Impacto de la crisis

Álvarez (UGT) pide a los empresarios que “no hagan trampas” con los ERTE

Álvarez ha dado a entender que algunas empresas mantienen trabajadores en el ERTE y contratan a otros cuyos costes laborales son menores.

Archivado en: 

El secretario general de la UGT, Pepe Álvarez, ha pedido este jueves a los empresarios que “por responsabilidad, dignidad, sentido de la ética y patriotismo no hagan trampas” con los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

Pepe Álvarez, en una rueda de prensa celebrada antes de reunirse con la Ejecutiva de la UGT de Castilla y León y otros responsables del sindicato en la comunidad autónoma, ha recordado que no se puede sustituir a los trabajadores que figuran en un ERTE por otros.

Álvarez ha dado a entender que algunas empresas mantienen trabajadores en el ERTE y contratan a otros cuyos costes laborales son menores y ha asegurado que, por otra parte, algunos pasan a trabajar sin haber sido dados de baja del expediente. “No se puede mantener a trabajadores en los ERTE que cuestan un euro más y contratar uno que cuesta un euro menos con un contrato temporal”, ha ejemplificado.

Ha reconocido que algunos empresarios se aprovechan de que determinadas medidas laborales “se han tomado corriendo” durante la pandemia del coronavirus y de que la inspección de trabajo en España “está bajo mínimos”, tras lo que ha advertido que no cometer fraudes se trata de “una cuestión de ética”.

“Aprovecharse de una pandemia para cometer abusos como sabemos que se están cometiendo es de una moralidad y de una catadura muy baja”, ha denunciado el secretario general de la UGT, quien ha llamado a la responsabilidad de los empresarios, y también de los trabajadores para que lo denuncien.

Ha advertido de que si fracasan como instrumento de mercado laboral los ERTE por causa de fuerza mayor “va a ser muy difícil que se mantengan”, pero si se mantiene y cuando “hay tanto pillo” habrá que disponer una mayor vigilancia.

Sin embargo, ha asegurado que “la idea” de los agentes sociales, sindicatos y empresarios, es ir “un tipo de ERTE menos metido dentro de la Seguridad Social, en un fondo propio y más ligado, no a pandemias como la de ahora, sino a cambios tecnológicos en las empresas” o también a catástrofes puntuales.

En las negociaciones para la regulación del teletrabajo, Pepe Álvarez ha pedido al Ministerio de Trabajo que “dé tiempo” y ha dicho que “si se tarda un mes más no importa”, puesto que, a su juicio, es más importante que haya un acuerdo entre los sindicatos y la patronal.

Ha incidido en que “no es una regulación sencilla” y ha recordado que si el teletrabajo se ha extendido en los últimos meses ha sido de manera accidental y debido a la pandemia del coronavirus y no se trata de una decisión fruto del consenso y “como si fuera algo normal”.

A su juicio, el teletrabajo es “un instrumento potente, poderoso y positivo” pero que necesita una regulación que permita que los costes vayan a cargo del empleador, tanto en medios técnicos como en consumos, y para una actividad permanente en lugares adecuados cuando ahora en España la mayoría de los hogares no están preparados para ello.

Álvarez ha asegurado que España necesita una “gran plan para ir a una industria verde y no contaminante”, compatible con un desarrollo tecnológico, y ha pedido a la UE que fije una estrategia industrial que evite, como ha ocurrido en la pandemia del coronavirus, el desabastecimiento de productos que ahora se han demostrado “imprescindibles”.

Suscríbete a nuestra newsletter