Resultados

Iberdrola gana 4,7% más hasta septiembre con un impacto de 308 millones por la covid

La compañía ha cerrado un acuerdo para comprar, a través de su filial estadounidense, Avangrid, PNM Resources, la eléctrica de Nuevo México y Texas

Archivado en: 

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola en Wall Street

Iberdrola elevó su beneficio neto un 4,7%, hasta los 2.681 millones de euros en los nueve primeros meses del año y mantuvo un extraordinario ritmo de inversión hasta alcanzar los 6.638,1 millones de euros, una cifra récord que representa un 23% más que en el mismo periodo del año anterior y refuerza el compromiso de la compañía con la reactivación económica y la generación de empleo en un complejo entorno global. Por otra parte, y descontando los factores no recurrentes en el período, tanto en 2019 como en 2020, el beneficio neto ajustado de la compañía se situaría en 2.553,2 millones de euros, un 8,8% más.

Esta actividad permitió incorporar al grupo 4.600 nuevos megavatios (MW) en el último año, de los que 1.300 MW han sido instalados en el tercer trimestre de 2020, y continuar avanzando en la construcción de más de 7.600 MW. A cierre de septiembre de 2020, la compañía suma 14.000 MW a la cartera -aproximadamente un 90% es eólica marina-, que supera ya los más de 70.000 MW en el mundo.

Iberdrola sigue apostando por inversiones que activen la recuperación verde, focalizadas en renovables, redes, almacenamiento de gran capacidad, así como por nuevas tecnologías, como el hidrógeno verde, para promover la descarbonización en segmentos como la industria. Alineada con esta estrategia, las inversiones en renovables crecieron un 52% a septiembre y representan el 54% del total invertido en el período, mientras que las destinadas a redes aumentaron un 5,5% y suponen el 38% del total. Asimismo, la compañía ha reafirmado su compromiso de alcanzar los 10.000 millones de euros de inversión prevista durante el ejercicio, a pesar del impacto de la COVID-19.

En la presentación de los resultados de los nueve primeros meses del año, Ignacio Galán, presidente del grupo, ha explicado que “a pesar de las dificultades del entorno que nos toca vivir, la aceleración de nuestras inversiones nos impulsa a seguir siendo un motor clave de la reactivación económica y la creación de empleo, a la vez que mejoramos nuestros resultados financieros”.

Eficiencia operativa y fortaleza financiera

A septiembre, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) ajustado se elevó un 3,2%, hasta los 7.561,5 millones de euros. La evolución de esta magnitud, que incluye el efecto la covid-19 de 216 millones de euros, está apoyada por el incremento de capacidad instalada renovable y la evolución operativa del negocio renovable y de generación y clientes. Eliminados extraordinarios del período en 2019 y 2020, el Ebitda alcanzaría los 7.345,2 millones, un 2% menos.

Por negocios, el Ebitda en renovables aumenta un 5,6%, hasta los 1.771,5 millones de euros, impulsado por el Reino Unido y Estados Unidos y tras aumentar la potencia media operativa un 7,4%, hasta los 29.175 MW, y la capacidad instalada total hasta los 33.701 MW. El área de generación y clientes presenta un crecimiento del 10,3% y logra un Ebitda de 2.004,3 millones de euros. Redes, por su parte, impactada por el efecto de la covid-19 y situaciones climatológicas adversas en Estados Unidos, reduce su Ebitda un 10,7%, hasta los 3.519,7 millones de euros.

La actividad de la compañía durante el período se vio impactada por la covid-19, que representó 203 millones de euros a nivel de Beneficio Neto, por el efecto sobre la demanda y las provisiones por insolvencias. La evolución en el último trimestre muestra una progresiva normalización de la demanda y los precios de energía en España y el Reino Unido, mientras que países como Estados Unidos y Brasil avanzan en la implantación de medidas regulatorias de recuperación.

Por otra parte, la liquidez del grupo supera los 13.800 millones de euros, cubriendo 30 meses de necesidades financieras.

Mantiene compromisos: resultados y retribución al accionista

El aumento de las inversiones, la evolución operativa de los negocios y la diversificación del modelo permiten a Iberdrola mantener su previsión de beneficio neto para el cierre de 2020, con un crecimiento estimado de un dígito medio/alto.

