Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Informe ‘Digitalización de los medios de pago en España'

¿Cuánto más recaudaría Hacienda si se imponen los medios de pago digitales?

El efectivo sigue siendo el medio de pago más utilizado, aunque su peso se ha reducido en los últimos años

Publicado el:
Una persona sostiene una tarjeta de crédito para realizar una compra a través de Internet.

Pese a que España se encuentra óptimamente equipada en términos de infraestructuras de pago y cobro digital, el uso de los medios de pago digitales se encuentra por debajo de los países más avanzados de la Unión Europea (UE). Si se aprovecharan esas infraestructuras la economía española saldría beneficiada y supondría un impacto económico en términos de recaudación fiscal de entre 16.000 y 32.000 millones de euros anuales.

Así lo recoge el informe ‘Digitalización de los medios de pago en España: desafíos y oportunidades 2021’, elaborado por Payment Innovation Hub junto con Afi, en colaboración con Caixabank, Visa y Samsung.

Expone el estudio que, aunque la crisis sanitaria de la covid-19 ha provocado de forma indirecta, por primera vez, un cambio de hábitos a favor de la digitalización de los pagos, el uso del dinero en efectivo, a pesar de mostrar una tendencia decreciente, sigue siendo el medio de pago más utilizado en España.

“Las ventajas relativas al avance de la digitalización de los pagos aportaría una mayor eficiencia de los recursos para reducir el tamaño de la economía sumergida, mejora r la cantidad y calidad de la información para la toma de decisiones y dinamizar la economía”, expone Silvia García, directora de comunicación del Payment Innovation Hub.

En esta línea, indica el estudio que, para avanzar hacia un ecosistema de pagos digitales, las medidas que se han de adoptar no deben ir encaminadas a la limitación del uso del efectivo, sino a incentivar y motivar la adopción y uso de medios de pago digitales. Analizando el impacto económico en términos de recaudación fiscal basada en los principales focos o fuentes de actividad sumergida en España arroja una renuncia de entre 16.000 y 32.000 millones de euros anuales.

Preferencia por el efectivo

Sin embargo, la realidad apunta que la sociedad española sigue prefiriendo el pago en efectivo. Verónica López, consultora de Afi, destaca que el pago digital está aún lejos de ser tan conveniente para todas las partes como lo es el aún hoy en España el pago en efectivo. “Entre todos debemos procurar que el pago digital sea de acceso y uso universal, el utilizado por defecto; para ello su disponibilidad, asequibilidad y facilidad de uso ha de estar garantizada, comenzando por las administraciones públicas que son verdaderos agentes de cambio”, indica.

Durante 2019, se registraron 86 millones de tarjetas en circulación en España, que en términos per cápita (1,8) se sitúa ligeramente por encima del promedio de la eurozona (1,7). España también se sitúa en equipamiento de terminales en punto de venta por encima del promedio europeo. No obstante, pese a esta óptima infraestructura, el efectivo sigue siendo el medio de pago más utilizado, aunque su peso se ha reducido en los últimos años. En esta línea, el efectivo representó el 83% del total de transacciones de pago en puntos de venta y el 66% de su valor en 2019, muy por encima del conjunto de la eurozona, donde representan el 73% en volumen y 43% en valor, según datos del Banco Central Europeo.

Estos datos revelan que, a pesar de contar con la infraestructura propicia, existe recorrido para un mayor aprovechamiento de dichos equipamientos y que, además, existen factores comportamentales, derivados de la percepción errónea sobre los supuestos costes de los medios de pago digitales, que desincentivan el uso cotidiano de los pagos digitales, especialmente para operaciones de bajo importe. Desde la perspectiva de las preferencias, sin embargo, casi nueve de cada diez ciudadanos declara preferir pagar de forma digital para evitar desplazamientos o gestiones presenciales, así como por la rapidez.

Oportunidad para la Administración pública

Fruto del análisis de todas las modalidades de cobro y pago que brindan las Administraciones Públicas, la opción generalizada son los cargos en cuenta y/o domiciliaciones tanto en el Estado como en las Comunidades Autónomas. Además, el pago digital con tarjeta es posible para una mayoría de impuestos, tasas y precios públicos en 8 de las 17 CCAA de España.

Desde la perspectiva de los ciudadanos, dos de cada tres particulares prefieren usar formas de pago telemáticas en lugar de proceder de forma presencial a la oficina bancaria o en la propia administración pública. Adicionalmente, los métodos de pago más habituales de autónomos y microempresas para recibir cobros, dos tercios declara recibirlos mediante transferencias bancarias, el 41% en efectivo, un 36% a través de domiciliación bancaria y un cuarto mediante tarjetas de crédito o débito.

La valoración mayoritaria de los medios de pago puestos a disposición por las AA.PP. para recibir cobros se decanta por considerarlos limitados, lentos, complejos e incómodos. Una evidencia de las oportunidades y ventajas que los pagos digitales ofrecen para fomentar la innovación en el sector público.

En el contexto actual de la pandemia y en lo que respecta a los desembolsos de las AA.PP. hacia los ciudadanos, el informe concluye que sería positivo explorar otras vías más allá de las transferencias en cuenta para el desembolso de ayudas sociales, como programas basados en tarjetas que permiten una rápida distribución, incrementando la transparencia de los desembolsos y posterior evaluación por parte de las agencias públicas del éxito de los programas.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.