Oltra descarta PCR cada 15 días en las residencias y pide no estigmatizar el ocio

Considera que es una foto fija que si sale negativa puede inducir a "bajar la guardia" en las medidas de seguridad y señala que la mejor protección es el uso permanente de EPI

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra ha señalado en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell que las residencias de mayores “están preparadas” desde el punto de vista del material y de las instrucciones para atender este verano la situación de la pandemia de coronavirus.

Además ha avanzado que la semana que viene se publicará la resolución mediante la que se hace “más restrictiva” la fase 3 en las residencias de mayores, donde no se va a avanzar a la fase de nueva normalidad.

Oltra ha indicado que, finalmente se ha visto que a este virus “le gustan todos los climas” y no ha bajado la intensidad de los contagios con la subida de temperaturas por lo que las residencias de mayores no avanzarán a la fase de nueva normalidad, “y todo el sector lo entiende y lo comparte”.

Ha señalado que el lunes se acabará de repartir en toda la red de residencias de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas el envío para garantizar que disponen de material de protección para todo el verano, y ha explicado que se está ultimando un protocolo en la red residencial de servicios sociales, que se ha elaborado junto a la Conselleria de Sanidad por técnicos de ambos departamentos.

Respecto a quienes piden que se hagan en estos centros pruebas PCR cada quince días, Oltra ha señalado que “no se aconseja desde el punto de vista técnico”, porque la PCR “es una foto fija” que puede “llevar a relajar las medidas de protección individual”.

Un trabajador puede dar hoy negativo y dentro de tres días dar positivo, pero si sale negativa puede inducir a “bajar la guardia” en las medidas de seguridad.

Según ha señalado, “es mucho más seguro” que todo el personal y en su caso los usuarios que lo necesiten utilicen el material de protección, ya que “la mejor protección es el uso permanente” de mascarillas, batas y protecciones frontales, pues el virus “no entra por las ventanas”, sino que las personas son las portadoras.

En el caso de las pruebas a los residentes, ha destacado que en su mayoría son personas mayores, con la salud deteriorada e insuficiencia respiratoria, y la prueba es “muy invasiva y muy incómoda”, y a veces incluso es difícil inmovilizarlos para tomar la muestra.

“Hacer pruebas cada 15 días si no son necesarias es un encarnizamiento que se ha de evitar” a los mayores, ha indicado la consellera, quien ha pedido “ponerse en la piel” de los ancianos que están en las residencias.

El ocio en todas sus variantes

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra ha señalado que el Ejecutivo valenciano no ha fijado una posición sobre las actuaciones futuras que se pueden adoptar en el ocio, pero ha insistido en que “cualquier actividad, sea diurna, nocturna, de ocio, laboral o de la naturaleza que sea, ha de ser compatible con el cumplimiento de las normas de seguridad”.

Para la vicepresidenta, hay que ver si actividades concretas son compatibles con esas normas, “y a lo mejor algunas actividades se han de transformar”, pero “no necesariamente” se trata de “cerrar”, porque esto no es o “blanco o negro”.

Además ha pedido no “estigmatizar” ni las actividades ni los colectivos de edad y ha apelado a la responsabilidad individual para cuidarse cada uno y “cuidar al resto”.

Suscríbete a nuestra newsletter