Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Respuesta de la política presupuestaria a la pandemia de coronavirus

Bruselas aboga por mantener suspendidas las normas de déficit y deuda hasta 2022

La Comisión Europea aboga por mantener la cláusula de salvaguarda de las normas de disciplina fiscal de la Unión Europea

Publicado el:
Banderas de la UE en Bruselas.

La Comisión Europea (CE) aboga por mantener la cláusula de salvaguarda de las normas de disciplina fiscal de la Unión Europea (UE) hasta 2022 y desactivarla en 2023. Esta cláusula suspende de facto el control del déficit y la deuda para permitir que los países sigan gastando lo necesario para paliar el impacto de la covid-19.

“Nuestra decisión del pasado mes de marzo de activar la cláusula general de salvaguarda supuso un reconocimiento de la gravedad de la crisis actual. También fue una declaración de nuestra determinación de adoptar todas las medidas necesarias para hacer frente a la pandemia y sostener el empleo y las empresas”, ha expuesto este miércoles el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, quien ha añadido que “un año después, todavía no se ha ganado la batalla contra la covid-19 y debemos asegurarnos de que no repitamos los errores de hace diez años retirando el apoyo demasiado pronto”.

La Comisión Europea ha adoptado hoy una Comunicación que ofrece a los Estados miembros orientaciones generales en materia de política presupuestaria para el periodo venidero. En ella figuran principios rectores sobre la formulación y la calidad adecuadas de las medidas presupuestarias, así como reflexiones de la Comisión acerca de la desactivación o el mantenimiento de la activación de la cláusula general de salvaguardia. También figuran indicaciones generales en materia de política presupuestaria global para el próximo periodo, por ejemplo, sobre lo que implica el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) desde el punto de vista de la política presupuestaria.

Cláusula de salvaguarda hasta 2022

“Hay esperanza en el horizonte de la economía de la UE, pero la pandemia continúa afectando a los medios de subsistencia de la población y a la economía en general. Para amortiguar este impacto y promover una recuperación resiliente y sostenible, nuestro claro mensaje es que el apoyo presupuestario debe mantenerse tanto tiempo como haga falta”, ha señalado por su parte vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis, quien ha precisado que a tenor de los indicadores actuales, “la cláusula general de salvaguarda permanecería activa en 2022 y se desactivaría en 2023”.

La Comisión propuso la activación de la cláusula general de salvaguarda en marzo de 2020 dentro de su estrategia para responder rápida, enérgica y coordinadamente a la pandemia de coronavirus. Ello permitió a los Estados miembros adoptar medidas para hacer frente a la crisis, apartándose de los requisitos presupuestarios que normalmente se aplicarían en el marco presupuestario europeo.

La decisión de desactivar la cláusula de salvaguarda debe tomarse, en opinión de la CE, tras una evaluación global de la situación de la economía. El nivel de actividad económica en la UE o en la zona del euro en comparación con los niveles anteriores a la crisis (finales de 2019) sería el criterio cuantitativo clave para la Comisión en su evaluación global de la desactivación de la cláusula general de salvaguarda o de su mantenimiento. Por lo tanto, las indicaciones preliminares actuales sugieren seguir aplicando esa cláusula en 2022 y desactivarla a partir de 2023.

Tras un diálogo entre el Consejo y la Comisión, la Comisión evaluará la desactivación o el mantenimiento de la aplicación de la cláusula general de salvaguardia sobre la base de las previsiones de la primavera de 2021, que se publicarán en la primera quincena de mayo. Indica la CE que en caso de desactivarse, se tendría en cuenta la situación de cada Estado a la hora de proponer orientaciones de política presupuestaria.

Aprovechar el Mecanismo de Recuperación

Por otra parte, respecto al Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, han recordado que este pondrá a la disposición de los Estados miembros 312.500 millones de euros en subvenciones y hasta 360.000 millones de euros en préstamos para la realización de reformas e inversiones. Lo que, según la CE, supondrá un considerable impulso presupuestario y contribuirá a mitigar el riesgo de divergencias en la zona del euro y en la UE.

Señala Dombrovskis que “los Estados miembros deben aprovechar al máximo el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, ya que les brinda una oportunidad única de apoyar su economía sin sobrecargar las finanzas públicas. Unas medidas oportunas, temporales y específicas permitirán una vuelta fluida a unos presupuestos sostenibles a medio plazo”.

Del mismo modo, Gentiloni recalca que “para 2022, está claro que el apoyo presupuestario seguirá siendo necesario: es mejor pecar por exceso que por defecto. Al mismo tiempo, las políticas presupuestarias deben diferenciarse en función del ritmo de recuperación de cada país y de su situación presupuestaria subyacente. Es fundamental que, en el momento en que la financiación de Next Generation EU empiece a llegar, los Gobiernos velen por el gasto nacional en inversión se mantenga y refuerce mediante las subvenciones de la UE”.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.