comprar viagra 50 on line se toma una viagra para follarse a sus amigas comprar viagra normon compra de viagra contrareembolso

Crisis del coronavirus

Radar Covid empezaría a ser efectiva en la Comunitat con 1,6 millones de descargas

Critica Vicent Botti, director de VRAIN, que "no debería ser decisión únicamente de los individuos si informan o no informan de que han sido contagiados al sistema"

Un usuario descarga la aplicación móvil Radar COVID. EFE/ Cati Cladera/Archivo.

Las aplicaciones de rastreo como la desarrollada por el Gobierno de España, Radar Covid, no son efectivas si no alcanzan a un número significativo de la población. Así lo explica Vicent Botti, director del Instituto VRAIN de la UPV. Señala el experto de la Universitat Politècnica de València que “según los estudios es preciso entre un 60 y un 70 %” de descargas para que la app resulte efectiva. “Si llegásemos a un 40-50% de la población empezarían a detectarse bastantes casos de contactos”, apunta Botti, quien puntualiza que la aplicación siempre se ha de entender como complemento de la actividad desarrollada por los rastreadores, “nunca como sustitutivo”.

Según los porcentajes manejados por el director de VRAIN, en la Comunitat Valenciana, si tenemos en cuenta solo a la población mayor de 18 años (4.135.870 personas), deberían descargársela más de 1,6 millones de personas para empezar a obtener resultados significativos y alrededor de 2,5 millones de personas para llegar al requerido 60 % de la población. Como ha asegurado esta semana la consellera de Sanidad, Ana Barceló, la Generalitat empezará a probar durante los próximos días el funcionamiento de la aplicación (“app”) móvil de rastreo Radar COVID desarrollada por el Gobierno, antes de implantarla en la Comunitat Valenciana.

Barceló explicó que han estado trabajando con el Ministerio para resolver “algunas cuestiones de carácter técnico”, relacionadas con el mensaje que debe de transmitirse a una persona que la que salta el código de que ha estado en contacto con alguna persona que ha dado positivo. Señaló que una vez resueltas esas cuestiones técnicas, han descargado los primeros 100 códigos, y van a empezar a asignarlos y “a ver, durante unos días, cómo funcionan y cómo interfieren o complementan el trabajo que se está llevando a cabo por parte de las personas que tienen encomendado el rastreo y seguimiento de los contactos”.

Por su parte, según apuntaba ayer la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, la aplicación de rastreo de contagios Radar Covid ha superado los cuatro millones de descargas y ya está en 13 comunidades autónomas. Indicó que esta semana van a poder conectarse la mayor parte de las regiones que faltan, y ha apuntado que “con un 20 % de la población de nuestro país con la aplicación se consigue frenar la pandemia un 30 %”. También señaló que se trabaja con la CEOE para que las empresas adopten esta herramienta.

De acuerdo a los porcentajes a los que apunta Botti, en España sería preciso que 15,6 millones de personas se instalaran la app para que está mostrará resultados significativos y más de 23 millones para estar por encima del 60 % de la población española (39.006.054 personas mayores de 18 años).

¿Cómo funciona Radar Covid?

Según el Gobierno de España, Radar Covid sigue los estándares técnicos “más garantistas con la privacidad de los usuarios en cumplimiento de todas las recomendaciones elaboradas por la Comisión Europea en este sentido”. De esta forma, ningún usuario puede ser identificado o localizado porque no hay dato alguno registrado y porque todo el proceso se desarrolla en su teléfono sin salir hacia ningún servidor.

Tanto el uso de la app como la comunicación de un posible contagio serán siempre voluntarios. La aplicación utiliza la conexión Bluetooth del terminal, a través de la cual los móviles emiten y observan identificadores anónimos de otros teléfonos que cambian periódicamente. Cuando dos terminales han estado próximos durante 15 minutos o más a dos metros o menos de distancia ambos guardan el identificador anónimo emitido por el otro.

Si algún usuario fuera diagnosticado positivo de COVID-19 tras realizarse un test PCR, decidiría si dar su consentimiento para que, a través del sistema de salud, se pueda enviar una notificación anónima. De esta forma, los móviles que hubieran estado en contacto con el paciente recibirían un aviso sobre el riesgo de posible contagio y se facilitarían instrucciones sobre cómo proceder. Al no solicitarse datos de ningún tipo, es imposible identificar o localizar de forma alguna a ningún usuario.

Críticas a la aplicación

Para el director de VRAIN, Vicent Botti, la aplicación tiene dos criticas fundamentales. En primer lugar, señala Botti la dependencia tecnológica de España y de Europa respecto a Google y Apple. “Sin estas dos empresas no puede funcionar la app y si decidieran cerrar el grifo la aplicación dejaría de funcionar”, expone. En segundo lugar, crítica que son los usuarios los que deciden si informar de su contagio a través de la app. “No debería ser decisión únicamente de los individuos si informan o no informan de que han sido contagiados al sistema cuando la autoridad sanitaria ya tiene esa información puesto que han dado positivo”, apunta el director de VRAIN quien señala que todo es “en aras de la privacidad”.

“Los políticos no se atreven a tomar decisiones impopulares”, señala Botti quien como ya explicó a Economía 3, con la información de las principales operadoras de telefonía móvil de España se podría rastrear la mayoría de los casos de coronavirus y ayudar a los rastreadores. “El 99 % de la población ya ha renunciado a su privacidad con aplicaciones como Maps al autorizar el uso de la geolocalización”, expone el director de VRAIN quien señala que sería mejor que la información estuviera en manos de las autoridades sanitarias para combatir a la pandemia. “Se trata de temas de salud y si no vamos todos juntos, nos va a costar mucho remontar la situación actual”, concluye Vicent Botti.

Suscríbete a nuestra newsletter