Mónica Alegre, presidenta del Clúster de AVIA

“Debemos asegurarnos que el Reino Unido no pondrá trabas a nuestros productos”

Desde Avia reconocen que la falta de acuerdo será perjudicial para ambas partes y se preguntan si las empresas británicas tienen capacidad para montar fábricas de componentes que sustituyan a sus productos

Esta semana que comienza va a ser crucial. Londres y Bruselas encaran  la novena y última ronda de negociaciones para evitar un brexit duro, que amenaza con obstruir las aduanas, provocar escasez de ciertos productos en el Reino Unido y, en el peor escenario, abrir una guerra comercial entre ambos lados.

Además, un estudio del laboratorio de ideas (“think tank”) “UK in a Changing Europe” (Reino Unido en una Europa cambiante) señala que la economía británica puede resultar más perjudicada en el largo plazo por una eventual falta de acuerdo comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) que por la pandemia de la COVID-19, tal y como adelanta Efe.

Hasta este momento, ambas partes no han conseguido mayores avances y el Gobierno británico de Boris Johnson ha dado de plazo hasta el 15 de octubre para sellar un pacto, de lo contrario el Reino Unido se desvinculará por completo del club comunitario.

Desde Economía 3, hemos hablado con Mónica Alegre, presidenta del Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana (AVIA) para conocer su opinión sobre cómo afectaría el brexit al sector del automóvil de la Comunitat Valenciana. Ella reconoce que si no hay acuerdo será perjudicial tanto para los productores valencianos y españoles como para los consumidores británicos y lanza una pregunta: “¿Tienen capacidad las empresas británicas para montar fábricas de componentes que sustituyan nuestras importaciones?”

– Desde la Unión Europea se ha pedido que se establezca un acuerdo de libre comercio entre Bruselas y Gran Bretaña ya que alertan que se perderían en el sector de la automoción uno de cada 15 puestos de trabajo en la UE. ¿Han cuantificado cómo afectaría al empleo en la Comunitat Valenciana? Teniendo en cuenta que las exportaciones del sector han caído más de un 30% de enero a junio de este año.

El Reino Unido es un mercado importante para la economía valenciana y para nuestro sector. La Comunitat Valenciana es la segunda, tras Cataluña en ventas al Reino Unido. Por ahora no tenemos cuantificado el impacto porque depende de varios factores. Nuestras empresas de automoción, en ocasiones, venden a otros proveedores que sí destinan su producto al Reino Unido… y otros que venden directamente. En el caso de las multinacionales, las que están ubicadas en la Comunitat Valenciana lo están para abastecer al mercado local, en líneas generales. Pero, a día de hoy, resulta difícil saber el impacto total.

No obstante, es cierto que todo lo que no sea un acuerdo de libre comercio y que imponga aranceles encarecerá las operaciones y será perjudicial, tanto para los productos españoles y valencianos, como para los consumidores británicos que verán encarecerse determinados productos.


“Los aranceles perjudicarán  a los consumidores británicos que verán cómo se encarecen productos como los vehículos, ya que muchos componentes de coches que se montan en el Reino Unido, viajan desde la Europa continental y desde la Comunitat Valenciana”

En cuanto a la bajada de las exportaciones en el primer trimestre, pensamos que se debe más a la parada económica provocada por la covid-19. La industria de automoción tuvo que parar y eso, obviamente, ha afectado a nuestras exportaciones.

– Igualmente, se prevé que las pérdidas del sector en la Unión Europea alcancen los 57.000 millones. ¿Qué cifra se ha cuantificado en la Comunitat?

En el mes de marzo se publicó un informe elaborado por la consultora Oliver Wyman que establecía que el Reino Unido recibía el 21% de las exportaciones de automoción de la Comunitat Valenciana y lo cuantificaba en 1.600 millones de euros. Sin embargo, se trata de una cifra que no hemos podido cotejar con nuestros asociados. Es un informe independiente del que hemos tenido conocimiento por la prensa.

– Desde la Unión Europea se insta a los negociadores a que aseguren un acuerdo urgente que ofrezca tarifas cero, reglas de origen modernas y evite diferentes regulaciones en cada país. ¿Las reclamaciones de Avia van también por esta línea?

Las reglas del juego para el brexit se decidieron entre las dos partes hace un tiempo. Sin embargo, el primer ministro, Boris Johnson, ha declarado que no le importará una salida abrupta. Esto será perjudicial para todos. En el caso de la Comunitat Valenciana debemos asegurar que nuestros productos no contarán con trabas. Sin embargo, es importante destacar que los aranceles perjudicarán también a los consumidores británicos que verán cómo se encarecen determinados productos. Y no solo de gastronomía que tanto valoran como el vino o el jamón… también productos como los vehículos, ya que muchos componentes de coches que se montan en el Reino Unido, viajan desde la Europa continental y desde la Comunitat Valenciana.  ¿Tienen capacidad las empresas británicas para montar fábricas de componentes que sustituyan las importaciones valencianas y españolas?


“Es necesario que los equipos se adecúen a las fluctuaciones de la demanda que, seguro, se van a producir”

Por otro lado, esos aranceles también serán de los productos británicos hacia Europa y reducirán sus ventas en el continente. En todos los casos, todos saldremos perjudicados.

– Si no se llegara a un acuerdo, los aranceles podrían ser del 10% para automóviles y del 20% para camionetas. ¿Cómo puede afectar esta situación a la Comunitat?

Como ya he comentado, estos precios repercutirán en el producto final y hay que ver si, en la situación actual, de incertidumbre económica, el mercado, es decir los consumidores aceptarán pagar ese incremento. Sobre todo teniendo en cuenta que hay una gran oferta de productos.

– Por último, ¿qué previsiones tiene el sector para el último trimestre del año?

Desde luego este año va a ser muy complicado y con resultados negativos. Tras la primera caída producida en el primer semestre y que auguraba descensos medios de producción y de facturación de entre el 30 y el 50%, por los datos que nos pasan nuestros asociados, creemos que las previsiones se quedarán en un 20% por debajo del 2019.

El empleo, por ahora, se mantiene gracias a los ERTE. Es cierto que tenemos cerca de 500 empleados afectados por ERE, pero sobre un total de 30.000 personas que trabajan en el sector.

Otro dato alentador es que el plan de ayudas al automóvil está siendo efectivo y se está notando una mejoría en las ventas. No obstante, queremos ser prudentes porque se avecinan meses de incertidumbre y donde las empresas tendrán que acudir a herramientas que flexibilicen sus equipos. Es necesario que se adecúen a las fluctuaciones de la demanda que, seguro, se van a producir.

Suscríbete a nuestra newsletter