Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Innovación

Reconocimiento facial: nuevo método para evitar el contagio en los aeropuertos

Es un método que agiliza el proceso de identificación y podría reconocer a una persona con la mascarilla puesta

Publicado el:
Aeropuerto bajo la normativa covid

El aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, mediante la aerolínea Iberia, está probando un sistema de reconocimiento facial que se realiza con tablets e, incluso, podría reconocer a una persona con la mascarilla puesta. Sin duda, es un método que puede agilizar el proceso de identificación.

Este proyecto piloto de detección biométrica de los pasajeros está impulsado por un consorcio formado por AENA, Inetum, Thales e Iberia. Su propósito inicial ha sido ampliado para atender a las nuevas medidas de seguridad sanitaria implantadas por la pandemia de la covid-19.

¿Vuelta a la normalidad?

En 2019, el tráfico de pasajeros a nivel mundial ascendió un 4,1% interanual según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA). En el aspecto nacional, según Aena, España contabilizó mas de 275,2 millones de viajeros, una cifra de récord. Supuso un incremento del 4,4% respecto a la cifra de 2018.

Sin embargo, la pandemia trastocó los planes de los viajeros y de las aerolíneas. Los aeropuertos españoles perdieron casi 200 millones de pasajeros y la demanda, a nivel mundial, se redujo un 75,6%: “El año pasado fue una catástrofe. La recuperación durante el verano del hemisferio norte se estancó en otoño y la situación empeoró a fin de año por unas restricciones de viaje más severas”, explicó Alexandre Juniac, director general y CEO de IATA.

Por ello, la idea del reconocimiento facial cobra cada vez más fuerza. Un sistema que permite identificar al viajero con la mascarilla puesta sin tener contacto alguno con las azafatas. Ya no sería necesario el trasvase del DNI de una mano a otra.

Ya funciona en Estados Unidos

En 2019, el entonces presidente Trump emitió una orden ejecutiva para acelerar la instalación de sistemas de verificación biométrica en los 20 principales aeropuertos de los Estados Unidos.

La tecnología, que lleva en uso desde que en 2016 se puso en marcha el proyecto piloto, ya ha sido probada en el aeropuerto de Atlanta. Y, a día de hoy, son ya 17 aeródromos los que participan en el proyecto. El objetivo a cumplir es que dentro de dos años, el 100% de todos los pasajeros de vuelos internacionales, incluyendo a ciudadanos estadounidenses, sean sometidos a reconocimiento facial. Una medida que, sin embargo, ha puesto en guardia a los defensores de la privacidad.

Por ello, la ONG Electronic Privacy Information Center hizo llegar esta semana al medio estadounidense BuzzFeed 346 páginas de documentos internos del Servicio de Aduanas de EE.UU (el CBP) en el que, desde su punto de vista, queda clara la ausencia de garantías legales y técnicas en el procedimiento que se está llevando a cabo para cumplir con la orden ejecutiva.

Otros países, como China, ya tuvieron el mismo problema. En la capital del país oriental se inauguró en 2018 el aeropuerto Pekín-Daxing, en el que se instauraron, desde su inicio, los controles faciales de los que ya hubo quejas.

Formalmente, pretende atajar fraudes y delitos informáticos, pero estas normas sobre reconocimiento facial han sido criticadas por atentar contra la privacidad de los usuarios. Un experto en inteligencia artificial de la Universidad de Oxford, Jeffery Ding, ya alertaba en su día de que las autoridades chinas utilizarán estos escáneres faciales para seguir a la población y vigilar comentarios y acciones.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.