El Consell aprueba el anteproyecto de protección del Palmeral de Elche

La nueva ley busca reducir las amenazas urbanísticas del palmeral, la resolución de la carencia de tutela legal del área declarada patrimonio de la humanidad y la mejora de la definición de los usos sociales y económicos del espacio

Archivado en: 

El pleno del Consell ha dado conformidad a la tramitación del Anteproyecto de Ley de protección y promoción del Palmeral de Elche, a acordar el cumplimiento del trámite de audiencia a las entidades interesadas, a solicitar informe del Consell Jurídic Consultiu y a la elevación posterior del texto para la aprobación como proyecto de ley.

Una vez finalizados estos trámites, el proyecto se trasladará a Les Corts para su debate y tramitación, ha informado la portavoz del Consell, Mónica Oltra, en rueda de prensa.

La nueva ley busca reducir las amenazas urbanísticas del palmeral, la resolución de la carencia de tutela legal del área declarada patrimonio de la humanidad, la mejora de la definición de los usos sociales y económicos del espacio, el reconocimiento de algunos bienes etnológicos vinculados al palmeral y la garantía en la consecución de la sostenibilidad financiera.

La propuesta quiere incidir en la salvaguardia y en la promoción del palmeral en todo su conjunto, conformado por componentes culturales, agrarios y ambientales. En definitiva, pretende conseguir, de acuerdo con la UNESCO, que el patrimonio cultural del palmeral actúe de facilitador del desarrollo sostenible y, concretamente, favorezca el vínculo entre la población y su entorno.

El reconocimiento del Palmeral de Elche como integrante del patrimonio cultural valenciano se inició en los años veinte del siglo pasado, y su protección jurídica efectiva empezó con el Decreto, de 8 de marzo de 1933, del Ministerio de Agricultura, que declaró de interés social la conservación del palmeral, al que siguió, en años posteriores, diferente normativa relativa a la mencionada conservación.

Por lo que respecta a la Generalitat, la Ley 1/1986, de 9 de mayo, regula la tutela del palmeral de Elche y, con su desarrollo normativo, pretende hacer posible una armonización sistemática y efectiva de las regulaciones sectoriales concurrentes, la clave de la cual radicaba en la integración en el órgano encargado de la tutela, el Patronato del Palmeral de Elche, en que se integran representantes de la Administración autonómica, de la Administración municipal y de los cultivadores de palmeras.

Sin embargo, esta ley sufre de “descoordinación” respecto del régimen de tutela de los bienes inmuebles de interés cultural, categoría en que quedó adscrito en aplicación de la Ley 16/1985, del patrimonio histórico español.

Por otro lado, a juicio del Consell, la inscripción del Palmeral de Elche en la Lista del patrimonio mundial de la UNESCO, en el año 2000, ha puesto de manifiesto la necesidad de impulsar un nuevo texto legal que garantice la aplicación de un régimen de protección homologable al que la Ley de patrimonio cultural valenciano otorga a los bienes de interés cultural y que se corresponda con los valores excepcionales reconocidos en la declaración de la UNESCO.

El anteproyecto hace una declaración de los bienes de interés culturales que integran el palmeral: se declaran, sin perjuicio, en su caso, de la publicación de los correspondientes decretos, como bien inmueble de interés cultural, con la categoría de espacio etnológico, los huertos de palmeras inscritos en la Lista de la UNESCO, con el correspondiente entorno de protección; como bien de interés cultural el oficio de ‘palmerer’ o ‘palmerera’ y la artesanía de la palma blanca históricamente vinculada al palmeral, y como bienes inmuebles de relevancia local, con la categoría de espacio etnológico de interés local, el resto de huertos, grupos de palmeras y palmeras diseminadas ubicadas en el entorno.

También regula la definición, composición y funciones de los órganos de gestión del palmeral: el Patronato, máximo órgano de representación institucional y dependiente orgánica y funcionalmente de la conselleria con competencias en materia de cultura y integrado, en la forma que se especifica, por representantes de las administraciones autonómica y municipal y representantes de los cultivadores, ‘palmerers’, artesanos y otras entidades relacionadas.

Asimismo, regula el registro del palmeral de Elche, que se crea con el objetivo de identificar, localizar e inscribir los bienes objeto de protección al amparo de la ley y también establece un régimen sancionador en relación a actuaciones realizadas en el palmeral: infracciones, sanciones y prescripciones.

Entre las disposiciones adicionales se incluye la declaración como bien de interés cultural de otros bienes vinculados al palmeral (como la acequia mayor del pantano de Elche y el archivo histórico de la comunidad de propietarios de esta acequia), la intención de promocionar la adopción de la denominación de origen palma blanca de Elche y el compromiso de las administraciones implicadas en la financiación del Patronato del Palmeral de Elche.

Suscríbete a nuestra newsletter