Cooperativismo agrícola

Sergio Ortíz preside la nueva etapa de Benihort que apuesta por su expansión

La cooperativa benicarlanda ha incorporado ya a socios de Tarragona y cerró 2019 con unas ventas de 45 millones, de ellos 32 facturados en el área de cítricos

Línea de trabajo de la Cooperativa Benihort./Benihort.Denis Gallén

El Consejo Rector de la Cooperativa Agrícola San Isidro de Benicarló, Benihort, tiene nuevo presidente tras acceder al cargo Sergio Ortiz que releva a Vicent París  y que permanecerá al frente de este referente del cooperativismo de la Comunitat Valenciana hasta 2024. Su llegada al cargo coincide con el proyecto expansivo de la entidad que ya ha incorporado a nuevos socios de la vecina Tarragona, primero de los pasos en la estrategia para los próximos años.

Tras su designación por la Asamblea General, Ortíz indicó que afronta “esta nueva etapa con mucha ilusión, ya que representar una entidad como Benihort es un gran reto. Mi deseo es seguir trabajando por el beneficio de todos los socios y socias de nuestra cooperativa, de la mano del gerente y el equipo directivo y técnico y continuar haciendo crecer nuestra empresa”.

Sergio Ortiz

La cooperativa benicarlanda cuenta con 1.800 asociados y tiene una plantilla de 250 personas a los que, en temporada se suman otros 450 empleados. En su balance del ejercicio 2019, el gerente Guillermo Edo informó a los socios que en un año de “luces y sombras”, prólogo de la crisis sanitaria, la Cooperativa comercializó 72.000 toneladas de productos hortofrutícolas, un 5,75% más que en 2018.

El informe-balance indica que la facturación del área de cítricos fue de 32 millones, con un crecimiento de un 3 por ciento, pese a la mala campaña. Datos que mejorarán en el próximo balance, habida cuenta de que este 2020 la campaña mejoró, de acuerdo a las perspectivas. Asimismo, en 2019 las venas alcanzaron los 45 millones de euros.

Los nuevos socios tarraconenses incorporados a Benihort aportarán un 10% de la producción de naranjas y clementinas de la cooperativa que suponen unos 42,5 millones de kilos. En todo caso, es un primer paso para operar fuera de los límites geográficos de la Comunitat Valenciana.

Suscríbete a nuestra newsletter