Cine Festival

El nuevo cine argelino alza su grito de protesta en la Mostra de València

El ciclo también echará la vista atrás para poner en contexto la historia reciente de Argelia y recuperará la versión restaurada de "La batalla de Argel"

El festival Mostra de València-Cinema del Mediterrani, que se celebra del 22 de octubre al 1 de noviembre del 2020, propone con el ciclo “Les batalles d’Algèria” fijar la mirada en un país en plena ebullición, cuyo cine llama a la acción política y alza su grito de protesta.

El director artístico del festival, Eduardo Guillot, ha recordado que otros años han puesto el foco en la nueva ficción palestina o las cineastas egipcias contemporáneas, y esta edición toman “el pulso a la situación actual en Argelia, a través de una serie de títulos de producción reciente que demuestran una vez más el compromiso de la Mostra con el cine de los países árabes”.

Según han recordado en un comunicado, tras conseguir en 2019 la dimisión del presidente Buteflika, en Argelia continúan las protestas para que el actual aparato gubernamental abandone el poder.

Es el Hirak (movimiento, en árabe), una ola pacífica que ha tomado las calles y de la que forman parte cineastas y documentalistas del país, que están retratando en sus obras lo que sucede a su alrededor, con el cine como herramienta para retratar la lacra de la corrupción y la desigualdad y lograr llegar a un público más numeroso.

La llamada “Revolución de las sonrisas” alteró Argelia de tal modo que el cineasta Karim Aïnouz abandonó su idea de realizar una película sobre su padre para salir a las calles y documentar las protestas no violentas, en las que encontró a la activisa Nardjes Asli, que lucha por hacer oír su voz a través de la resistencia creativa.

La cámara de un móvil inteligente sortea las prohibición de filmar las manifestaciones y la acompaña por las calles el 8 de marzo de 2019, Día Internacional de la Mujer, mientras camina y canta con los demás manifestantes, adentrándonos de manera inmersiva en la experiencia de compartir la jornada con ella.

El impactante resultado lleva por título “Nardjes A. A Day in the Life of an Algerian Protester”, que tuvo su estreno mundial en la Berlinale 2020, el último festival internacional que se celebró con normalidad antes de la pandemia mundial, y se verá por primera vez en España en el marco de la Mostra de València.

Tampoco ha sido proyectada en nuestro país y lo hará en València “Let Them All Go“, donde la cineasta argelino-canadiense Sara Nacer conduce hasta los orígenes del histórico movimiento de respuesta popular. Además de mostrar imágenes de las protestas, el film contextualiza la revolución a nivel social y político dando la palabra a diferentes activistas y ciudadanos, descubriendo al espectador a una generación que quiere construir su país de otra manera.

El ciclo incluye “Les Bienheureux”, ópera prima de la cineasta Sofia Djama, que formó parte del jurado de la Mostra en 2019 y que propone un retrato inquietante de los argelinos que viven los efectos de la guerra civil y muestra cómo el conflicto bélico ha transformado las expectativas o incluso influenciado las prioridades de un pueblo inerte y bloqueado a día de hoy. “En attendant les hirondelles”, del realizador Karim Moussaoui, es otra de las propuestas, centrada en tres historias protagonizadas por un nuevo rico, una joven y un neurólogo muy ambicioso, que sirven para reflexionar sobre el pasado y el presente de Argelia, con tres territorios, tres generaciones y tres clases sociales.

El ciclo también echará la vista atrás para poner en contexto la historia reciente de Argelia y recuperará la versión restaurada de “La batalla de Argel”, obra maestra del director italiano Gillo Pontecorvo, que tuvo tres nominaciones a los Oscar y el León de Oro en la Mostra de Venecia. Supone el mejor documento fílmico sobre la guerra de Argelia y la culminación de su independencia de Francia, poniendo así fin a la fase colonial de su historia.

Se trata de un film de impactante vigencia, rodado íntegramente en Argelia y protagonizado por Yacef Saadi, personaje fundamental en la movilización argelina revolucionaria, con banda sonora de Ennio Morricone.
Fue rodada en 1966, pero estuvo prohibida en Francia hasta 1971, mientras que en España fue censurada por el entonces ministro Manuel Fraga y no llegó a los cines hasta 1978. Hoy está considerada un clásico del cine político.

Suscríbete a nuestra newsletter