Valoración del Real Decreto-Ley de ampliación de los ERTE

El Estado espera una nueva ‘avalancha’ de ERTE por el carácter expansivo de la medida

El presidente de la CEV, Salvador Navarro admite que "se enfrían las decisiones empresariales hasta el 31 de enero", pero "si queremos revertir la situación, de aquí a entonces, la economía no puede parar, siempre desde la responsabilidad individual"

El presidente de la patronal de la Comunitat Valenciana, CEV, Salvador Navarro, ha cargado contra la “incertidumbre” que ha provocado la situación de los ERTE –“con trabajadores que no sabían el 28 de septiembre lo que iba a pasar con ellos, si pasarían al ERE, al ERTE o a un proceso concursal”-, si bien ha celebrado que se lograse el acuerdo “en el último momento” “cuando ha imperado el sentido común”, valorando muy positivamente que “no se haya dejado a nadie en el camino”: “por responsabilidad, han quedado incluidos los distintos sectores, con mayores o menores exoneraciones”.

Dada la situación económica cree que de aquí hasta el 31 de enero las empresas alargarán el procedimiento de los ERTE, no obstante considera que “esto ha de ser una situación coyuntural que no se puede mantener en el tiempo”, por lo que ha recalcado que “debemos aprender a convivir con el virus, a consumir, a trabajar y a salir, con una componente muy importante de responsabilidad individual”.

“No podemos paralizar la economía”, ha subrayado y en este sentido ha apelado a la responsabilidad “de los funcionarios que tienen el sueldo asegurado”.

Cree que sin esta medida, las empresas “sin una certidumbre clara de negocio y con caídas recurrentes en sus cuentas de explotación se hubieran visto obligadas a tomar medidas, por cuestiones de responsabilidad legal, solicitando procesos concursales”. “De momento, se han enfriado las decisiones empresariales hasta el 31 de enero, pero si queremos revertir la situación, de aquí a entonces, la economía no puede parar, siempre desde la responsabilidad individual”.

A los políticos les pide certidumbre y les manda un mensaje muy claro: “es el momento de estar unidos y de solucionar los problemas de la gente y ahora hay problemas que se están metiendo por medio que no tocan”.

La prórroga, de forma automática

Desde Adecco Group Institute, el centro de estudios y divulgación del Grupo Adecco, consultada por Economía 3, se valora “el carácter expansivo de la medida que da cabida prácticamente a cualquier tipo de empresa, así como el éxito del diálogo social. Hasta 42 sectores están protegidos con medidas específicas, pero la ampliación a dos nuevos tipos de ERTE puede amparar a cualquier organización”, explica el director, Javier Blasco.

Está sobre la mesa una nueva avalancha de empresas en situación problemática que tendrán la posibilidad de acogerse hasta el 31 de enero: “No se ha conseguido una mayor extensión temporal como en el caso de Alemania, pero la gran pregunta es, ¿nos sigue interesando mantener vivas empresas que a lo mejor no van a poder mantenerse? Parece que sí puesto que hay muchas que van recuperando la normalidad, pero habrá que ver cómo evolucionan los próximos meses y en este sentido es muy positiva la mesa de diálogo que se ha abierto en la comisión porque esto permitirá monitorizar cómo está evolucionando la economía casi empresa por empresa”, añade Blasco.

Conforme a la norma, explica Blasco que los ERTEs por causa de Fuerza Mayor que estén en vigor, se prorrogan de forma automática hasta el 31 de enero de 2021.

Podrán mantenerse las empresas de sectores especialmente perjudicados, con una tasa de recuperación de la actividad inferior al 65 % y una tasa de afiliados cubiertos por ERTE superior al 15 %, así como aquellas empresas de su cadena de valor o cuya facturación dependa de estas.

El listado consensuado incluye sobre todo actividades relacionadas con el transporte, el turismo y el ocio pero también otras más variopintas. Este es el listado completo de las actividades que podrán acogerse a estos ERTE de fuerza mayor:

