Impacto de la crisis

Junio cierra el segundo peor trimestre en la compraventa de viviendas del quindenio

Las firmas de hipotecas se frenan y registra el peor dato de los últimos tres meses en la región con 2.284

Fuente: Colegio Registradores Comunitat Valenciana

Nadie esperaba datos positivos, ni mucho menos. Muy al contrario, el reto era conocer en qué grado había afectado la pandemia a la compraventa de viviendas. Los datos de junio ofrecidos por el Colegio de Registradores dejaron a la Comunitat Valenciana ante el segundo peor trimestre de los últimos quince años.

El avance facilitado por los registradores valencianos dibujaron un panorama negativo: la compraventa de viviendas cayó un 43’2% en junio respecto al mismo mes del año anterior. La región oficializó 3.315 transacciones frente a las 4.978 del ejercicio anterior. Sin embargo, respecto a mayo – 2.654 viviendas- ha supuesto una leve recuperación.

La autonomía valenciana estuvo dentro de la tónica general, pues todas las comunidades cerraron junio en negativo. No obstante, la importancia del sector en la economía se aprecia por hechos como una mayor dependencia. Así la región donde más caen este tipo de operaciones, situándose por delante de Canarias y Ceuta, y diez puntos por encima de la caída media nacional (-33’4%). En España, pasamos de 40.000 operaciones en junio de 2019 a las 26.240 de este año.

compraventa-vivienda-junio

Fuente: Colegio Registradores Comunidad Valenciana

Si atendemos al número total de compraventas (todo tipo de inmuebles, no solo viviendas), la caída en la CV es algo menor, un -37’9% (6.629 operaciones). En este caso, la Comunitat registra el quinto peor resultado tras Ceuta, Aragón, Madrid y Canarias, con todas las comunidades en negativo.

A pesar de estos números, en España comienza a invertirse la curva, al reflejar junio un descenso menor que en meses anteriores. Así por ejemplo, la caída es más moderada que la registrada en mayo (pasamos de un descenso superior al 50% a uno del 33’4%), aunque ligeramente superior a la apuntada en abril. En el caso de la Comunitat Valenciana, la compraventa de viviendas cae 20 puntos menos que en mayo (de 63’7% a 43’2% en junio), mientras en el total de inmuebles baja 22 puntos menos (de 59% a 37’9%).

Las 3.598 hipotecas constituidas en Comunitat Valenciana mediante su inscripción en el registro durante el mes de junio representan una caída del 27’7% en relación a junio de 2019. Un resultado notablemente superior al registrado en España, donde la media refleja un descenso por debajo del 10%. La región valenciana es la cuarta que mayor contracción experimenta en este apartado, tras Navarra, Ceuta y Aragón.


Hay que remontarse al cuarto trimestre de 2011 para recoger un peor dato en la Comunitat Valenciana: 9.660 transacciones de viviendas


Si nos fijamos tan solo en las hipotecas sobre vivienda, la diferencia con la media nacional es similar. Mientras España cae de media un -11’2%, la Comunitat Valenciana –con 2.284 inscripciones– lo hace a un ritmo de -35’8%, registrando el mayor descenso.

En general, el impacto del estado de alarma sobre las hipotecas está siendo mucho más moderado que en las compraventas. En España pasamos de más de 40.000 hipotecas en junio de 2019 a 36.000 ahora. Solo en hipotecas sobre viviendas, caemos desde las 29.000 operaciones a las 25.574 de este pasado mes de junio.

El histórico trimestral

El Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España dispone de serie estadística trimestral desde 2005 y sólo en el cuarto trimestre de 2011, la Comunitat Valenciana recogió un peor dato: 9.660 transacciones, de las cuales 1.213 fueron en Castellón; 4.666, en Alicante y 3.781 en la provincia de Alicante.

Lo que sí se puede confirmar es que estamos ante el segundo peor trimestre del quindenio. Las 9.890 transacciones de viviendas superan en 230 aquel complicado año donde la burbuja ya había explosionado y las entidades financieras vivían su propio vía crucis. Ese mismo 2011, en el segundo trimestre, la Comunidad Valenciana contabilizó 11.415 viviendas, un 15 % más que en el actual periodo de 2020.

Al tratarse de un avance, el Colegio ha publicado sólo los datos y falta el análisis. No obstante, la paralización de la actividad apunta directamente al grave perjuicio que ha sufrido la provincia de Alicante con la compraventa de vivienda a extranjeros.

En el último informe presentado por Ineca, el Instituto analizó los datos del primer trimestre. La provincia alicantina registró una caída del 69,9 % en la venta de inmuebles realizadas por extranjeros residentes en España. Este recorte “muy importante” tiene varios significados. El primero es que el descenso fue excepcionalmente extraordinario respecto a la media española que se situó en el 48,4%.

En datos, Ineca indica que la provincia pasó de las 4.668 operaciones del primer trimestre del 2019 a las actuales 1.404, es decir, una rebaja de 3.264 viviendas menos. No obstante, el director de Estudios de Ineca, Francis Llopis, apuntó a que “esta contracción de las operaciones con extranjeros residentes es superior incluso a las anotadas en la anterior crisis, cuando a pesar de acumular varios trimestres consecutivos con variaciones negativas, éstas se quedaron en la horquilla del 50% al 60%”.

Entre las causas, no solo estaba la pandemia, sino el brexit. Esta segunda incertidumbre sigue presente, aunque parece que se nos ha olvidado por una crisis sanitaria que sigue activa y que ha vuelto a despertar preocupación en Europa a tenor del aumento de positivos.

 

Suscríbete a nuestra newsletter