Internet

Los criminólogos ven un auge del cibercrimen desde la pandemia de la covid

Fernando Miró (UMH): "El cibercrimen ha aumentado y con la pandemia se ha hecho más evidente"

El profesor Fernando Miró de la UMH

El aumento de consumo de videojuegos, de series, videollamadas y compras online en el marco de la nueva realidad de la covid-19 provoca que los criminales encuentren nuevas oportunidades para perpetrar sus delitos. Así lo ha afirmado en una entrevista telefónica el catedrático de Derecho Penal de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche (Alicante), Fernando Miró, quien ha señalado que, según estudios de los principales organismos de investigación criminológica, hay un aumento del cibercrimen relacionado con asuntos de actualidad como las vacunas.

Miró ha destacado que es importante proteger a los menores porque son los más indefensos en un contexto en que se han adquirido nuevos hábitos de vida, lo que genera oportunidades para los delincuentes digitales.

Este experto de la UMH acaba de ser nombrado presidente de la Sociedad Española de Investigación Criminológica (SEIC) y también ha sido elegido miembro ejecutivo de la junta directiva de la Sociedad Europea de Criminología (ESC), el foro europeo más importante para la divulgación del conocimiento criminológico a nivel europeo.

Miró ha afirmado que la tendencia de la digitalización ha provocado que “mientras que la delincuencia violenta de la calle está descendiendo en los países occidentales desde hace años, el cibercrimen ha aumentado y con la pandemia se ha hecho más evidente”.

La crisis de la covid-19 ha incrementado los nombres de dominio falsos adaptados para perpetrar distintas conductas delictivas y se han identificado ataques a centros de investigación, teóricamente, procedentes de China.

El actual presidente de la SEIC ha resaltado que también ha aumentado el número de noticias publicadas en internet relacionadas con las vacunas, un tema que atrae mucho a los internautas, pero ha advertido de que muchas provienen de sitios falsos “con enlaces ficticios para que después la víctima pinche y caiga en el fraude”.

El profesor, que lleva años investigando la cibercriminalidad, ha declarado que “el ciberespacio es un ámbito nuevo y la gente no está preparada para protegerse porque no tiene los mecanismos para hacerlo”.

Ha recordado que si se empieza a teletrabajar hay que utilizar las estrategias de seguridad necesarias para proteger los ordenadores, y ha hecho hincapié en que el problema del teletrabajo o el uso de las videoconferencias es que se usan sin saber cómo funcionan.

“Cuando hacemos teletrabajo o cuando empezamos a hacer muchas más compras online se incrementan las posibilidades de que seamos víctimas del ciberdelito“, ha insistido el catedrático.

Las reglas de no hablar o facilitar datos a desconocidos, no aceptar regalos de extraños o no abrir mensajes anónimos deben ser herramientas que ayuden a protegerse de los ataques en internet.

Adquirir una educación en materia de ciberseguridad debería ser, en opinión del experto, una asignatura casi obligatoria en muchos ámbitos.
Ante esta situación los menores son considerados consumidores de riesgo porque no disponen de las estrategias de interacción que tienen los adultos, aunque al mismo tiempo éstos últimos puede ser que no sepan cómo funciona internet.”Los padres no saben cómo funciona internet y los hijos no saben cómo funciona el mundo”, ha puesto de relieve Miró.

Los foros académicos de la criminología señalan que internet no es un ámbito peligroso y que no hay que estigmatizarlo sino que es un lugar como cualquier otro, pero si se desconoce cómo funciona y no se sabe moverse en él no se estará seguro.

Suscríbete a nuestra newsletter