Reacciones estado de alarma

Sindicatos y patronal reclaman medidas paliativas que minimicen el estado de alarma

Además de reforzar los sistemas sanitarios, piden la ampliación de los ERTE, planes ajustados a las necesidades de los sectores más afectados, entre otras medidas

Puig junto con Salvador Navarro, Ismael López y Arturo León en la reunión mantenida en el Palau de la Generalitat, la semana pasada.

Representantes de los sindicatos UGT-PV y CC.OO.-PV junto con la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) están a favor del estado de alarma tal y como se ha planteado en la Comunitat Valenciana, pero coinciden en reclamar “medidas paliativas que minimicen el impacto del estado de alarma”. En concreto, piden que se amplíen los ERTE mientras dure esta situación, planes ajustados a las necesidades de los sectores más afectados como la hostelería, el comercio y el turismo y el alargamiento de los periodos de carencia de los préstamos ICO, entre otras medidas.

Arturo León, secretario general de CC.OO. PV considera “necesario el estado de alarma para otorgar seguridad jurídica a las medidas que se tomen en el conjunto del país, como ya habíamos demandado” y piden “reforzar los sistemas públicos sanitarios para doblegar la pandemia”.

Ante la evolución de esta segunda fase de la pandemia de la COVID-19, desde CC.OO. son conscientes de que nuestro país requiere de medidas contundentes para detener su propagación. “En las últimas fechas comprobábamos cómo las diferentes medidas que se implementaban por las distintas comunidades autónomas, tenían un déficit de seguridad jurídica que estaba provocando incertidumbre entre la ciudadanía. Y lo que es peor, amenazaba con hacer inútiles los enormes esfuerzos que la mayoría estamos haciendo para contener la pandemia”, declara Arturo León.

Desde CC.OO. emplazan al Gobierno de España a que fije “los criterios sanitarios y epidemiológicos necesarios, y al conjunto de CC.AA. a trabajar, en el ejercicio de sus competencias, de forma coordinada con el único objetivo de contener la propagación del virus“.

Arturo León reconoce también que desde CC.OO. PV son conscientes de los efectos que tienen las medidas de restricción de la actividad o la movilidad sobre la economía, y por tanto en el empleo. Sin embargo, “no compartimos que haya una dicotomía entre salud y economía. Necesitamos contener la pandemia para promover un crecimiento económico sostenido y sostenible. Paralelamente hay que impulsar medidas paliativas en el terreno socioeconómico para intentar minimizar el impacto de las mismas, especialmente para la población más vulnerable”, subraya.

Finalmente, el secretario general de CC.OO.  señala también que “doblegar una pandemia de estas características no depende únicamente -ni principalmente cabría decir- de las restricciones de movilidad, horarios y actividad. Es necesario hacer un seguimiento de la evolución del virus mediante el rastreo de las personas contagiadas, reforzar los servicios sanitarios de atención primaria, mejorar la habitabilidad en los transportes públicos mejorando su frecuencia, así como extremar las medidas de prevención en el ámbito laboral y de cuidados”.

Por su parte, Ismael Sáez, secretario general de  UGT-PV considera el estado de alarma como “un instrumento para poder aplicar las medidas a la restricción a la movilidad que en cada momento la evolución de la pandemia determinen”. Igualmente, valora como “prudente el toque de queda que el Gobierno valenciano ha decretado ya que es compatible con el menos perjuicio posible a la hostelería”.

De todas formas, Ismael Sáez reconoce que “el castigo sobre el ocio nocturno es absoluto“. Sin embargo, -continúa-, “debemos ser conscientes de que si seguimos con las cifras actuales y creciendo, lo que hay que evitar es la saturación de hospitales y de camas UCI llegue a producirse y esto significaría la necesidad de aplicar restricciones más duras que repercutirían de manera importante sobre el empleo, la economía y el bienestar de los ciudadanos”.

Por ello, el secretario general de UGT-PV incide en la importancia de  “ayudar a esos sectores de la economía que pasan por dificultades porque el objetivo fundamental y prioritario es salvaguardar la salud y en segundo lugar no volver a un confinamiento como estuvimos en marzo”.

Por su parte, la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) considera que la posibilidad de que las comunidades autónomas modulen las medidas del nuevo estado de alarma favorecerá a la Comunitat Valenciana mientras se siga contando con la opinión de los agentes sociales y los sectores afectados, como se ha hecho hasta el momento.

El buen funcionamiento del diálogo social en esta Comunidad ha permitido que las medidas se hayan adoptado teniendo en cuenta la situación epidemiológica pero también la coyuntura económica y las necesidades del tejido empresarial. El actual estado de alarma permite que siga siendo así, y en ese sentido es positivo, al ofrecer el paraguas jurídico necesario para tomar las medidas oportunas para contener el virus y amortiguar las consecuencias sobre la economía”, destaca Salvador Navarro, presidente de la CEV.

La CEV espera que, mientras dure el estado de alarma, exista una cogobernanza real y se respeten las particularidades de cada territorio a la hora de tomar decisiones. Al mismo tiempo, considera que el estado de alarma debe ir acompañado de medidas de apoyo a las empresas y los autónomos, máxime si se pretende prolongar a largo plazo. “Los ERTE deberían mantenerse, como mínimo, mientras dure el estado de alarma; el sector del turismo, de la hostelería y del comercio volverán a ser los más damnificados y, por tanto, tendrían que contar con un plan adhoc, y las nuevas restricciones mermarán la tesorería de empresas y autónomos, de ahí que sea necesario que se amplíe el período de carencia de los préstamos ICO”, ha asegurado Navarro.

Suscríbete a nuestra newsletter