Banco de España

La deuda pública se dispara a una tasa récord del 110,1 % del PIB hasta junio

Medido sobre el peso que la deuda supone respecto al PIB de cada región, la mayor deuda la tiene la Comunitat Valenciana (46 % de su PIB)

Archivado en: 

La deuda pública española alcanzó al cierre del segundo trimestre una tasa récord del 110,1 % del PIB, tras marcar también un nuevo máximo histórico en término absolutos al llegar a 1.290.657 millones de euros, de acuerdo con los datos publicados este miércoles por el Banco de España. El nivel de deuda alcanzado al cierre del segundo trimestre supone 11,5 puntos porcentuales más respecto al que había un año antes, lo que se enmarca en un contexto de lucha contra la COVID-19 que ha mermado las cuentas públicas y ha aumentado la necesidad de financiación de las administraciones públicas.

La tasa está a poco más de cinco puntos del objetivo del Gobierno para el conjunto del año, fijado en el 115,5 % del PIB. La administración central es la que carga con el mayor aumento de deuda, tras sumar 86.796 millones en el último año, hasta un total de 1.158.811 millones. El endeudamiento de las comunidades autónomas ha pasado de 300.633 a 305.689 millones y el de las administraciones de la Seguridad Social ha crecido de 48.693 a 68.855 millones de euros, lo que en ambos casos son también máximos históricos.

Medido sobre el PIB, el endeudamiento autonómico ha alcanzado una tasa récord del 26,1 %, mientras que las administraciones de la Seguridad Social también han registrado un nuevo techo en el 5,9 %. Las corporaciones locales son la única administración que ha reducido su deuda, al restar 1.266 millones y bajar el total acumulado a 24.967 millones, equivalentes al 2,1 % del PIB.

En el último año todas las comunidades autónomas aumentaron su deuda, salvo Andalucía, Baleares, Canarias, Extremadura y La Rioja, que lograron disminuirla. En términos absolutos las mayores deudas son las de Cataluña (80.015 millones), Comunitat Valenciana (49.977 millones) y Madrid (35.646 millones). En términos relativos, medido sobre el peso que la deuda supone respecto al PIB de cada región, el primer puesto es para la Comunitat Valenciana (46 % de su PIB), seguida por Castilla-La Mancha (38,7 % de su PIB) y Cataluña (35,9 % de su PIB).

Avanza la deuda de la Comunitat

La deuda pública de la Comunitat Valenciana cerró junio con una tasa del 46 % del PIB, al llegar a 49.977 millones de euros en el segundo trimestre del año, de acuerdo con los datos publicados este miércoles por el Banco de España.

Desde la conselleria de Hacienda se hace hincapié en que su reivindicación ante el Gobierno central de la necesidad de disponer de liquidez para hacer frente a la pandemia y a sus consecuencias sociosanitarias y económicas, dada la infrafinanciación que sufre la Comunitat Valenciana, han incrementado la deuda durante el primer semestre de este año en 1.537 millones de euros, situándose en 49.977 millones.

Así, el aumento de la deuda en el primer semestre se debe, fundamentalmente, a la financiación del 75% de los 1.559 millones de la desviación del objetivo de déficit de 2019, por un total de 960 millones de euros, incluidos los 230 millones del IVA impagado por el anterior gobierno en 2017, que el Consell incluyó en sus reclamaciones al Gobierno central para aumentar la liquidez con la que hacer frente a la pandemia. Con el aumento de la liquidez obtenida ha sido posible hacer frente al gasto extraordinario generado por la Covid-19 y rebajar a mínimos históricos el promedio de pago a proveedores (PMP).

En el incremento de la deuda ha influido, además, la refinanciación de operaciones de Mecanismos del Estado por 650 millones, reclamada asimismo por el Consell al ejecutivo central para disponer de recursos en los peores meses de la pandemia, aunque de forma temporal, ya que la amortización de los préstamos refinanciados se produjo en el mes de julio. Además de adelantar la disponibilidad de esos recursos, la refinanciación supuso un ahorro de 13,5 millones de euros en costes financieros.

Asimismo, parte del incremento de la deuda se ha visto reducido por una disminución de 120 millones de euros de operaciones de tesorería a corto plazo.

