Corredor Mediterráneo urge a finalizar en 2025 las obras con recursos europeos

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha anunciado que los Presupuestos del Estado recogen 1.982 millones para este corredor ferroviario

Archivado en: 

La iniciativa Quiero Corredor impulsada hace 4 años por la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) no baja la guardia. Ha conseguido lo más difícil, aunar en una sola voz reivindicativa a la mitad de la población española, a organismos y patronales de toda España y a una amplia representación de la clase política para el impulso de una infraestructura estratégica, que no solo beneficia al arco mediterráneo sino a España en su conjunto, como se ha recalcado en varias ocasiones en el acto empresarial celebrado con motivo del bautizado “Día del Corredor”, cada 12 de noviembre.

En este sentido, aprovecha la coyuntura con el impulso que pueden suponer los futuros fondos europeos para reclamar que se cumplan los compromisos y se culminen las obras previstas para 2025.

El Corredor Mediterráneo ha acometido avances importantes en los últimos 4 años, –principalmente con el impulso de los ministro Serna y Ábalos como ha dejado claro Federico Félix (presidente de ProAVE)–  y ahora tiene una oportunidad de recibir inversiones de los fondos comunitarios al estar plenamente alineado con las exigencias del plan de la Unión Europea como son el cambio climático –se dejará de emitir un millón de tonedalas de CO2 a la atmosfera–, y la digitalización y conectividad.

El presidente de AVE, Vicente Boluda ha recordado que “los empresarios debemos jugar un papel clave en la activación económica pero, además, como parte activa de la sociedad civil que somos, queremos tener voz en los asuntos estratégicos”. Boluda ha señalado que para que “los empresarios podamos seguir generando empleo, necesitamos algunos elementos determinantes en los que la administración juega un papel clave. El primero es la agilización administrativa y reducción de la burocracia, porque no son momentos para ponernos límites ni barreras, sino, para todo lo contrario: para acelerar y facilitar la creación de empresas, actividad y empleo. Y el segundo, tiene que ver con la planificación y ejecución de las infraestructuras (tangibles e intangibles) que hagan más competitivo a nuestro país”.

 

Como respuesta, el ministro de Fomento José Luis Ábalos, ha destacado que los Presupuestos del Estado, a los que el congreso ha dado luz verde para su tramitación, recogen 1.982 millones de euros para este corredor ferroviario.

Ábalos ha aludido a la reforma de la ley que hará el Gobierno para abreviar los procedimientos de tramitación de los contratos públicos, de forma que permita “invertir y ejecutar” esos fondos europeos cuyo compromiso es que estén ejecutados antes de 2026.

Para el ministro lo importante para que siga avanzando es “voluntad política, recursos financieros y tener claro el esquema de lo que queremos hacer”, aunque preguntado si en 2025 podría estar concluido, ha evitado pronunciarse con rotundidad y ha dicho: “Esperemos que sí”.

Según el ministro este es un proyecto estratégico, paradigmático y que sin duda forma parte ya de la identidad no solo de un pueblo, si no, de toda España, al tiempo que se ha comprometido también con el corredor Atlántico. El ministro, no obstante, se ha mostrado prudente: “nos movemos en torno a las fechas previstas y estamos atajando algunos cuellos de botella”. Como reto a corto plazo ha mencionado “superar los plazos de los estudios informativos y las declaraciones de impacto ambiental, así como llegar a acuerdos con los puertos para su conexión, hemos avanzado en un convenio con Barcelona, que llevaba 10 años atascado”, ha subrayado.

Además de empresarios de varias regiones de España y del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, al acto ha asistido el president de la Generalitat, Ximo Puig, que ha calificado el corredor como “un nervio fundamental para el progreso de España” y ha afirmado que los fondos europeos deben servir para “acabarlo de una vez por todas” y conectar el sur de Europa con el centro del continente.

En esta línea, el empresario Juan Roig ha reivindicado la necesidad de que se ejecute el Corredor Mediterráneo, una infraestructura que a su juicio “tendría que estar ya”, porque “no tener la España circular unida a la España radial es una animalada desde todos los puntos de vista”.

Roig ha afirmado que, aunque no entiende de plazos, si le preguntan cuándo tendría que estar hecho el Corredor Mediterráneo su respuesta sería “ayer”, y ha recordado que llevan “años y años” reivindicando una infraestructura que es “muy necesaria para España”, pues “vertebraría a nivel global” e “igualaría a muchísimos españoles”.

La doble vía ferroviaria de alta velocidad que discurrirá desde la frontera francesa hasta Algeciras por Barcelona, València, Alicante, Murcia y Málaga, 1.300 km de trazado, permitiría entre otras cuestiones duplicar las exportaciones españolas y dotar de agilidad y fluidez la conectividad del arco mediterráneo, potenciando asimismo uno de los sectores más castigados por la pandemia, el turismo. “Podremos desayunar en Castellón, comer en Murcia y dormir en Málaga”, ha ejemplificado Agnès Noguera.

Entienden los empresarios que el Corredor Mediterráneo es una infraestructura fundamental para la activación de la economía y las inversiones en un momento clave para que España fortalezca su competitividad y siga generando riqueza y empleo en beneficio del conjunto de la sociedad.

En concreto, Federico Félix, se ha referido al sector agroalimentario: “Si no se hace la infraestructura el sector está muerto. El 20% de las exportaciones de España corresponden al sector agroalimentario y el 70% de lo que exportamos va a Europa. Europa cada vez es más verde y nuestros clientes necesitan tener garantía de plazos de entrega que el ferrocarril en las largas distancias puede asegurar mejor. El secreto está en la intermodalidad, una combinación de medios de transporte para ser muy competitivos en costes y británicos en los plazos de entrega”.

El copresidente de Barceló Hotel Group, Simón Pedro Barceló, ha manifestado que el turismo se fundamenta, entre otros pilares, en las infraestructuras y por tanto una apuesta por el Corredor lo que va a hacer es impulsar el sector. “Una infraestructura tan próxima a Baleares va a generar oportunidades también en las islas”.

Por su parte, el presidente de Stadler Rail, Íñigo Parra, ha comentado que el ferrocarril va a ser protagonista del transporte del futuro, porque en una agenda de descarbonización esta es la alternativa. “El Corredor lo que ha hecho es unir una sociedad, un sector para poder apoyar un gran proyecto tanto de pasajeros y de mercancías, que va a permitir hacer más competitiva su oferta a todos sus empresarios”.

Suscríbete a nuestra newsletter