Asamblea General Ordinaria

Expertos de AEFA reclaman la tarjeta sanitaria única e impulsar la digitalización

Consideran que no vulneraría la confidencialidad de los pacientes y piden aumentar el presupuesto en prevención

Archivado en: 

Expertos de la Asociación de Empresas Familiares de Alicante (AEFA) reclamaron una tarjeta sanitaria única para los centros de salud públicos y privados, así como impulsar la digitalización, como algunas medidas de prevención, ante crisis sanitarias como la producida por la COVID-19. Al mismo tiempo, destacaron la importancia de la organización de equipos y la sección de recursos humanos en la situación actual.

En concreto, durante la Asamblea General Ordinaria de la asociación del jueves, tuvo lugar la mesa redonda ‘La pandemia COVID-19. Un análisis económico y de salud pública’. En ella participaron Alberto Giménez, presidente de Grupo Casaverde y presidente de la Fundación Economía y Salud; Nuria Pastor, directora general en Grupo Esoc y presidenta de la Asociación Empresarial de Servicios de Prevención Ajenos (Serprecova); Félix Gutiérrez, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario de Elche; y César Quintanilla, director general de Laboratorios Qpharma.

El doctor Gutiérrez se centró en la parte sanitaria y destacó la necesidad de implantar estrategias de detección, combinadas con estrategias de protección universal. Además, apuntó que la sociedad no es consciente de los avances sanitarios y de las medidas para evitar la propagación, basadas en evidencias científicas. Así, aunque admitió que aún hay incertidumbre, subrayó que los tratamientos han mejorado y las perspectivas de recuperación son mayores.


Gutiérrez reclamó un buen sistema de rastreo y Giménez criticó la falta de coordinación entre administraciones

Respecto a la vacuna, indicó que si en los ensayos en fase 3 se demuestra que son lo suficientemente seguras y eficaces, “pueden ser herramienta fundamentales a medio plazo para combatir la pandemia”. Sin embargo, lamentó que había cosas que habían fallado, como la atención fuera de hospitales -como residencias- a personas enfermas o la falta de “un buen sistema de rastreo, identificación y detección precoz de casos”. Además, indicó que hubiera sido más acertado combinar medidas coercitivas con otras educativas, de concienciación social, para evitar contagios.

Por su parte, Giménez criticó la falta de coordinación entre administraciones y consideró que se ha puesto de manifiesto la necesidad de la telemedicina, al tiempo que reclamó un mayor presupuesto en prevención, haciendo mención a los fondos europeos que llegarán a España. “Hay que convencer -las organizaciones empresariales- a los políticos asignados a determinar los destinos del dinero europeo, cómo deben hacerlo”, expresó. Además, afirmó que, con una buena política de recursos humanos, en la que las personas se identifiquen con el proyecto, “los empleados responden”.

Pastor, por su lado, resaltó la importancia de la prevención y pidió que no existiera desconexión entre la salud pública y la privada. “Llevamos años pidiendo poder compartir la información. Accedemos al Sistema Nacional de Salud, pero solo para volcar información; es unidireccional, no tenemos feedback, lo que provoca problemas como la repetición de pruebas”, critica.


Pastor exigió compartir información entre sanidad pública y privada y Quintanilla pidió dejar algunas normas en “standby” en épocas de crisis

“La gran reivindicación es la tarjeta sanitaria única, pero la tiran para atrás con el argumento de la privacidad de datos. Creo que va a acabar cayendo por su propio peso, porque quienes transmiten la información son igual de profesionales. Además, los sistemas cada vez van a ir mejorando y se podrá rastrear qué se está haciendo con los datos. Es fundamental para una prevención eficaz y para ahorrar costes”, aseguró.

Además, señaló que es necesario que los empresarios también estén formados e innoven, pensando en lo que puede venir e indicó que, actualmente, es muy importante la organización de equipos, para evitar contactos estrechos, y que las personas fundamentales no coincidan.

En la misma línea, Quintanilla coincidió en que es posible tener toda la información de los pacientes sin vulnerar la confidencialidad y destacó la importancia de la prevención. Al mismo tiempo, valoró la labor de los farmacéuticos durante el confinamiento. Por otro lado, ante la nueva legislación en relación al teletrabajo y a los fichajes, criticó que “no tiene sentido que esas normas no entren en standby en épocas de crisis”.

Suscríbete a nuestra newsletter