La SGR concluye su reestructuración a falta de 10 millones tras el saneamiento de 421

Manuel Illueca (IVF) asegura que el riesgo vivo se sitúa cerca de los 180M y crece por primera vez desde 2008, con un volumen de avales otorgados que alcanzará los 50M

El director general del Institut Valencià de Finances (IVF), Manuel Illueca, ha destacado que “a falta de diez millones de euros de deuda bancaria que se abonarán en los próximos meses, el proceso de reestructuración de la SGR puede darse por concluido”

A su juicio, el Consell ha podido rehabilitar una herramienta útil para facilitar las condiciones de acceso a la financiación de las pymes y autónomos valencianos.

Illueca ha comparecido ante la Comisión de Economía, Presupuestos y Hacienda de Les Corts para informar del estado del proceso de reestructuración de la Sociedad de Garantía Recíproca de la Comunitat Valenciana (Afín-SGR).

Tras recordar que al acceder al Consell este gobierno se encontró una SGR con “una deuda oceánica, una cartera de activos tóxicos que, por su tamaño, excedía de la capacidad de gestión de la compañía y un nivel de actividad ínfimo”, el director del IVF ha detallado los pasos de la reestructuración.

“Hoy la SGR cuenta con un coeficiente de solvencia que se sitúa por encima del 20%, con un volumen de activos adjudicados pendientes de venta que se ha reducido a diez millones de euros, donde el valor de la participación supera el 100% del valor nominal, el riesgo vivo crece por primera vez desde la debacle de 2008, situándose cerca ya de los 180 millones de euros, y con un volumen de avales otorgados que se situará este año cerca de los 50 millones, mientras el número de clientes alcanzará la cifra de 750”, ha explicado Illueca.

“Hoy la sociedad ya no se debate entre la vida o la muerte -ha afirmado-. Ahora las discusiones se centran en si la sociedad es demasiado estricta al analizar los riesgos, si el proceso de concesión de avales es suficientemente rápido o si los requerimientos administrativos son demasiando complejos”.

Pese a ello, Manuel Illueca ha recordado la necesidad de no volver a caer en la misma situación: “no debemos olvidar la sangría que la gestión de esta sociedad en la anterior etapa ha supuesto a las arcas públicas: 377,2 millones de euros, 421,4 si incluimos el coste para Cersa. Se trata de una cifra que quedará para la historia, más del 25% del riesgo vivo máximo que alcanzó la sociedad en la fase álgida de la burbuja inmobiliaria”.

“Éxito de todos”

El director general del IVF ha aprovechado su intervención en Les Corts para agradecer a los distintos partidos políticos, “sin excepción”, su apoyo en este proceso, un apoyo que ha calificado de “incondicional”, y ha afirmado que “el éxito de este proceso es un éxito de todos”.

A su juicio el Banco de España no calibró debidamente los riesgos derivados del ciclo expansivo del sector promotor, permitiendo a sociedades como la valenciana asumir niveles de riesgo incompatibles con el negocio bancario. “Por su parte, la Generalitat no atendió a su papel de socio protector, permitiendo que la SGR valenciana abandonara su misión fundacional: el apoyo al autónomo y la pyme productiva en el acceso al crédito. La desnaturalización del negocio condujo a la SGR a una crisis que ha mantenido paralizada a la sociedad durante una década”, ha explicado.

Suscríbete a nuestra newsletter