Mazazo al turismo valenciano

Continúan las protestas en la Comunitat para acabar con la cuarentena británica

Hosbec informa que esta medida provocará que los hoteles de Benidorm la Costa Blanca pierdan 200 millones solo entre agosto y septiembre

Las protestas contra la cuarentena británica continúan haciéndose eco por toda la Comunitat Valenciana. En esta ocasión, las asociaciones británicas de comerciantes de la costa de Orihuela han calificado de “erronea” la decisión del gobierno del Reino Unido. igualmente, Conhostur se ha sumado a las medidas solicitadas para que los aeropuertos de la Comunitat formen parte de los corredores seguros y ha destacado el esfuerzo que han hecho los empresarios para adaptarse a las normas de seguridad e higiene que requiere la COVID-19.

Mientras que Nuria Montes, secretaria general de Hosbec ha subrayado que esta medida provocará que los hoteles de Benidorm y la Costa Blanca pierdan 200 millones de euros solo entre agosto y septiembre.

Asi, las asociaciones británicas de comerciantes de la costa de Orihuela se han movilizado para apoyar a la Generalitat Valenciana en la petición de que la Comunitat quede exenta de la obligada cuarentena aprobada por el Gobierno del Reino Unido.

Para ello, se han aliado con la Cámara de Comercio de Orihuela en una iniciativa en la que están tratando de ponerse en contacto con el embajador de Reino Unido en España, Hugh Elliot, para transmitirle su postura, según ha confirmado a EFE el secretario de la entidad cameral oriolana, Pedro Mancebo.

Mancebo ha asegurado que los comerciantes británicos “están molestos” con la decisión del primer ministro británico, Boris Johnson, ya que para ellos “es prioritario recibir a los visitantes estacionales” para reflotar su economía. “Están agobiados e indignados”, ha declarado.

También ha añadido que las restricciones preventivas son quizá correctas “desde el punto de vista sanitario” pero que “deberían compatibilizarse desde el punto de vista económico con la apertura de negocios” ya que “todos los comerciantes británicos de Orihuela Costa cumplen estrictamente con las medidas sanitarias dictaminadas por el Gobierno español”.

El secretario de la Cámara ha defendido que “un control de visitantes, con pruebas realizadas en origen”, podría ser un buen sistema para garantizar la prevención de contagios tanto en Reino Unido como en España.

Las principales asociaciones británicas del sector, Orihuela Costa Avanza y Cabo Roig Strip, ya han emitido un comunicado entre sus afiliados.

En el texto han incidido en que “la medida tomada por el Gobierno británico no se basa en a seguridad y en preocupaciones sanitarias” sino que “es política y económicamente conveniente” para el ejecutivo de Johnson.

Han recordado también que el año pasado España recibió a “18 millones de visitantes” procedentes de Reino Unido, que gastaron “casi 18.000 millones de euros”, según sus cálculos.

“Pese a que muchos podrían pensar que es prudente restringir la visita de turistas británicos a España debido a la alta incidencia de contagios en Reino Unido y a las inadecuadas medidas aplicadas por el Gobierno para aplacar la pandemia”, han continuado en el comunicado, “nosotros, como propietarios de negocios, cumplimos con las estrictas normativas cada día y hemos creado un entorno seguro para todos en nuestros establecimientos”.

“Creemos”, han proseguido, “que la cuarentena impuesta a todo el que entre en el Reino Unido desde España es errónea”.

Por ello, finalmente han solicitado  que a los turistas de su nacionalidad se les permita “visitar la Comunidad Valenciana sin que les afecte la regulación de la cuarentena”.

Por su parte, la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana (Conhostur) se ha unido a la preocupación ante la decisión de establecer una cuarentena obligatoria a los turistas británicos  y se ha sumado a las medidas solicitadas para que los aeropuertos de la Comunitat formen parte de los corredores seguros.

Así lo ha manifestado la patronal hostelera en un comunicado, en el que ha destacado el impacto negativo que puede tener esta decisión, que afectará de forma directa al sector del alojamiento y a la restauración, teniendo en cuenta la importancia del turista británico en la Comunitat y su comportamiento una vez llega al destino, ya que también consume en la hostelería, ocio o comercio.

Conhostur se ha sumado a las medidas solicitadas para que los aeropuertos de la Comunitat formen parte de los corredores seguros, y ha reiterado el esfuerzo que se ha realizado desde el ámbito empresarial en la puesta en marcha de todos los protocolos y medidas de prevención para garantizar la salud de clientes y trabajadores.

Además, la patronal ha pedido al gobierno valenciano y al Gobierno de España que se pueda conseguir una solución para flexibilizar esta situación, “para no dar por perdida la temporada con el impacto económico que eso ocasionará a miles de empresas del sector”, han manifestado.

Conhostur representa a 34.000 empresas del sector hostelero y está integrada por la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (Hostelería Valencia), la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Alicante (APEHA) y la Asociación de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur).

Las consecuencias de la medida británica

Los hoteles de Benidorm y del resto de la Costa Blanca alicantina perderán unos 200 millones de euros solo entre agosto y septiembre por la cancelación de turistas procedentes del Reino Unido a causa de la cuarentena impuesta por el Gobierno británico.

En declaraciones a los periodistas, tras asistir a la presentación del plan estratégico del turismo valenciano 2020/25 en Benidorm, la secretaria general de la patronal hotelera (Hosbec), Nuria Montes, ha calculado que la cuarentena se traducirá en unas pérdidas de 150 millones de euros para los establecimientos de Benidorm y de un total de 200 para el conjunto de la Costa Blanca.

Esto es así porque se fulminan entre 200.000 y 300.000 pernoctaciones de británicos que ya estaban prácticamente planificadas entre agosto y septiembre, meses para los cuales “las reservas iban a buen ritmo”.

La polémica cuarentena impuesta por el ejecutivo de Boris Johnson causará la pérdida de medio millón de asientos en los vuelos del aeropuerto de Alicante/Elche y que se acreciente la “cascada de anulaciones” por parte de las aerolíneas “si el Reino Unido no da marcha atrás en su decisión”.

Montes ha apuntado que hasta ahora estaban disponibles el 60% de las camas y que, precisamente por el buen ritmo de las reservas, estaba previsto elevar la tasa al 80% para el 1 de agosto, pero que la cuarentena hará replantear esta cuestión.

De este modo, prevé que el 1 de agosto se queden cerradas el 15% de estas habitaciones que iban a estar disponibles, con lo cual la oferta se situará en 65 de cada cien.

La directiva de Hosbec ha manifestado que el sector confía mucho este año en el mercado nacional, que conoce Benidorm y la Costa Blanca y lo tiene por “un destino de seguridad”.

Suscríbete a nuestra newsletter