Innovación en el campo de la salud

IMA: la medicación dispensada sin olvidos ni error con solo apretar un botón

El producto incluye una solución mucho más amplia, ya que a través de una plataforma se gestiona en tiempo real toda la información.

Archivado en: 

Controlar la dosis prescrita sin olvidos puede ser complicado para las personas mayores. | Foto: E3/Archivo

Controlar las horas y la dosis prescrita de la medicación sin error u olvidos puede ser complicado para las personas mayores. Y con la idea de ayudarlos en esta tarea nace IMA, el primer dispensador “inteligente” que además de servir la pastilla correcta con solo apretar su único botón, alerta si no se toma.

Este pastillero automático (IMA por sus siglas en inglés, Intelligent Medication Assitant) es tan simple como una cafetera de cápsulas: se rellena el blíster con la medicación para cuatro veces al día, los siete días de la semana, y se espera a que se alerte con señales visuales y sonoras para apretar el botón y que las pastillas caigan en un vaso.

El producto, que ya se puede adquirir con pre-reserva y cuyas primeras unidades se comercializarán este mes, “por menos de un euro al día”, incluye una solución mucho más amplia, según su creador, Roger Guasch, ya que a través de una plataforma se gestiona en tiempo real la información y las estadísticas de la medicación.

La idea surgió después de que a finales de 2017 le diagnosticaran a su madre Alzheimer con apenas 64 años y tras esos “primeros despistes” que tenía a la hora de prepararse la medicación, así como la “inseguridad y confusión” que le creaba el no saber si se la había tomado correctamente.

“Empezamos a gestionar nosotros la medicación pero algunas noches me llamaba llorando para preguntarme si se había tomado las pastillas. Los despistes eran más frecuentes y nos preocupaba”, explica. Empezó entonces a “buscar una solución”, después de un error de la propia familia por el que tuvo que ser ingresada.

Investigar el mercado

Comenzó a buscar soluciones en el mercado y lo que existía era “muy incómodo”, como los blíster de plástico difíciles de manipular para personas mayores y sin recordatorio, o “muy rudimentario”, como los pastilleros que envían un mensaje SMS para recordar la toma pero con los que no se puede hacer un seguimiento.

“No podía ser que con tanta gente con este problema no hubiera solución”, apunta Guasch, que recuerda que había algunos proyectos parecidos a la futura IMA pero “en una fase muy incipiente”.

El emprendedor destaca que algunos estudios revelan que el 50 % de la población adulta de Europa y Estados Unidos sufre una enfermedad crónica y el 56 % no sigue correctamente el tratamiento. Además de que el 30 % de las hospitalizaciones se debe a problemas relacionados con la medicación.

“La problemática en datos económicos y de salud es brutal”, advierte. El gasto que se podría ahorrar supera los 657.000 millones en Europa y Estados Unidos. “La facturación anual de Amazon, Apple, Facebook y Microsoft juntas”, apunta.

“Ya no nos morimos pero nos cronificamos”, sostiene, para añadir que el 90 % de los mayores de 65 años sufre alguna enfermedad crónica y el 40 % de ellos “toma cinco o más medicamentos diferentes al día”. Mientras que el 35 % de este colectivo vive solo.

Del primer prototipo al IMA

Después de tres meses, Guasch, que es ingeniero informático y licenciado en Ciencias Políticas, decidió “aparcar” su carrera profesional en el departamento de Innovación de la Diputación de Barcelona y en enero de 2019 fundó la empresa Berdac, ubicada en Barcelona y actualmente en la aceleradora valenciana Lanzadera.

“Estaba acostumbrado a llevar proyectos internacionales y valorar la metodología y la rentabilidad; apliqué ese conocimiento para crear el primer prototipo del dispensador”, apunta.

Sin embargo, descubrió que el hecho de tener pantalla táctil y utilizar bluetooth era “complicado” y, por el contrario, tenía que ser algo “super fácil de usar y con un diseño sencillo y que con solo un botón y un vaso” se dispensaran las pastillas.

“Está inspirado en el mundo Nespresso”, reconoce para resaltar que además de fácil de usar, lleva sensores que “alertan en tiempo real a la familia si se han olvidado de alguna toma a través de la aplicación móvil” y se hace un seguimiento del tratamiento médico.

“Es muy útil y práctico, no solo para personas con Alzheimer sino también para otros pacientes con diabetes o colesterol que se toman también cinco o seis pastillas distintas al día”, defiende. ¿Y cuál es el perfil de usuario del IMA? Una persona mayor, con enfermedad crónica y que vive sola.

Fase de comercialización

El dispensador ya cuenta con un centenar de reservas y está previsto tener 1.200 unidades listas para comercializarse en diciembre. Este año prevén facturar 40.000 euros y en 2021 llegar a 15.000 usuarios.

El proyecto ha despertado también el interés de empresas aseguradoras, de atención domiciliaria y de teleasistencia, porque les puede permitir controlar “a miles de pacientes a la vez”.

“Con el dispensador conseguimos pasar del 40 % de pacientes que se medican bien al 90 %”, subraya Guasch, que está a punto de iniciar un programa piloto con el Hospital Santa Pau de Barcelona para validar estas cifras.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.

Suscríbete a nuestra newsletter