Observatorio Fiscal y Financiero de Fedea

La Comunitat cerrará el año con un déficit presupuestario del 2 % del PIB

Fedea alerta de un previsbile cierre de 2020 "engañoso", dado que esconde una optimista previsión de ingresos

Archivado en: 

La secretaria de Estado de Hacienda Inés Bardón y el conseller de Hacienda Vicent Soler. | Archivo E3

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) afirma que las autonomías cerrarán el año con un déficit presupuestario del 0,6 del PIB, en línea con la previsión del Gobierno incluida en el Plan Presupuestario 2021 y con el registrado en 2019, a pesar de la crisis provocada por la covid-19, un déficit que en el caso de la Comunitat Valenciana será del 2,0 %.

En su nuevo número de su Observatorio Fiscal y Financiero de las comunidades, destaca el deterioro en 2020 de las forales: País Vasco y Navarra, con un déficit del 3,1 y 5,9 % en su saldo presupuestario expresado en porcentaje del PIB, respectivamente.

Lo atribuye a que sus ingresos fiscales no están blindados por el sistema de entregas a cuenta, como sucede con el resto de autonomías de régimen común.

fedea-previsiones

Fuente: Informe del Observatorio de Fedea

Para Fedea, el cierre de 2020 puede resultar “engañoso”, dado que esconde una optimista previsión de ingresos en las entregas a cuenta, que habrá que devolver cuando se liquide el sistema de financiación autonómico, en julio de 2022.

En el acumulado hasta el pasado mes julio, las comunidades han presentado un saldo de contabilidad nacional corregido de anticipos de 3.062 millones de euros (0,3% del PIB), y mejora el registro de julio de 2019 en más de 6.000 millones de euros.

Atribuye esa mejora a que el Estado ha actualizado las entregas a cuenta de 2020 con un crecimiento previsto del 1,6 %, lo que ha supuesto 3.068 millones de euros más que en 2019 y a la liquidación del sistema de financiación de 2018, recibida en julio de 2020, que ha sido de 4.600 millones de euros superior a la recibida en julio de 2019.

Respuesta de Vicent Soler

La Conselleria de Hacienda considera que, al ser este un año anómalo en cuanto al gasto y la ejecución presupuestaria, no sirven los patrones de comportamiento del gasto de otros años, por lo que admite que sus estimaciones pueden tener cierto grado de error, pero se sitúan por debajo de las realizadas por FEDEA.

La desviación de la ejecución presupuestaria se corresponde, según han explicado fuentes de Hacienda, con el 0’2 % de déficit autorizado por el Gobierno más el 1’3 % del PIB que representa la infrafinanciación valenciana (1.325 millones que incluyen los Presupuestos de la Generalitat de este año), así como a un incremento del gasto como consecuencia de la covid y de la tormenta Gloria de febrero (0,1 %-0,2 %).


La Generalitat va a recibir a final de año 1.500 millones del Gobierno central para la pandemia, pero hay que tener en cuenta todos los gastos derivados de la crisis sanitaria que se han producido, señala Vicent Soler

Durante este ejercicio, el Consell ha intentado “actuar con prudencia”, dentro del déficit autorizado, pero a la vez haciendo frente a los gastos sanitarios, sociosanitarios, educativos derivados de la pandemia y cubriendo las necesidades básicas de los valencianos, según las fuentes.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, ha señalado que el informe de Fedea pone de manifiesto que la Comunitat “se ve obligada a aumentar el déficit que tiene autorizado y recurrir al FLA extraordinario, no porque tengamos más nivel de gasto que otras regiones, sino porque no recibimos los ingresos que nos corresponden”.

Recuerda que FEDEA certificó en un informe de julio que la infrafinanciación de la Comunitat llegó en 2018 a los 1.350 millones, si se tenía en cuenta la cantidad que recibía la media del conjunto de las autonomías.

Un dato que ponía de manifiesto que la Comunitat recibe un 10 % menos de financiación por habitante que la media y hasta un 27 % menos que las tres comunidades mejor financiadas, según insiste.

Principales datos del informe

Y a que el Gobierno ha puesto en marcha el Fondo Covid-19 por un importe de 16.000 millones, de los que las autonomías habían ingresado a cierre de julio 6.000 millones, correspondientes al primer tramo sanitario. Comparados con los datos de julio del 2019, los ingresos no financieros aumentan en un 12,2 % para el conjunto de las autonomías.

La Rioja es la que presenta un mayor incremento de ingresos (23,5 %) seguida de Madrid (20,3 %) y Galicia (16,7), mientras que el País Vasco tuvo una caída del 18 % de la recaudación.


Las entregas a cuenta y las liquidaciones para 2020 en el conjunto de las comunidades aumentarán en 7.675 millones con respecto a 2019.

Este incremento procede tanto del aumento de las entregas a cuenta en 2020 respecto a 2019 (3.068 millones), como del de la liquidación de 2018 (recibida en julio 2020) respecto a la liquidación de 2017 (4.607 millones).

Estos ingresos aumentan para el conjunto y las que registran un mayor crecimiento en 2020 con respecto a 2019 son la Comunitat Valenciana (9,1 %), Baleares (8,5 %) y Canarias (8,1 %). En el lado opuesto, están Extremadura (5,7 %), Galicia (5,7 %) y Castilla y León (5,9 %).

Los ingresos no financieros están creciendo más que las entregas a cuenta porque en 2020 las entregas se han actualizado en la primera parte del año, mientras que en 2019 se actualizaron en el último trimestre del año.

Fedea aprecia que, hasta julio de 2020, en los ingresos por los impuestos transferidos o propios han ido reflejando rápidamente los efectos económicos del confinamiento para hacer frente a la crisis sanitaria, y han caído en un 22,9 % para el conjunto de las autonomías de régimen común.

Destaca la reducción de ingresos de Castilla y León (-55,8 %), Cantabria (-44,0 %) y Asturias (-32,5 %). Donde menos se han reducido ha sido en Baleares (-13,6 %), Galicia (-8,2 %) y La Rioja (-2,0 %).

Suscríbete a nuestra newsletter