Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Junta General de Accionistas de ambas entidades

Santander y Sabadell coinciden y esperan una próxima mejora de la economía

Botín espera un "rebote intenso"

Publicado el:
Camareros retiran la terraza de un bar

Banco Santander y Sabadell parecen coincidir en sus buenos augurios de cara a una pronta recuperación económica tras los estragos causados por la pandemia. Ambas entidades han celebrado sus respectivas juntas generales de accionistas y sus presidentes se han mostrado optimistas ante el futuro próximo, aunque ambos muestran algunas reticencias.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha augurado un “rebote intenso” de la economía española en la segunda mitad del año y durante 2022, con crecimientos por encima del 5 %, si se ejecuta bien el plan de vacunación, es decir, si se acelera el ritmo de inmunización.

“Para ello también será importante el pasaporte de vacunación europeo que permitirá a los turistas volver a nuestros hoteles, a nuestros restaurantes y nuestras terrazas. Cuanto antes se apruebe, antes se recuperará la movilidad”, ha asegurado Botín. Además, durante su discurso en la junta general de accionistas celebrada de forma telemática por la pandemia, la máxima ejecutiva del Santander ha advertido de que en el corto plazo seguirá la incertidumbre mundial y es clave que los gobiernos no retiren el apoyo fiscal demasiado pronto, después de un 2020 cuyo ejercicio estuvo marcado por la pandemia.

Un 2021 más esperanzador

Por su parte, el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, se ha mostrado convencido ante los accionistas de que este 2021 se presenta “mucho más esperanzador” para la entidad que el año pasado pese a persistir la incertidumbre, y ha situado como principal reto la adaptación al mundo digital. Oliu se ha mantenido en su posición optimista sobre el próximo futuro económico, que ya ha manifestado en otras ocasiones.

Durante su intervención en la junta general ordinaria de accionistas, que se ha desarrollado de manera telemática por segundo año consecutivo, Oliu ha hecho un repaso de lo acaecido en 2020, un año marcado por la covid y su fuerte impacto en la entidad, y ha lanzado un mensaje de moderado optimismo. Pese a admitir que se mantiene la incertidumbre respecto al coste de las restricciones a la actividad económica, ha subrayado que “el futuro se presenta hoy mucho más esperanzador” después de que el banco “haya puesto los cimientos para su sostenibilidad futura como entidad independiente, competitiva y rentable”.

Adaptación a “un mundo digital”

“La visión de futuro del banco es ser el que mejor sea capaz de proporcionar las soluciones adecuadas a cada cliente, tanto particulares como empresas, en nuestros mercados de referencia”, ha dicho. Entre los retos que tiene por delante, ha destacado la adaptación de la oferta de producto del banco “a un mundo digital” y ha asegurado que el banco está preparado “para apoyar a todas aquellas empresas que tengan viabilidad y puedan afrontar el futuro con éxito”.

Ante los accionistas, Oliu ha explicado los planes del banco de “poner el foco” en los próximos años en la actividad doméstica y en la diversificación internacional para “buscar valor” en los negocios que den más rentabilidad, tras un 2020 difícil, en el que el mercado dudó sobre su capacidad de seguir en solitario y en el que se intentó una fusión con BBVA que no prosperó.

Por otra parte, Oliu se ha mostrado confiado en que España aproveche los fondos Next Generation para hacer crecer el PIB y relanzar el crecimiento de las empresas. En este punto, ha considerado “fundamental” que, en paralelo a la gestión de los fondos europeos, el Gobierno facilite ayudas directas a las empresas “para compensar los costes fijos que se han producido” durante las restricciones.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.