Cabe recordar que el déficit de la Comunitat Valenciana en 2019 ascendió al 1,9% del PIB, por lo que la desviación respecto al objetivo de déficit autorizado (0,1% del PIB) asciende al 1,8%, y esta desviación es la variable que mejor explica el incremento de deuda que va a experimentar la Comunitat en 2020 junto al objetivo de déficit individual de 2020, pendiente de ser aprobado.

Además, un 0,2% del PIB de esta desviación del déficit es consecuencia del IVA que, debido a la no aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, no pudo ser desembolsado a las Comunidades autónomas. Por tanto, eliminando el efecto del IVA, la desviación real respecto al objetivo de déficit es del 1,6%.

Esta desviación respecto al objetivo de déficit se debe principalmente al objetivo regional de converger el gasto por habitante de la Comunitat Valenciana con la media de gasto del resto de Comunidades de Régimen Común. Aunque este gasto todavía ha sido un 1% inferior a la media del gasto realizado por el conjunto de las autonomías, cabe destacar que en 2016 el gasto por habitante era un 5% inferior a la media, por lo que el gobierno del Botànic ha realizado un importante esfuerzo para conseguir que los valencianos y las valencianas dispongan de servicios públicos de calidad y en igualdad de condiciones que en otros territorios.

Además, este gasto ha tenido una clara orientación social, siendo más intensiva la convergencia en las políticas vinculadas a la sanidad, la educación y la protección social.

Sin embargo, desde el punto de vista de los ingresos, la Comunitat Valenciana sigue recibiendo del Estado unos ingresos por habitante un 12% inferiores a la media de las autonomías de Régimen Común. Esto se traduce en una infrafinanciación en el ejercicio 2019 de más de 1.400 millones de euros. De esta manera, la corrección de la infrafinanciación valenciana que se está reclamando de manera reiterada provocaría que el déficit de 2019 se situara en el mismo nivel que en el conjunto de las comunidades autónomas.

El 25,4 % del incremento deriva de la etapa anterior

Una vez contabilizados los datos de deuda correspondientes al primer semestre de 2020 y comparados con los correspondientes a junio de 2015 se comprueba que durante el periodo de gobierno del Consell del Botànic la deuda de la Comunitat Valenciana ha crecido en 10.185 millones de euros.

Sin embargo, hay que destacar que de esta cantidad, el 25,4 % (2.589 millones de euros) corresponde a déficit de la etapa anterior o deriva de decisiones adoptadas por el anterior gobierno.

Entre estas actuaciones de la etapa anterior que han conllevado un incremento de la deuda en la etapa del Govern del Botànic cabe destacar los 1.468 millones de euros de deuda que llegaron vía préstamos del FLA dirigidos a cubrir la desviación del déficit de 2014 y ejercicios anteriores.

Además, también derivan de decisiones anteriores a junio de 2015 los 200 millones comprometidos para salvar la Sociedad de Garantía Recíproca de la Comunitat Valenciana o los 107 millones de deuda destinada a atender el pago de obras que fueron realizadas entre 2005 y 2008 y que fueron financiadas mediante el denominado método alemán. Es achacable también a decisiones del anterior gobierno la mitad de la desviación del déficit de todo 2015, año en el que se produjo el cambio de legislatura.

El fondo Covid amortiguará el déficit de 2020

Los efectos de la pandemia en el segundo semestre del año pueden provocar un incremento del gasto sociosanitario y educativo, además de una caída de los ingresos propios, aunque sin embargo, los fondos adicionales no reembolsables de 16.000 millones habilitados por el Gobierno central para el conjunto de las comunidades autónomas, que en el caso de la Comunitat Valenciana serán de unos 1.400 millones, amortiguarán el efecto de las consecuencias de la pandemia en el déficit de 2020.

Cabe recordar que de los 1.400 millones que la Comunitat Valenciana recibirá del Fondo Covid, se han ingresado ya 444,8 en julio, correspondientes al primer tramo de gasto sanitario, y 14,2 en septiembre, para sufragar el aumento del gasto educativo.

Suscríbete a nuestra newsletter