En el mejor de los escenarios esperan para 2021 el 30% del negocio de 2019

Las agencias de viajes, sin apoyo específico, abocadas ya a ERES o fondos buitre

El Consell ha concedido ayudas directas de 2.500 euros a 500 agencias de la Comunitat, pero demandan fondos nacionales en la misma línea de las ayudas a empresas estratégicas, como ya ocurre en otros países europeos

Archivado en: 

Las agencias de viaje son uno de los sectores más afectados dentro de la industria turística, lo confirma Eva Blasco, consejera delegada de Europa Travel, vicepresidenta de la Confederación Española de Agencias de Viaje (CEAV) y de la Asociación Europea de Agencias de Viaje (ECTAA), quien advierte “habrá destrucción de empleo si no hay soluciones específicas para las agencias de viajes, porque posiblemente no podremos aguantar un año y medio de sequía”.

Y es que el escenario que se plantea y barajan las agencias “sigue sin acompañar” y la ansiada recuperación en V “no llega”: “en el mejor de los casos podremos estar hablando de una recuperación en el verano que viene, con un negocio esperado para el conjunto de 2021 del 30% del registrado en 2019, mientras este año acabaremos entre un 5-10% de la producción del ejercicio pasado”.

Blasco confirma que como “primer paso” algunas agencias ya han pasado del ERTE de fuerza mayor al ERTE por causas productivas ya que “los compromisos de mantenimiento del 100% del empleo tras los expedientes, ayudan poco y generan la necesidad de empezar a tomar otro tipo de medidas”.

“En ese escenario el ERTE ya no soluciona una situación que prevemos que mínimo se extienda 18 meses porque los gastos de estructura y la parte no bonificada de Seguridad Social no hacen más que incrementar unas pérdidas acumuladas que hacen muy difícil que salgan los números”, explica a Economía 3.

Es por ello que las empresas “están valorando seriamente los ERE, cuando no, ya los han planteado a sus trabajadores”.  “Es cierto que ahora han subido las bonificaciones a la Seguridad Social, pero cuando finalice el ERTE, la empresa tiene que recuperar el 100% del personal, cuando en las mejores de las previsiones venderá un 30% del total, la situación es muy compleja y es lógico que estemos todos empezando a estudiar medidas pensando en la supervivencia de la empresa”, explica Blasco.

Sin empresas no hay trabajadores, por tanto opina que salvaguardarlas es prioritario, “para ir paulatinamente incorporando personal en la medida en la que se vaya recuperando la actividad, que no va ser de un día para otro”, y recuerda que otro lastre será “la devolución del 100% de las ayudas recibidas, y no las de los empleados que se vieran finalmente afectados”.

A partir del 20 octubre un pequeño salvavidas

Si todo va según lo previsto, el próximo día 20, la Generalitat pondrá al alcance de los ciudadanos de la Comunitat un bono turístico “que busca motivar la demanda interna y el viaje durante la temporada baja”.

El programa contará con un presupuesto de 11 millones, 5 millones en 2020 (que bonificará las estancias hasta diciembre) y otros 6 millones en 2021 que contemplará los viajes de enero a abril de 2021. El bono cubrirá el 70% del coste total, hasta un máximo de 600 euros.

El único requisito será estar empadronado en la Comunitat Valenciana y se podrá tramitar de dos formas: o bien de manera directa en aquellos establecimientos de alojamiento (hoteles, apartamentos, campings o casas rurales) que se acojan al programa, o bien a través de agencias de viaje, donde los paquetes podrán abarcar también otro tipo de experiencias, como las de aventura o gastronómicas.

“Se agradece toda medida de apoyo pero es que la situación ya es crítica”, vuelve a recalcar Blasco.

Al respecto señala la empresaria que en estos casos “la agencia cobrará por su gestión en función del paquete demandado pero estamos hablando de cantidades reducidas que no permiten mantener las estructuras empresariales, la mayor inyección irá para los alojamientos, pero también sus perdidas son muy abultadas”.

Ayudas directas

La solución a su juicio pasa por una inyección de fondos a nivel estatal “porque en otros países como Polonia, Croacia, Bulgaria o Dinamarca ya se han establecido fondos de ayuda específicos al sector de los turoperadores y las agencias de viaje”.

De hecho, ha valorado positivamente que la Comunitat Valenciana fuera una de las pocas autonomías que “adoptó medidas de ese tipo y de una forma temprana”, “lo que pasa es que en aquel momento pensábamos que era cuestión de tres o cuatro meses y ahora vemos que no es así”.

En abril el Consell aprobó un decreto para la concesión de ayudas directas para el sector turístico, destinadas a empresas y autónomos adheridos al programa CreaTurisme, que contaran con el distintivo de calidad turística SICTED o fueran agencias de viaje.

La cuantía de estas ayudas directas ascendía a 2.500 euros con una dotación global máxima de 5,5 millones de euros. Turisme Comunitat Valenciana confirma a Economía 3 que la medida ha beneficiado a unas 500 agencias.

Fondos propios del Consell, sin perjuicio de su posible ampliación “con fondos procedentes del Estado o de la Unión Europea, que puedan dar lugar a una generación, ampliación o incorporación de crédito”, ya rezaba en la convocatoria.

Según Eva Blasco: “Situaciones extraordinarias requieren medidas extraordinarias, las medidas clásicas sin reinvención en estos momentos son insuficientes”. Por ello habla de ayudas directas o inyecciones de capital en la misma línea de las ayudas a empresas estratégicas aprobadas por el Gobierno con el beneplácito de la UE: “Pedimos algo de esa envergadura también para nosotros, aunque estas estén pensadas para grandes empresas del sector energético o del transporte aéreo, pero pedimos que se nos considere, aunque no seamos empresas de ese tamaño”.

“Hay que empezar a dar soluciones a medida en función de los sectores”, reclama la portavoz de las agencias.

Los fondos buscan aterrizar

De lo contrario alerta Eva Blasco “se producirá una consolidación del mercado en grandes actores internacionales que acabará con el tejido empresarial de las pymes”.

Al mismo tiempo confirma que “ya han empezado movimientos de fondos de capital multinacional que tantean la posibilidad de comprar agencias a precio de saldo”. Como objetivo a analizar admite la empresaria que tanto les interesan grandes cadenas como pymes consolidadas, que según su grado de apalancamiento se verán abocadas a negociar su venta “simplemente llegando a asumir el fondo el apalancamiento y la estructura, que verán posteriormente cómo adecuarla”.

“Es un movimiento que ya ha empezado y creo que será imparable”. Entre otros riesgos añade además que “una consolidación del mercado a medio plazo limita la opción de los consumidores, además de hablar de operadores cuya sede social no estará radicada en nuestro territorio”.

Suscríbete a nuestra newsletter