Propone un dividendo en efectivo de 0,10 euros por acción en 2021

Banco Santander pierde 9.048 millones de euros hasta septiembre por provisiones

Obtiene un beneficio ordinario de 3.658 millones en los nueve primeros meses, tras un buen tercer trimestre, cuando el beneficio ordinario subió un 18% respecto al segundo, aunque cayó un 4% con respecto al mismo periodo del año anterior

Archivado en: 

El Banco Santander registró unas pérdidas de 9.048 millones de euros entre enero y septiembre de 2020, por las mayores provisiones dotadas para paliar el impacto de la covid-19 y por los ajustes realizados en el segundo trimestre del año, ha comunicado hoy la entidad al supervisor del mercado español, la CNMV.

Este resultado, que contrasta con los 3.700 millones que ganó un año antes, se debe a la actualización del fondo de comercio de sus inversiones históricas y de los activos fiscales diferidos (DTAs) realizada en el trimestre pasado, lo que generó un cargo extraordinario de 12.600 millones de euros.

Como se comunicó en el segundo trimestre, “este ajuste no afecta a la posición de liquidez ni de solvencia” del banco, explica la nota, que destaca que el beneficio ordinario del periodo, sin estos ajustes, se situó en 3.658 millones, un 41 % menos.

En el tercer trimestre estanco, el beneficio ordinario fue de 1.750 millones de euros, mejor que los tres meses anteriores (+18%), gracias a la recuperación de los ingresos (+7%) y a las menores dotaciones por insolvencias en el periodo, que aún así fue un 4% inferior al obtenido un año antes.

Los préstamos y anticipos a la clientela se redujeron un 0,6 % en comparación interanual y quedaron en 916.000 millones de euros, con una morosidad del 3,15 %; en tanto que los depósitos de los clientes crecieron un 3,5 % y sumaron 842.899 millones.

“A lo largo de estos meses, Santander ha concedido moratorias a hipotecas y otro tipo de préstamos por más de 114.000 millones de euros, alrededor de un 13 % de su cartera crediticia”, explica la nota, que recuerda que el 66 % de ellas ha expirado.

Por áreas geográficas, la entidad logró un beneficio ordinario de 2.022 millones de euros en Europa, un 44,4 % menos, debido a los menores ingresos de clientes, a las mayores provisiones por el impacto de la covid-19 y a la desaceleración macroeconómica.

En España, el beneficio fue de 497 millones de euros, un 58 % menos que el año pasado.

En Santander Consumer Finance (SCF), el área dedicada a financiar bienes de consumo, el beneficio ordinario bajó un 22 %, hasta 761 millones de euros, al verse la mayoría de los mercados afectados por las medidas de confinamiento, explica la nota.

En Norteamérica, que incluye México y Estados Unidos, la ganancia ordinaria bajó un 12 %, hasta 1.061 millones de euros, por un incremento de las provisiones debido a la pandemia.

En América del Sur, la entidad ganó 2.119 millones de euros, un 10 % menos, por efecto de las provisiones, un área encabezada por Brasil, donde obtuvo 1.545 millones de euros, un 11 % menos, también por las provisiones dotadas con motivo de la pandemia.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta de resultados del Grupo, el de intereses -que recoge la mayor parte de los ingresos- se redujo un 9,3 % interanual, hasta 23.975 millones, en tanto que el margen bruto bajó un 9,6 %, hasta 33.355 millones, y el neto cayó un 10,3 %, a 17.569 millones.

La ratio de eficiencia del Santander se situó en el 46,8 %, similar al 46,9 % anterior, en tanto que la rentabilidad sobre el capital tangible (ROTE) se situó en el 5,44 %.

Ana Botín, presidenta de Banco Santander, ha destacado que “la actividad se está recuperando con fuerza, por eso el tercer trimestre fue mucho mejor que el segundo. Los ingresos crecieron un 18% en euros constantes a medida que la actividad volvió casi a niveles pre-pandemia, las provisiones cayeron un 14% y seguimos reduciendo costes por encima de lo esperado. La diversificación ha tenido un papel crucial en esta recuperación: Sudamérica está dando buenos resultados y Reino Unido ha mejorado mucho en el tercer trimestre”.

“La evolución que estamos viendo en el comportamiento de los clientes –ha explicado– nos ha llevado a mejorar la previsión de coste del crédito para final de año con respecto al anunciado en el segundo trimestre. Esperamos lograr un beneficio ordinario de unos 5.000 millones para el conjunto del año y que la ratio de capital CET1 continúe en la parte alta de nuestro objetivo del 11-12%”.

La presidenta del Santander, se muestra convencida de que la entidad volverá “a dar dividendos en efectivo, cuando las recomendaciones regulatorias lo permitan, gracias a los resultados del grupo, la fortaleza de balance, nuestra posición de liquidez y nuestra diversificación de negocio. Por eso, proponemos a los accionistas la aprobación de un dividendo en efectivo de 0,10 euros por acción en 2021, sujeto a la aprobación regulatoria y otras condiciones”.

Las perspectivas para 2021 dependerán de la evolución de la pandemia, “pero nuestra estrategia y nuestro modelo de negocio nos posicionan de manera favorable para seguir apoyando a los clientes y obtener resultados para los accionistas. Nuestra prioridad es proteger a los equipos en estos momentos de incertidumbre sin precedentes. Quiero
agradecerles a todos su dedicación y a todos los clientes su confianza en Banco Santander.”

Suscríbete a nuestra newsletter