Caixa Popular lanza una especialidad para ser la entidad de las instituciones religiosas

Aunque la entidad ya venía trabajando con instituciones religiosas como Cáritas, hasta ahora no se había estructurado como una línea de negocio con un marco de productos específicos y una persona responsable

Alicia Soler, responsable de Instituciones Religiosas en Caixa Popular

En los últimos meses, la banca cooperativa Caixa Popular ha puesto en marcha una nueva especialidad de negocio, cuya responsable es Alicia Soler, con el objetivo de lograr ser la entidad preferida por las instituciones religiosas, un perímetro que abarca parroquias, colegios católicos, universidades, entidades vinculadas a la iglesia, etc.

El proyecto no parte de cero, explica Alicia Soler a Economía 3: “No es que haya surgido de la nada, ya que desde nuestros inicios por nuestra vocación social ya veníamos manteniendo relación con muchas entidades sociales y religiosas, si bien es cierto que hasta ahora no se había trabajado y estructurado como una línea de negocio con un marco de productos específicos pensados para ellas”.

  • ¿Cómo llegáis a planteároslo?
  • A partir de identificar unos valores compartidos entre Caixa Popular y las instituciones religiosas, pensamos en construir y potenciar una relación beneficiosa para ambas partes. Los valores que como entidad tenemos, una banca cooperativa social y diferente donde la persona es el centro, pensamos que convergen con algunos valores compartidos con las instituciones religiosas. Fue hace dos o tres años a través de unas jornadas estratégicas donde vimos que teníamos un momento de oportunidad.
  • ¿Por qué esa oportunidad?
  • Vimos que nuestro modelo de valores y de gestión ética podía ser atractivo, además somos una de las pocas entidades realmente valencianas que quedábamos en el mercado, y nos vimos animados también por la desaparición de algunas entidades financieras con las que históricamente venían trabajando las instituciones religiosas.
  • ¿Y poco a poco habéis orquestado la especialidad?
  • Hace ya un año que empezamos a organizar, estructurar y visibilizar esas relaciones que teníamos, junto a un porfolio de productos y servicios adhoc para ellas, y siendo que la acogida por parte de las instituciones religiosas está siendo muy buena –al valorar mucho que el centro de nuestra banca sea la persona y el trato diferenciador que ofrecemos–, este año ya se ha decidido  convertirlo en una especialidad de negocio, con un especialista responsable de impulsar el segmento, en este caso, yo misma.
  • Hay interés por trabajar con entidades valencianas pegadas realmente al terreno…
  • Sí, y además pensamos que este proyecto también puede ser un catalizador para nuestra visión como empresa focalizado en ser la entidad con mayor implicación e impacto social. En la medida que las instituciones religiosas tienen ese carácter social estamos alineados y compartimos valores que además pensamos que son universales (justicia, solidaridad, igualdad, ética, integridad…)
  • Lleváis acabo muchos proyectos que contribuyen a dinamizar y mejorar la sociedad valenciana, con especial relevancia en aquellos que ayudan a empoderar a la mujer, fortalecer el tejido comercial y empresarial, así como el deporte y la cultura valenciana…
  • Sí y todo ello desde la perspectiva de banca de proximidad, muy centrada en los clientes y sus necesidades. Podemos atender muy bien a las parroquias en barrios o poblaciones en las que estamos ubicados, sabemos de sus especificidades y de su actual situación. Entendemos que no son una ” empresa al uso”, como suelen tratarlos en el resto de entidades, aspecto que junto con nuestra atención próxima hace que su valoración sea muy positiva.
  • ¿Y el mundo educativo?
  • Tenemos una amplia experiencia dentro del sector educativo cooperativo,​ al cual venimos acompañando desde hace muchas décadas, tanto en lo que se refiere a proyectos importantes de financiación de colegios y universidades, como en momentos de dificultad al respecto del pago de conciertos educativos, en definitiva adaptando nuestra oferta de productos, servicios y asesoramiento en la evolución que está teniendo el sector; por tanto es un sector que conocemos muy bien y  podemos extrapolar a colegios vinculados a instituciones religiosas todo nuestro know how.
  • ¿Qué tipo de productos estáis ofreciéndoles?
  • Ofrecemos condiciones especiales de financiación pero también hemos visto cómo en las parroquias la pandemia ha generado nuevas necesidades en servicios que no se venían utilizando hasta ahora, como el cepillo digital, donativos online; en el tema de los colegios un catálogo digital para facilitar las matrículas, las compras de uniformes y libros, financiación también para másteres en las universidades, en inversión patrimonial ofrecemos fondos ISR coherentes con el ideario cristiano, a través de Cáritas Diocesana se entregarán tarjetas prepago a las personas que acompaña, etc. en definitiva productos y servicios muy adaptados a las necesidades de cada colectivo.
  • ¿Qué expectativas tenéis, alguna previsión en cuanto a nuevos clientes?
  • Las expectativas son altas, pensamos que el perímetro de negocio y los resultados que aportará esta línea a la cuenta de explotación de la entidad merecen la pena montar esta estructura. Apostamos por esta línea de negocio a largo plazo, como lo hacemos con todas las relaciones que iniciamos en Caixa Popular, basadas en la confianza.
  • ¿Ya habéis arrancado con alguna firma de convenio?
  • Sí ya hemos firmado alianzas con el Arzobispado de Valencia, con la Asociación de Colegios Católicos, con la Universidad Católica de Valencia, con el CEU San Pablo, con Cáritas, una entidad con la que veníamos manteniendo relaciones históricas, etc.
  • El encaje en el tema de valores es muy grande…
  • Completamente. Solemos decir que cuando el sector financiero habla de valores, suele referirse a otros –haciendo referencia a los bursátiles– pero el modelo que defiende Caixa Popular busca transformar la sociedad, creemos firmemente en la igualdad, apostamos por bandas salariales que se mueven en una horquilla muy próxima, ​somos cooperativa y por tanto distribuimos los beneficios entre todos los socios, además de dedicar una parte importante a contribuir en la sociedad, promovemos la transparencia… Pensamos que si fuéramos una institución religiosa por coherencia apostaríamos por Caixa Popular.
  • También hay que echar la vista atrás y darse cuenta de por qué desapareció buena parte del sistema financiero…
  • Exacto, muchas veces por una mala praxis que primaba más el beneficio económico que la persona.
  • Además de las propias áreas de negocio de la entidad: Empresas, Cooperativas,… ¿qué otras especialidades además de Instituciones Religiosas habéis impulsado?
  • En total quince, además de esta,  Agro, Colegios Profesionales, Autónomos, Economía Social, Asociaciones Empresariales, Dona (mujer), Prescriptores de Negocios, Comercios, Universidades y Centros educativos, Personas mayores, Jóvenes, Familias con algún miembro con discapacidad, Ayuntamientos e Instituciones Públicas y Cliente digital, cada una con su responsable del segmento y objetivos.
Suscríbete a nuestra newsletter