Extracción de minerales de hierro; fabricación de explosivos; edición de periódicos; producción de metales preciosos; actividades de los operadores turísticos; actividades de las agencias de viajes; transporte aéreo de pasajeros; reproducción de soportes grabados; transporte espacial; comercio al por mayor de cueros y pieles; alquiler de medios de transporte aéreo; otros servicios de reservas y actividades relacionadas con los mismos; gestión de salas de espectáculos; alquiler de otros efectos personales y artículos de uso doméstico; actividades auxiliares a las artes escénicas; comercio al por menor de ordenadores, equipos periféricos y programas informáticos en establecimientos especializados; fabricación de instrumentos musicales; fabricación de artículos de bisutería y artículos similares; organización de convenciones y ferias de muestras; alquiler de cintas de vídeo y discos; hoteles y alojamientos similares; reparación y mantenimiento aeronáutico y espacial; artes gráficas y servicios relacionados con las mismas; alojamientos turísticos y otros alojamientos de corta estancia; tipos de transporte terrestre de pasajeros n.c.o.p.; transporte de pasajeros por vías navegables interiores; otras actividades de impresión y artes gráficas; artes escénicas; actividades de exhibición cinematográfica; fabricación de alfombras y moquetas; actividades de fotocopiado, preparación de documentos y otras actividades especializadas de oficina; actividades de los parques de atracciones y los parques temáticos; estirado en frío; actividades anexas al transporte aéreo; fabricación de artículos de joyería y artículos similares; otros alojamientos; transporte marítimo de pasajeros; alquiler de automóviles y vehículos de motor ligeros; transporte por taxi; fabricación de instrumentos de óptica y equipo fotográfico; lavado y limpieza de prendas textiles y de piel y 0tras actividades recreativas y de entretenimiento.

Estas empresas tendrán durante cuatro meses una exoneración del 85 % en las cotizaciones sociales de sus trabajadores si tiene menos de 50 empleados y del 75 %, si tienen más, reducciones que se aplicarán tanto para los trabajadores suspendidos como para los que reincorporen a la actividad.

Dos nuevas modalidades

El ERTE de rebrote que se incluyó en la prórroga de junio se reconvierte en ERTE de impedimento, figura a la que podrán acogerse todas empresas que vean “impedida” su actividad por las restricciones adoptadas por las autoridades y que tendrán una exoneración del 100 % durante el periodo que dure el cierre (y hasta el 31 de enero) siempre que tenga menos de 50 trabajadores, y del 90 % si tiene más empleados.

Del anterior ERTE de rebrote también surge el ERTE de limitación, para las empresas que vean limitada solo parcialmente su actividad por medidas administrativas, con exoneraciones decrecientes en función el tiempo que dure el expediente.

Así, el esquema de bonificaciones aplica un 100 % en octubre para pasar al 90 % en noviembre, al 85 % en diciembre y al 80 % en enero para las empresas de menos de 50 trabajadores, en tanto que para las de más de 50 empleados hay que restar diez puntos a los porcentajes anteriores.

La prestación del trabajador se mantiene en el 70 %

Este fue uno de los principales puntos de consenso entre Gobierno y agentes sociales, ya que la normativa actual establecía que pasados seis meses del cobro de la prestación, periodo que cumple ahora para los que entraron en un ERTE en marzo, su cuantía se reducía del 70 % al 50 % de la base reguladora. Con el decreto aprobado se mantendrá el importe de las prestaciones.

En cuanto al contador a cero, aquí ha habido más debate, pero finalmente se ha establecido que el cobro de la prestación por desempleo asociado a estos ERTE no restará derechos futuros para cobrar el paro, lo que supone poner el “contador a cero”, para aquellas personas que sean afectadas por un despido objetivo, individual o colectivo, u otro basado en cualquier causa, que sea declarado improcedente, durante el año 2021, o si se extingue su contrato temporal dentro de este año.

Entre las limitaciones que tienen las empresas que se acojan a este mecanismo de protección está el mantenimiento empleo, lo que implica que aquellas que hagan un nuevo ERTE exonerado no podrán despedir a trabajadores durante los siguientes seis meses.

En estas empresas tampoco se podrán realizar horas extra ni se podrá externalizar la actividad, subcontratar o llevar a cabo nuevas contrataciones, al tiempo que se mantienen los límites fijados sobre el reparto de dividendos y la prohibición de radicarse en paraísos fiscales.

Por primera vez, las personas afectadas por un ERTE tendrán atención preferente para recibir cursos de formación y se pondrán en marcha acciones específicas para este colectivo.

Los ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o productivas, vigentes al 30 de septiembre de 2020 seguirán surtiendo sus efectos en los términos, condiciones y plazos que se recojan en la comunicación final realizada por la empresa en su momento a la autoridad laboral.

Si finalizan durante la vigencia de este nuevo RDL (es decir, antes del 31 de enero de 2021), se podrán prorrogar, siempre que en el periodo de consultas con la representación de los trabajadores finalice con acuerdo y se tramite ante la autoridad laboral correspondiente.

Suscríbete a nuestra newsletter