La UPV se blinda contra el coronavirus con nuevas medidas de trabajo no presencial

La UPV se blinda contra el coronavirus con nuevas medidas de trabajo no presencial

El avance del coronavirus en la Comunitat Valenciana y en España pone en alerta al sistema universitario valenciano que empieza a tomar medidas para prevenir más contagios. Ayer, la Universitat Politècnica de València (UPV) adoptó nuevas medidas de trabajo no presencial en respuesta al avance de la segunda ola del coronavirus. En concreto, aprobó que, hasta la finalización del nivel de alarma 3, se aplicará el trabajo no presencial sobre el personal de administración y servicios así como en el personal de investigación.

Se ha previsto que «pueda reducirse la presencialidad de los puestos de trabajo hasta un 40% como máximo del total de efectivos que puedan desarrollar su trabajo de forma no presencial y se garantice la presencia de al menos el 60%, sin que ello suponga merma alguna en la prestación del servicio», exponen fuentes de la UPV consultadas por Economía 3.

De estas nuevas medidas quedarían excluidos puestos de trabajo como los de atención al público, registro, lo del centro de educación infantil, coordinadores de servicio y auxiliares de servicio, así como puestos con funciones de dirección, coordinación o supervisión, iguales o superiores a Jefaturas de Servicio y Jefaturas de Sección. También estarían excluidos los puestos de secretaría de cargo directivo y otros puestos con funciones necesariamente presenciales.

Por su parte, se mantiene la actividad del personal docente e investigador a partir de los criterios de planificación académica para el curso 2020/2021. «Eso sí, la actividad investigadora y de preparación de la docencia que no requiera presencialidad podrá realizarse a distancia», señalan las mismas fuentes. La UPV cuenta con un protocolo interno de actuación ante la covid-19 aprobado por el Comité de Seguridad y Salud de la UPV, que lleva ya más de 75 sesiones extraordinarias desde que se inició la pandemia.

La UPV establece en su planificación académica que llegado el caso se pueda realizar «un cambio masivo e inmediato a un modelo de aprendizaje y docencia virtual» en el que se contemplan aspectos como «garantizar una continuidad formativa online a los estudiantes» así como habilitar recursos tecnológicos para el desarrollo de la formación y el aprendizaje a distancia.

La UJI también estudia reducir la presencialidad de su personal

Por su parte, ante el avance del coronavirus, la Universitat Jaume I de Castellón también estudia la posibilidad de aplicar medidas de trabajo a distancia. Ayer se reunieron con carácter extraordinario sindicatos y representantes de la universidad para discutir nuevas propuestas en respuesta de la covid-19. Una mesa de negociación en la que participó el vicerrector de Profesorado y Ordenación Académica, Ximo Gual, y el vicerrector de planificación, coordinación y comunicación, Modesto Fabra.

Según el documento de resumen de la reunión elaborado por uno de los representantes sindicales, ambos señalaron que se está estudiando para el personal PAS reducir la densidad de presencialidad en los despachos compartidos al 40%, mediante cuadrantes que repartan el trabajo presencial y en casa entre todos los trabajadores. Por otro lado, para el personal PDI (personal docente investigador) se baraja la posibilidad de que realicen parte de su trabajo en remoto, como es la investigación o la planificación de la docencia. «De momento se mantiene la docencia presencial allá donde estaba prevista. Aún así, se está comenzando a hablar con los Directores/Decanos para ver cómo se puede reducir la docencia presencial allí donde haya demasiada presencialidad», señalaron.

Añadió Fabra que están buscando cómo reducir de forma paulatina la presencialidad y que se espera que para el jueves haya nuevas medidas desde Conselleria. «De todas formas, por lo que está ocurriendo alrededor, lo que se está viendo es que de momento no se están cerrando las universidades, como ocurrió en la anterior fase», indica el vicerrector que considera que lo más probable es que la actividad universitaria se considere como actividad esencial, por lo que no espera que se pueda cerrar la universidad.

El sindicato CCOO, en cambio, pide que todas las clases pasen a ser online y que todos los puestos no esenciales se realicen desde casa. Mientras que UGT propone una serie de medidas que permitan flexibilizar el horario (sin entrar en reducción horaria) que permitan reducir los riesgos por proximidad.

¿Cómo estarían actuando el resto de universidades?

El resto de universidades valencianas mantendrían el modelo seguido hasta el momento a la espera de nuevas directrices de las autoridades sanitarias y del avance de la pandemia en la Comunitat. De este modo, la Universitat de València (UV) y la Universidad Miguel Hernández (UMH), por ejemplo, mantendrían su sistema semipresencial combinando clases presenciales con docencia online.

Por otro lado, Florida Universitaria apuesta por «la máxima presencialidad» mientras la situación sanitaria lo permita, aunque combina también la presencialidad con el modo online en aquellas aulas donde no pueden cumplirse las limitaciones de aforo. «Todos los centros de Florida Grup Educatiu han tomado las medidas de seguridad necesarias, establecidas por las autoridades sanitarias y educativas, así como propias, para que el desarrollo de la experiencia educativa del alumnado sea lo más segura posible», señalan desde el centro universitario.

Por último, tanto el CEU Cardenal Herrera como la Universidad Europea aplican el modelo académico de Aprendizaje Experiencial HyFlex para este curso. Un sistema basado en la última tecnología de grabación que permitiría a ambas universidades en caso de que fuera necesario trasladar la docencia a un entorno digital sin perder la calidad de la enseñanza.

Becas-CEU-300-27abr-31may
Ribamundo-19-may-2-junio
Viu-en-pla-EU-9may-3-junio
infocif-superbuscador-600

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.