Real Estate

T. Puchades prevé la reactivación inmobiliaria de nuevas áreas residenciales

La directora de Avanza Urbana apunta que, en el mercado nacional e internacional, existe una demanda latente y que pide nuevos diseños tras el confinamiento

Imagen del Residencial Gran Canet que prevé construir Insignia Urbana junto a Íbero Capital

El sector inmobiliario también ha experimentado los efectos del coronavirus. La crisis sanitaria ha traído con ella nuevos retos y oportunidades para este sector a pesar del importante impacto económico sufrido.

Tras el letargo de los últimos meses, el inmobiliario empieza a despertarse y a recuperar los ritmos de construcción anteriores a la COVID-19. Todos los expertos coinciden en que esta crisis sanitaria llegó en un momento en el que el sector estaba consolidado y fortalecido, con altos niveles de profesionalidad, compañías poco apalancadas y bajo un sistema financiero solvente y con elevados porcentajes de comercialización.

Por ello, “las perspectivas apuntan a una recuperación razonablemente buena de esta crisis, la velocidad dependerá de la economía y las medidas gubernamentales relativas a la liquidez de las familias y empresas”, señala Teresa Puchades, directora de Avanza Urbana.

Aunque desde el Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España vaticinan un descenso del precio de los inmuebles de entre el 10 y el 15%, Puchades explica que hay que distinguir el comportamiento de la vivienda nueva respecto del resto de inmuebles que sí que pueden experimentar un descenso en precios por la urgencia de venta, no siendo el caso en las nuevas promociones.

teresa-puchadesLa empresaria apunta que, en el mercado nacional e internacional, “existe una demanda que se ha reactivado de forma muy rápida tras la crisis, dado que un 10 % de los españoles estaba buscando vivienda antes de la crisis y, si sus condiciones económicas no han cambiado, van a ser los primeros en volver al mercado. A este hecho se une el reto de dar respuesta a la nuevas necesidades de vivienda surgidas tras el confinamiento, ya que han aparecido nuevos compradores que quieren cambiar de casa al descubrir que la suya no se adapta a nuevas necesidades como el teletrabajo”.

El mercado internacional es el otro foco de reactivación para el sector. En un reciente estudio de la Universidad de Alicante presentado en Provia (Asociación de Promotores Inmobiliarios de la Provincia de Alicante) se señala que los extranjeros residentes encabezan mayoritariamente la lista de compradores de vivienda en la costa mediterránea.

“Esta zona es atractiva para estancias de largo plazo y eso es un valor en alza en la actualidad. Consideramos que, en cuanto se reanuden la actividad y frecuencia de vuelos, el interés de extranjeros por una vivienda de costa se reactivará, así lo vemos ya en los contactos y solicitudes desde las plataformas digitales”, señala la directora de Avanza Urbana.

Precisamente en el litoral valenciano, Insignia Urbana -sociedad en la que participa Avanza Urbana- ha reactivado de la mano de la gestora de inversiones Ibero Capital Management un proyecto en la costa mediterránea: el residencial Gran Canet. Promotora e inversora se lanzan a la construcción de 288 apartamentos dentro del ámbito residencial. Se trata del primer proyecto de conjunto de ambas.

Terrazas y espacios funcionales

El confinamiento ha llevado a muchas personas a replantearse el tipo de vivienda que necesitan al descubrir que sus casas no cubren nuevas necesidades. Las prioridades de los futuros clientes han cambiado, “demandan en una vivienda espacios amplios y polivalentes, terrazas y jardines, adecuación al teletrabajo, luz y respeto con el entorno”, confirma la directora de Avanza Urbana.

Además, las viviendas en la periferia y barrios residenciales empiezan a ganar terreno a los inmuebles en las grandes urbes. Según Puchades, “algunas promociones de la periferia han visto gran interés por su oferta, al igual que los productos de áticos e inmuebles con terraza. La vivienda se tiene que adaptar a estas nuevas necesidades del mercado, por lo tanto, se reactivaran áreas que hasta ahora no estaban siendo tan demandadas y que ofrecen multitud de servicios en localizaciones próximas a las capitales de provincias y con buenas conexiones”.

La digitalización del Real Estate

La crisis sanitaria también ha acelerado la digitalización del Real Estate que llevaba años gestándose, “lo que íbamos a tardar varios años en hacer lo hemos implantado en tres meses, guiados, indiscutiblemente, por la necesidad. La crisis sanitaria ha confirmado el acelerón tecnológico”, sostiene Puchades.

Y es que el sector ya hay empresas que han visto en la transición digital un elemento necesario para la atención al cliente. Cada vez será más habitual atenderlos a través de plataformas que permitan visitar una casa en directo desde el móvil.
“Visitas virtuales, firma digital de contratos, etc. El nuevo reto estará en la forma de comercializar, la venta online y la apuesta por la mejora del producto contribuyendo también, de este modo, a la descarbonización”, concluye Teresa Puchades.

Suscríbete a nuestra newsletter