La deuda pública se dispara a tasa récord y el Gobierno cancela objetivos de déficit y deuda

Cancelará los objetivos de déficit y deuda fijados en los próximos años tras suspender las reglas fiscales de todas las administraciones públicas para este año y el que viene

La deuda pública española alcanzó al cierre del segundo trimestre una tasa récord del 110,1% del PIB, tras marcar también un nuevo máximo histórico en término absolutos al llegar a 1.290.657 millones de euros, de acuerdo con los datos publicados este miércoles por el Banco de España.

El nivel de deuda alcanzado al cierre del segundo trimestre supone 11,5 puntos porcentuales más respecto al que había un año antes, lo que se enmarca en un contexto de lucha contra la COVID-19 que ha mermado las cuentas públicas y ha aumentado la necesidad de financiación de las administraciones públicas.

Según la Airef no se contempla volver a los niveles de deuda previos a la crisis (del 95% del PIB) al menos hasta el año 2040.

En este contexto, el Gobierno ha anunciado que cancelará los objetivos de déficit y deuda fijados para los próximos años tras suspender las reglas fiscales de todas las administraciones públicas para este año y el que viene, siguiendo la recomendación de la Comisión Europea sobre la suspensión extraordinaria del pacto de Estabilidad.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha anunciado en el Congreso que la suspensión de estas reglas fiscales tiene como objetivo poner la “totalidad de los recursos de las administraciones al servicio de los ciudadanos” aplicando una flexibilidad.

En este sentido la medida implica que quedan suspendidos los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para 2020, así como los fijados para el período 2021-2023 aprobados por las Cortes Generales en marzo y que habían quedado desfasados en la situación actual.

No obstante, Hacienda ha señalado que existirán unos niveles de déficit de referencia que servirán para permitir el funcionamiento presupuestario ordinario de ambos ejercicios y que serán trasladados a las comunidades autónomas el próximo lunes en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Los ayuntamientos podrán usar sus remanentes “sin límite” en 2020 y 2021

De esta forma, los ayuntamientos y los gobiernos autonómicos podrán elaborar sus presupuestos generales para 2021.

Montero ha recalcado que no habrá límite para que estas administraciones puedan utilizar todo su remanente en inversiones o gastos derivados de la COVID-19 durante 2020 y 2021.

Asimismo ha avisado de que aunque se suspenden las reglas fiscales, no se suspende la responsabilidad de España para cumplir en el futuro con el Pacto de Estabilidad presupuestaria y financiera, y del mismo modo ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de todas las administraciones.

La suspensión de las reglas fiscales supone que los Planes Económicos Financieros (PEF) presentados por Comunidades Autónomas y Entidades Locales (EELL) para ambos ejercicios como consecuencia del incumplimiento de los objetivos establecidos para 2019 deben considerarse superados.

La medida también contempla que la exigencia de destinar el superávit para reducir deuda, aun siendo deseable, quedará en suspenso en estos años, por lo que los objetivos de estabilidad ya no actuarán como límite en el destino del superávit de las CCAA y EELL para financiar Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS).

Por otra parte, aunque se suspenden las reglas fiscales, Montero ha dicho que seguirán vigentes algunas normas como el periodo medio de pago a proveedores para evitar que se produzca un aumento de la morosidad y, en ese sentido, ha avanzado que ese plazo de pago se redujo en julio en todas las administraciones, un “buen dato”, ha dicho, que ayuda a las empresas que suministran bienes y servicios al sector público.

La ministra ha confiado en que esta medida “sin precedentes” cuente con “bastante unanimidad” política cuando sea debatida en el Congreso al tiempo que se discuta el nuevo techo de gasto para 2021.

Suscríbete a nuestra newsletter