Manifestación bomberos

Cerca de 300 bomberos provinciales piden mejoras en sus condiciones laborales

La movilización se ha desarrollado sin incidentes, aunque con una intensa presencia policial, y en la misma los bomberos han tirado petardos y bengalas

Archivado en: 

La junta de personal del Consorcio de Bomberos de la Provincia de Valencia celebra una manifestación desde la sede de Compromís hasta la sede de la Diputación. EFE/Kai Försterling.

Cerca de 300 bomberos del Consorcio Provincial de Valencia se han manifestado este martes ante la sede de Compromís en València y de la Diputación para reclamar la ampliación de la plantilla, el cumplimiento de la carrera profesional y otras mejoras en la gestión del cuerpo. Este acto de protesta se ha iniciado ante la sede de Compromís porque es la vicepresidenta de la Diputación, María Josep Amigó -miembro de esa coalición-, la responsable del cuerpo, han explicado los delegados sindicales de los bomberos presentes en la marcha.

La movilización se ha desarrollado sin incidentes, aunque con una intensa presencia policial, y en la misma los bomberos, que han participado con sus uniformes, han tirado petardos y bengalas, han hecho sonar sirenas, han exhibido un camión de bomberos recortable y varias pancartas con los lemas “Compromís no cumple” o “Bomberos en lucha”.

Los convocantes han dispuesto puntos en el suelo de la plaza del Pilar y de Manises, puntos de inicio y fin, para que los participantes en la manifestación pudiesen guardar la distancia de seguridad, y han guardado un minuto de silencio en señal de protesta en ambas plazas. Según ha explicado el portavoz de UGT en este cuerpo, Toni Segovia, “la dirección del Consorcio Provincial ha firmado varios acuerdos con la plantilla, entre ellos el de carrera profesional, que no se están cumpliendo” y eso no lo pueden “tolerar”.

Asimismo, ha advertido sobre otras carencias que viene arrastrando el cuerpo en los últimos años: “Tenemos la misma plantilla desde hace 40 años, se ha mantenido, pero el Consorcio ha crecido en dotaciones y parques, tiene grupos especiales y las horas de trabajo se han reducido de 40 a 37,5 semanales”.

“La media de edad ha crecido hasta los 50 años, hay más permisos por antigüedad y también más lesiones. En definitiva, no hay suficientes bomberos y la dirección no mueve un dedo para ampliar la plantilla. La solución que se ha buscado, con un informe al respecto elaborado por la Universitat de València, la hemos movido los sindicatos”, lamenta.

“La tasa de reposición es un problema, evidentemente, pero hay administraciones que lo sortean, es una cuestión de voluntad. No creemos que haya mala fe por parte de los políticos, pero es que no quieren problemas, están de paso y no buscan soluciones a los problemas”, lamenta el portavoz de UGT. Otros de los problemas denunciados por las fuerzas sindicales tienen que ver con las horas de formación o el crecimiento del personal interno, que es usado como “moneda de cambio en las negociaciones por parte de la dirección”.

El delegado de Intersindical, Ian García, denuncia además deficiencias en la gestión del Consorcio, que se evidenciaron en el reciente episodio de lluvias y viento. “Desde la parte social, llevamos años reclamando un procedimiento de movilización para este tipo de emergencias, para que todos los parques que se puedan ver afectados por estas situaciones, se refuercen lo máximo posible con previsión, antelación y planificación”, ha añadido. También advierte García sobre la falta de mantenimiento de los medios materiales, que en ocasiones imposibilita el uso de camiones, emisoras u otros dispositivos.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.

Suscríbete a nuestra newsletter