Autónomos piden un programa económico integral que acompañe al estado de alarma

UATAE ve el estado de alarma una herramienta "útil" si se implementan medidas de refuerzo para el ámbito sanitario y para la economía

Archivado en: 

Foto de archivo: EFE/Quique Garcia

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) ha valorado esta mañana, en palabras de su secretaria general, María José Landaburu, el nuevo estado de alarma aprobado ayer por el gobierno como una “herramienta útil si se rebaja el ruido partidista y todas las comunidades autónomas trabajan con lealtad institucional y si se implementan medidas de refuerzo para el ámbito sanitario y para la economía.

UATAE ha reclamado, en este sentido, que este estado de alarma “venga de la mano de un programa económico integral” de apoyo a las trabajadoras y trabajadores autónomos y los sectores más castigados por la pandemia y las diferentes restricciones. Para la Unión de Autónomos, el control de la pandemia es determinante por motivos de salud pública y también económicos: “No existe dicotomía entre salud y economía, porque sin control del virus”, explica Landaburu. “No habrá recuperación posible, pero cada restricción debe conllevar actuaciones en positivo para no abandonar a los autónomos a su suerte”, añade la secretaria general. Con esa meta, UATAE pide que ese programa económico integral contemple medidas que vayan desde la protección social a la fiscalidad, la liquidez y las rentas de los locales profesionales.

La organización de autónomos considera que esta actuación global debe estar focalizada sobre los sectores económicos que están directamente perjudicados por las medidas derivadas del estado de alarma y otras de ámbito autonómico y sobre su cadena de servicios, es decir, aquellas actividades que aunque sobre el papel no está afectadas por restricciones dependen directamente de las que sí las tienen. En este sentido, señalan las actividades relacionadas con el comercio, la hostelería, actividades turísticas, cultura, eventos, algunas actividades de transporte como el taxi o la distribución de mercancías para la hostelería o el ocio nocturno, entre otras. Para empezar, UATAE considera imprescindibleampliar el alcance de los ERTEs facilitándolos en todos estos casos, y recuperar la prestación extraordinaria que se implementó durante la primera ola de la pandemia, de mayor cuantía que la actual y de mayor impacto”.

La Unión de Autónomos también considera necesario ampliar el período de carencia de los préstamos ICO ya concedidos y “aumentar las líneas de avales públicos asegurando condiciones justas y transparentes, sin abusos bancarios”, además de establecer una “moratoria bancaria sobre los préstamos, créditos, rentings o leasings anteriores a la pandemia y ligados a gastos profesionales de los autónomos, de manera que puedan reanudarse los pagos sin intereses cuando se supere esta situación”.

En el ámbito fiscal y tributario, desde UATAE señalan la necesidad de establecer moratorias, aplazamientos y planes de pago “flexibles que no conviertan las obligaciones pospuestas “en una soga que se acumula con nuevos pagos”. Por último, a UATAE le resulta inaplazable “la urgencia de regular medidas para aliviar la carga de los alquileres de locales profesionales de los autónomos, con una combinación de ayudas para aquellos casos en que los arrendadores son pequeños propietarios y con quitas y rebajas obligadas para los grandes tenedores”.

UATAE ya advirtió a finales de septiembre que las últimas medidas aprobadas por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y que están en vigor desde el 1 de octubre eran “manifiestamente insuficientes”, por lo que, afirma Landaburu, “ya no hay tiempo que perder”, y recuerda que “los sectores más castigados tienen mucho potencial de recuperación cuando la situación sanitaria se normalice, por lo que merece la pena el esfuerzo de aunar control sanitario con medidas de apoyo en esta coyuntura”.

ATA elabora un decálogo de medidas de emergencia para salvar autónomos, empresas y empleos

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, ha elaborado un decálogo de medidas de emergencia que se deben poner en marcha de forma urgente para salvar autónomos, empresas y empleos ante el anuncio de un nuevo estado de alarma.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor ha explicado que este decálogo es “un S.O.S de nuestro colectivo ante este nuevo panorama desalentador con desconfianza por parte de los consumidores y empresarios” “Se hace urgente establecer desde ya un plan de emergencia, y con vistas a un invierno muy duro, que prorrogue las ayudas existentes hasta el 31 de mayo de 2021, facilite la liquidez e impulse el consumo y la demanda con el fin de amortiguar la caída de la actividad y evitar el cierre de empresas y autónomos y por ende la destrucción de empleo”, ha señalado.

Las medidas que incluye el decálogo propuesto por ATA son las siguientes:

  1. Bajar cotizaciones sociales y cuotas de autónomos.
  2. Extender los ERTE y ayudas por cese de actividad hasta el 31 de mayo.
  3. Suspender cualquier incremento impositivo o creación de nuevos impuestos.
  4. Reducir el IVA a la hostelería, peluquería, gimnasios, etc.
  5. Ampliar líneas de liquidez ICO y aumentar un año más los periodos de carencia de amortización de capital.
  6. Plan de ayudas al alquiler para los autónomos que se les obligue al cierre total de su actividad y progresivo a quien tenga otras restricciones.
  7. Moratoria y aplazamientos de impuestos hasta el 30 de junio.
  8. Moratoria en el pago de suministros en locales y actividades de autónomos.
  9. Deducción fiscal para las familias por gastos en el hogar (reformas, obras, mobiliario, equipamiento informático) de hasta 3000€.
  10. Ayudas directas sectores más afectados por las nuevas restricciones (taxi, transporte, ocio nocturno, entre otros)
Suscríbete a nuestra newsletter