Consell

La Generalitat ultima la resolución para un toque de queda “lo antes posible”

Mónica Oltra habla de horas para conocer la resolución que, en todo caso, precisará el visto bueno del TSJCV

Mónica Oltra antes de su comparecencia en la rueda de prensa posterior al Consell. | Foto: Efe/Kai Försterling

La Generalitat está ultimando la resolución de la Conselleria de Sanidad para aplicar en la Comunitat Valenciana “lo antes posible” una restricción nocturna de la circulación y también medidas adicionales para frenar la expansión de la pandemia, como la limitación del número máximo de personas en reuniones sociales.

La resolución, que pretende restringir los movimientos de la población entre la medianoche y las seis de la mañana hasta el 9 de diciembre, estará ultimada “en las próximas horas” y será remitida al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana para su validación, de forma que pueda hacerse efectiva al inicio de la semana próxima.

“Queremos ir por delante del virus, no a remolque“, ha explicado este viernes la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, quien ha precisado que, según los informes técnicos de la Abogacía de la Generalitat que ya tienen, entienden que la Generalitat es competente para adoptar esa restricción de movimientos.


La consellera de Sanitat, Ana Barcelo, ha recordado que hay 766 hospitalizadas, de las que 117 están en la UCI.

Según ha explicado, la medida podría ampararse en la ley 3/2020 de medidas procesales y organizativas para hacer frente a la covid-19 en el ámbito de la administración justicia, que “implícitamente” recoge que se pueden establecer medidas de este tipo sin necesidad del estado de alarma.

Oltra ha manifestado que la Generalitat no rompe “ningún consenso” por ir “dando pasos” con medidas para proteger la salud y la seguridad de los valencianos mientras se acuerdan medidas globales en España, y ha admitido que “es posible que los tiempos no sean los mismos” y entienden que “se ha de ir más rápido”.

Preguntada sobre si el Consell considera necesaria la declaración del estado de alarma para esta restricción, ha indicado que si eso “da un paraguas de más seguridad jurídica” no tienen “ningún problema” ni les parece “mala medida“, si bien ha pedido “un poco más de mambo”.

Ha afirmado que, con independencia de que la Comunitat tenga una incidencia acumulada del virus menor que otras autonomías, entienden que hay que avanzarse para que la situación “no empeore”, ya que ha alertado de que, cuando el virus entra en situación de contagio comunitario, hay que ir a “medidas muy drásticas”.

Causa epimiológica, no política

Por su parte, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha destacado que estas restricciones de movilidad “responden a estudios epidemiológicos, no tienen que ver con la política, ya que el principal objetivo es proteger la salud de toda la población“.

La Comunitat Valenciana “no quiere esperar a que la situación empeore y no vamos a demorar esta decisión porque se trata de impedir que el virus siga transmitiéndose”, ha indicado la consellera, quien ha recordado que hay 766 hospitalizadas, de las que 117 están en la UCI.

Ha explicado que la medida busca limitar el principal foco de contagios: las reuniones de carácter social, los botellones y las fiestas privadas, que “atentan contra la salud del conjunto de la ciudadanía”, y ha precisado que en ese horario solo podrán transitar por la calle quienes vayan a trabajar, tengan una urgencia médica o se desplacen para atender a personas dependientes.

Reacciones de la economía

La Federación de Ocio y Turismo de la Comunidad Valenciana (Fotur) ha considerado “decepcionante” el anuncio del toque de queda y reclamado un plan de ayudas para el rescate del sector nocturno, “el más perjudicado” por la actual crisis, pues sostiene que las restricciones horarias han supuesto el cierre del 77,3 % de sus locales y prevé pérdidas de 1.375 millones de euros.

La Coordinadora de Hostelería de los Barrios de València advierte de que el toque de queda tendrá un coste de un millón de euros para la hostelería de la ciudad y de 5,5 millones a nivel autonómico, y considera “esencial” que los locales de ocio recuperen cuanto antes su actividad, en horario diurno, prestando servicios de hostelería para evitar, advierte, “su ruina definitiva”.

La Confederación de Taxistas Autónomos de la Comunidad Valenciana augura que esta medida supondrá un nuevo “apretón de tuerca” para el sector, que ha reducido hasta un 65 % sus ingresos, y pide a la Generalitat un “rescate” con medidas similares al “bono turístico“.

Suscríbete a nuestra newsletter