se puede tomar cialis y algo mas tarde viagras viagra precio farmacias opinion cialis generico india como comprar viagra en amazon where to get cialis online cialis foro comprar

Crisis del coronavirus

El pequeño comercio espera que el consumo se normalice en septiembre

Más de un 70 % de los establecimientos han permanecido cerrados y alertan que alrededor de un 30 % de pequeños comercios en la CV están en riesgo de cerrar

Trabajadoras protegidas con mascarilla atiende a los clientes en una panadería de Valencia. EFE/ Juan Carlos Cárdenas.

La pandemia del coronavirus ha puesto en valor la importancia de los pequeños comercios de barrio, establecimientos que se han convertido en muchas ocasiones en la única alternativa para satisfacer las necesidades de la sociedad. Según las estimaciones de la Confederació d´Empresaris del Comerç, Servicis i Autònoms de la Comunitat Valenciana (Confecomerç CV), un 30 % de los consumidores ha cambiado sus hábitos para acercarse al comercio de proximidad, el cual ha aprovechado esta crisis para avanzar en su digitalización y llevar los encargos a sus clientes.

Pese a ello, según los datos manejados por la patronal, durante el estado de alarma, más de un 70 % de los establecimientos han permanecido cerrados y alertan que alrededor de un 30 % de pequeños comercios en la Comunitat Valenciana están en riesgo de cerrar. La ralentización del consumo, que no esperan que se recupere hasta el mes de septiembre, la falta de ayudas y la dificultad de acceso a la financiación bancaria, estarían detrás de la difícil situación del sector.

“Esa es la triste realidad”, lamentaba ayer el presidente de Confecomerç CV, Rafael Torres, en la presentación de la campaña ‘Pequeño Comercio. El futuro que compras’. Reivindicó Torres el papel jugado por los establecimientos de proximidad e indicó que la campaña “trata de apelar a la conciencia de cada consumidor y tratar de hacerles ver la importancia del pequeño comercio”.

Expuso el presidente de la confederación de comercio que “se está recuperando la demanda”, pero que siguen existiendo factores como la extensión del teletrabajo que “están cambiando el modo en que consumimos” y que afectan a las ventas. Unos hábitos que esperan se rompan en septiembre donde buscan recuperar una cierta normalidad e iniciar la recuperación de sus negocios.

A su vez, señala Torres que el consumidor sigue teniendo miedo a los posibles rebrotes, sobre todo en las grandes ciudades, hecho que repercute sobre el pequeño comercio, cuyos canales digitales no están tan desarrollados como los de los grandes conglomerados. A este hecho, se suma la malas perspectivas respecto al turismo en la Comunitat Valenciana, lo que genera incertidumbre sobre la campaña de verano para el pequeño comercio.

“Los rebrotes son la peor publicidad que podemos tener” 

Mismos miedos compartidos por el sector hostelero. Desde SOS Hostelería apuntan que “los rebrotes son la peor publicidad que podemos tener en estos momentos” por la repercusión que puede tener sobre el turismo. Temen un retroceso de las reservas y que las medidas de seguridad que se pueden llegar a imponer ante un rebrote afecten de nuevo a los negocios. “Lo peor de todo es la incertidumbre, no saber cuando va a cambiar esto. Es lo peor para un empresario”, señala Fidel Molina, presidente de la asociación.

En la Comunitat Valenciana existen por el momento dos rebrotes que según Sanitat están controlados. Uno de ellos en Castellón, un grupo formado por diferentes núcleos familiares en el que se han confirmado 16 casos positivos, ninguno de ellos grave. Y el de la empresa Uvesa en Rafelbuñol, donde de los catorce positivos detectados, permanecen activos ocho, y reflejan un bajo nivel de transmisión. En España hay alrededor de 50 rebrotes, algunos de los cuales han obligado a retroceder en las fases de desescalada a diversas zonas, algo que preocupa a los hosteleros valencianos que pueda suceder aquí.

Señala, además, Molino que la situación actual para el sector es “deprimente” y que son “malas” las perspectivas para la campaña de verano. En esta línea, apunta que entre un 20 y un 30 % de los bares de la Comunitat Valenciana podrían permanecer cerrados. Reclama el presidente de SOS Hostelería al Gobierno valenciano un apoyo más decido y que “realmente se sientan implicados en lo que estamos viviendo en este momento”.

Por otro lado, en cuanto a los hoteles, Molina como presidente también de MYR Hoteles, cadena de lujo del Grupo Comatel, señala que la situación para el turismo valenciano es “desastrosa” y que en su caso particular, de los tres hoteles con los que cuenta el grupo y los edificios de apartamentos, tan solo han conseguido reservas para llenar un 50 % de la ocupación de uno de sus tres hoteles, lo que le permitirá abrir el Palacio Vallier este 1 de julio.

En esta línea, entiende el presidente de SOS Hostelería la decisión de cerrar fronteras a diversos países por la situación que presentan respecto al coronavirus pero lamenta la repercusión que tendrá sobre la economía valenciana. Ayer se establecía que la Unión Europea (UE) abrirá a partir del 1 de julio sus fronteras exteriores, cerradas desde mediados de marzo por la crisis del coronavirus, a catorce países considerados “seguros”, entre los que no figuran Estados Unidos, Brasil o Rusia.

“No esperamos milagros”, asevera Molina quien sentencia que los restaurantes, bares y hoteles valencianos “vamos a tener que sufrirlo en nuestras carnes cada uno de nosotros”.

Suscríbete a nuestra newsletter