Iberdrola mantiene, asimismo, su política de retribución al accionista, con la puesta en marcha de una nueva edición del programa ‘Iberdrola Retribución Flexible’, con el que distribuirá un dividendo a cuenta de 2020 de al menos 0,168 euros brutos por acción. El importe final será abonado en febrero de 2021.

Refuerzo en mercados objetivo y nuevas plataformas de crecimiento

Durante el ejercicio, Iberdrola se ha reforzado en los principales mercados donde opera y ha abierto nuevas plataformas con el fin de posicionarse en mercados con gran proyección renovable, muchos de ellos en su estado inicial, que suman cartera de proyectos a medio y largo plazo.

Así, junto a la operación corporativa en los EE.UU. anunciada hoy, con la compra de PNM Resources en los estados de Nuevo México y Texas, el grupo ha materializado otras siete transacciones. Es el caso de la incorporación de Infigen, en Australia; la adquisición de la promotora local Acacia Renewables, en Japón, con una cartera de 3,3 GW offshore; y el acuerdo con Svea Vind Offshore AB (SVO) para el potencial desarrollo de hasta 9 GW eólicos marinos en Suecia.

Asimismo, reforzó su presencia en países objetivos, como Francia, con la compra de la francesa Aalto Power -118 MW eólicos operativos y una cartera de 636 MW en distintas fases de desarrollo-, y la adquisición del 100% del parque eólico marino Saint Brieuc; en Escocia, tras la integración de dos proyectos eólicos terrestres de 165 MW de capacidad; y Brasil, con la adquisición de una cartera de proyectos eólicos de 400 MW de capacidad.

Iberdrola compra la estadounidense PNM por 3.663 millones

Iberdrola ha cerrado un acuerdo para comprar, a través de su filial estadounidense, Avangrid, PNM Resources, la eléctrica de Nuevo México y Texas, por la que desembolsará cerca de 4.317,5 millones de dólares (3.663,5 millones de euros). Según ha informado Iberdrola, el valor de empresa de la operación, incluida deuda, es de aproximadamente 8.300 millones de dólares (7.019 millones de euros). El consejo de administración de PNM Resources, sociedad cuyas acciones están admitidas a cotización en la Bolsa de Nueva York, ha recomendado la operación, mediante la cual Avangrid, participada en un 81,5% por Iberdrola, adquirirá el 100% del capital de esa sociedad por 50,3 dólares (42,5 euros) por acción. Iberdrola se ha obligado a facilitar a Avangrid los fondos que sean necesarios para satisfacer la contraprestación de la operación. La integración de PNM en Avangrid dará lugar a una de las mayores compañías del sector norteamericano, al contar con diez eléctricas reguladas en seis estados (Nueva York, Connecticut, Maine, Massachusetts, Nuevo México y Texas), y en el tercer operador de renovables de Estados Unidos con presencia en 24 estados. Los activos resultantes de la fusión ascenderán a más de 40.000 millones de dólares (33.826 millones de euros) y el resultado bruto de explotación de las dos compañías combinado es de unos 2.500 millones de dólares (2.114 millones de euros) y el beneficio neto de 850 millones de dólares (719 millones de euros). Los puntos de suministro gestionados serán más de 4,1 millones, a los que hay que sumar más de 168.000 kilómetros de redes y aproximadamente 10,9 gigavatios (GW) de capacidad instalada. El presidente de Iberdrola y de Avangrid, Ignacio Sánchez Galán ha explicado que la operación es consecuencia de la estrategia que han seguido "durante más de 20 años: operación amistosa, centrada en negocios regulados y en energías renovables, en países con buena calificación crediticia y estabilidad jurídica y regulatoria y que ofrecen oportunidades de crecimiento futuro". La consumación de la operación está condicionada a la aprobación por la junta general de accionistas de PNM, la obtención de las autorizaciones regulatorias preceptivas por parte de las autoridades federales y estatales pertinentes de los Estados Unidos y otras condiciones habituales en este tipo de operaciones. Avangrid prevé que la operación se consume en un plazo aproximado de doce meses. PNM es una compañía eléctrica estadounidense domiciliada en el estado de Nuevo México que desarrolla negocios regulados principalmente de transporte, distribución y generación eléctrica en los estados de Nuevo México y Texas. EFECOM
Suscríbete a nuestra newsletter