaje técnico suele causar rechazo. Existe, además, una desconfianza derivada de muchos vendedores de humo que se han apuntado al carro del big data y que han hecho mucho daño. Pero, el mensaje debe ser claro: “su negocio genera datos, usted puede mejorar sus resultados“. Sin ninguna duda.

“No hay nada gratis”

– ¿Es cierto aquello de que “el precio a pagar por navegar por internet somos nosotros”? 

No hay nada gratis. Nada. Y, mientras seamos conscientes de ello, no hay ningún problema. Me preocupa, precisamente, la falta de conciencia cuando subimos unas fotos, con la única intención de reírnos, a una app que nos muestra cómo seremos cuando envejezcamos. Sobre todo, cuando subimos las de nuestros amigos o familiares sin su consentimiento, mientras entrenamos un sistema de aprendizaje automático que podrá emplearse, por ejemplo, en un software de reconocimiento facial para que cualquier dictadura persiga disidentes.

– ¿Existe un “mercado negro” de compraventa de datos?

Hay un mercado en el que se compran y venden nuestros datos de forma legítima porque todos, cuando descargamos una app, cuando visitamos una web, consentimos la cesión, en mayor o menor medida, de nuestros datos. Nadie se lee el larguísimo e ininteligible clausulado, hay que reconocer que los abogados han hecho un gran trabajo en ese sentido.

Dispo es una de las redes sociales

Las nuevas generaciones y la ciberseguridad

– Las nuevas generaciones (millennials, centennials…) llevan gran parte de su vida, si no toda, utilizando las nuevas tecnologías. ¿Esto les hace estar más preparados para salvaguardar su privacidad en la red o todo lo contrario? En la misma línea, ¿estamos educando adecuadamente a las futuras generaciones para adaptarse a un futuro hiperconectado?

En términos generales, somos buenas personas. Confiamos en nuestros congéneres, somos empáticos como especie y no estamos genéticamente preparados para atacar, sino para defendernos. Y en eso, junto con un desconocimiento de las posibilidades de la tecnología, radica una de las claves de la ciberseguridad.

Somos la última línea de defensa de nuestra privacidad y debemos actuar en consecuencia. Estamos ante el cambio cultural más importante y, sobre todo, más rápido que haya experimentado jamás la humanidad. Y no somos conscientes de lo que supone.

Análisis de datos y covid

– ¿Ha sido clave el análisis de datos para atajar la pandemia de covid en España? ¿Y a nivel global? ¿Cómo se han utilizado este tipo de herramientas en este tema?

Sin duda. La combinación de tecnologías exponenciales y de la ciencia de datos han permitido desarrollar vacunas en un tiempo que ni siquiera los propios profesionales del sector eran capaces de prever. La capacidad de secuenciación está ligada a esta evolución. Hace solo cinco años, el tiempo de desarrollo hubiese sido muy superior. El 29 de febrero de 2020, cuando las autoridades españolas seguían negando la importancia del covid y muchos medios hacían chanzas sobre “la gripe”, publiqué “Big Data contra el coronavirus”.

Allí explicaba cómo la ciencia de datos y la tecnología estaban ya empezando a dar la batalla contra el virus. Al fin y al cabo, fue BlueDot, una empresa canadiense de inteligencia artificial que rastrea las redes, la primera en emitir una alerta a sus clientes para que evitasen Wuhan, la ciudad cero. Diez días antes de que la OMS declarase la alerta sanitaria. O cómo, a partir de lo que aprendimos del Zika, se desarrollaron procesos de machine learning que aceleraron el conocimiento del SARS-CoV-2.

Vacuna covid Imagen de Spencer Davis en Pixabay

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.