En la Comunitat Valenciana son cerca de 40 propietarios de piscinas los que se han animado con este tipo de negocio

Repunta el negocio del alquiler de piscinas privadas

La empresa Swimmy, el "Airbnb de las piscinas", ha multiplicado por tres las demandas y por ocho la cifra de negocio en España a raíz de la crisis del coronavirus

La crisis del coronavirus está afectando a la economía mundial y son muchas las empresas que se resienten y pugnan intentando capear el temporal. Sin embargo, ante la tormenta también surgen oportunidades para crecer. Es el caso del alquiler de piscinas privadas. Una alternativa que en tiempos de la COVID-19 está experimentando un repunte en España y en la Comunitat Valenciana. Así lo explica la empresa francesa Swimmy, plataforma que empieza a ser conocida como el ‘Airbnb de las piscinas’.

Control de aforos, prohibición de usar duchas o el distanciamiento obligatorio entre personas… frente a estas limitaciones impuestas por la crisis sanitaria en lugares públicos como las piscinas municipales o las playas, el alquiler de piscinas privadas se convierte en “la gran variedad para este verano”, expone Anaïs Ferrández, dircom de Swimmy. Apunta que cada vez más está siendo la opción elegida por los usuarios debido a “la comodidad, la tranquilidad y la seguridad que implica contar con un espacio privado donde nadar”.

En esta línea, indica que a raíz de la crisis del coronavirus, el negocio del alquiler por horas de piscinas privadas “se ha catapultado” y que a partir del 25 de mayo, cuando algunas autonomías entraron en fase 2 y otras en fase 3, se han “disparado” las demandas de este tipo de servicios. La empresa nació en Francia de la mano de Raphaelle de Monteynard y llegó a España el año pasado. Como otras plataformas similares de economía colaborativa, esta compañía pone en contacto a propietarios con usuarios que quieran disfrutar de las piscinas privadas.

“Hemos triplicado respecto al año pasado las demandas y multiplicado por ocho la cifra de negocio y solo estamos a principio del verano”, indica Ferrández quien apunta que un propietario puede llegar a ganar más de 3.000 euros a la semana por alquilar su piscina. Estas son alquiladas por medio día a través de la plataforma de Swimmy y es el propio dueño el que fija el precio que suele oscilar entre los 10 y los 35 euros por persona.

Desde su llegada a España, más de 3.400 usuarios han hecho uso de la plataforma que cuenta con alrededor de 200 piscinas entre las que elegir. Indica la dircom de Swimmy que “están teniendo muy buena acogida” y que tan solo durante la semana pasada se apuntaron más de 50 nuevos propietarios a la plataforma. Señala, a su vez, que las zonas donde están más implantados son Madrid, la Comunitat Valenciana y Andalucía. En nuestra región cuentan con cerca de 40 propietarios y alrededor de 100 usuarios desde este mes de mayo.

“A la gente le resulta más cómodo disfrutar de una piscina privada que tiene el acceso más fácil que las piscinas municipales o las comunitarias”, expone Ferrández quien asegura que tanto propietarios como usuarios estarían cumpliendo las medidas de prevención y seguridad necesarias para evitar nuevos contagios.

Señala por último, que las perspectivas para esta campaña son buenas y que ya han logrado consolidar el negocio. “Lo que buscamos ahora es expandirnos por el resto de España”, apunta la directora de comunicación de Swimmy, quien defiende que la solución que ofrecen es “una buena alternativa para este verano”.

Suscríbete a nuestra newsletter