Revista Economía 3

“Es vital proteger la caja y actuar con rapidez para superar la crisis”

El socio director de Tomarial, Antonio Ballester, y el socio de Legal, Tomás Vázquez Lépinette, abordan los temas claves de esta crisis

Abogados y asesores financieros están apoyando a las empresas para superar la crisis sanitaria. El socio director de Tomarial, Antonio Ballester, y el socio de Legal, Tomás Vázquez Lépinette, exponen su opinión sobre la situación actual.

-¿Qué aconsejan a las empresas para superar esta crisis?
-Antonio Ballester: La crisis actual es diferente a la de 2008: la causa la paralización por medidas sanitarias. El primer consejo para superarla es proteger la caja. La tesorería en estos escenarios es primordial y requiere actuar con rapidez: identificar impactos, cuantificar la exigencia de liquidez a corto plazo y actuar para generarla, medidas “cash-out”, evaluar la solvencia y actualizar planes de contingencia. La caja es a una organización lo que el oxígeno a un submarinista. Y las medidas para protegerla deben ir acompañadas por otras que involucren a los empleados: redistribuyendo tareas y equipos, manteniéndose muy cerca de los clientes a través de nuevos canales de comunicación, con transparencia y empatía.

– La legislación concursal ha cambiado. ¿Qué recomiendan a las empresas con falta de liquidez?
-A.B.: El legislador, con carácter de urgencia, ha introducido una moratoria que permite diferir la solicitud del concurso hasta el 31 de diciembre de 2020. Se supone que así las empresas con dificultades tendrán más tiempo para renegociar sus deudas, refinanciar sus pasivos, insuflar tesorería o alcanzar pactos sin que ningún acreedor pudiera instarles un concurso necesario. No obstante, nuestro consejo es que, si no hay posibilidad de acuerdo de refinanciación con los acreedores, la empresa presente un preconcurso de acreedores o solicite el concurso voluntario. El primer ejercicio debe ser la búsqueda de financiación.

– ¿Cómo evitar que un ERTE se convierta en ERE?
-Tomás Vázquez Lépinette: La mejor manera de evitarlo es dar a los empresarios un marco jurídico estable y claro, pues no hay nada peor que la incertidumbre. La segunda medida es facilitar financiación a largo plazo para que puedan sobrevivir. Es importante conocer bien los instrumentos concursales y, sobre todo, los preconcursales. Un buen uso de los mecanismos de refinanciación y de la propuesta anticipada de convenio pueden evitar muchas pérdidas de puestos de trabajo.

– ¿Es factible la derogación de la reforma laboral?
-T.V.L.: Los anuncios de la derogación “íntegra” agravan esta crisis. Como dice el Nobel de Economía, Jean Tirole, hay que pasar de la protección exclusiva del trabajador que tiene un empleo a la protección de los trabajadores, que son los empleados y los no empleados. La derogación supone volver a fórmulas obsoletas que ya han demostrado ser inútiles. ¿Por qué España tiene una tasa de paro significativamente superior a otros países? En Alemania hubo una reforma laboral mucho más profunda que la nuestra y salió de la crisis en mejores condiciones que España: su formación profesional es mejor, su sistema educativo genera personal más preparado y el salario mínimo es más bajo que en España.

– ¿Recomiendan demandar a la Administración por los perjuicios del estado de alarma?
-T.V.L.: Sí, siempre que hayan sufrido daños que no se tenga obligación de soportar. Un hotel no podrá pedir indemnización por cerrar durante el periodo de la pandemia, pero si sus instalaciones han sido hospital de campaña, sí tendrá derecho a indemnización. O si un trabajador sanitario se ha infectado porque no tenía material de protección adecuado. Si se ha soportado una daño jurídicamente injusto por la acción o inacción de los poderes públicos durante el estado de alarma, es recomendable informarse y, en su caso, demandar.

– ¿Cómo puede afectar una subida generalizada de impuestos?
-A.B.: En mi opinión afectará negativamente a la economía española y al tejido empresarial e incluso puede retrasar la salida de la crisis. Las empresas demandan fluidez de fondos y capitales, los necesitan para recuperarse, mucho más que nutrir arcas públicas o subsidios del Estado.

Suscríbete a nuestra newsletter