Debate

AVVE: la crisis es una oportunidad para relanzar el vehículo eléctrico

Pese a que el coronavirus ha frenado las ventas en automoción, se han matriculado un 25% más de coches 100% eléctricos en la región respecto al 2019

Archivado en: 

Debate sobre movilidad organizado por AVVE.

“El vehículo eléctrico no es el futuro, sino el presente, y ya llegamos tarde”. Es una de las conclusiones de la mesa redonda virtual organizada por la Asociación Valenciana del Vehículo Eléctrico (AVVE) para analizar las nuevas oportunidades, subvenciones e incentivos que surgen para la movilidad sostenible tras la crisis del coronavirus, que va a suponer un punto de inflexión en el sector.

En este sentido, Paloma López, manager de Vehículo Eléctrico de Renault Retail Group Levante y presidenta de AVVE, ha asegurado que desde la asociación “consideramos que a toda crisis hay que sacarle un beneficio, que es el crecimiento de la movilidad sostenible”. De hecho, “pese a que el sector de la automoción está pasando por un proceso de transición importante, en la Comunidad Valenciana se han realizado hasta ahora más de 300 matriculaciones de vehículos 100% eléctricos, lo que supone un 25% más que en 2019 hasta este momento”, ha añadido.

También ha querido aclarar la presidenta de AVVE que “cuando hablamos de fomentar el vehículo eléctrico, hay que hacerlo de forma amplia, no sólo de coches”. En este sentido, Lalo Blanes, gerente de UP2CITY y vicepresidente de AVVE, ha asegurado que también hay que hablar de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) “que son una parte muy importante de la movilidad urbana”.

Respecto a ello, ha comentado que una de las principales barreras a su uso es la inexistencia de una ley nacional que se pueda aplicar a todas las ciudades. “Corremos el riesgo de que toda la gente que iba en transporte público a trabajar tenga miedo y se vuelva al ratio de una persona un coche, lo que va a colapsar las ciudades”.

En este punto, Lalo Blanes ha pedido a las administraciones que es “el momento de ser valientes para legislar la micromovilidad y los VMP, para peatonalizar los centros de las ciudades, y mientras ello sucede, que se permita un uso adecuado de estos vehículos de movilidad personal”.

Ayudas sin achatarramiento de vehículos

También se han explicado las ayudas que se han lanzado desde el Gobierno para impulsar el sector del automóvil, donde destacan los 100 millones de euros del Plan Moves para fomentar la movilidad sostenible, de los cuales más de 10,5 millones se otorgarán a la Comunitat Valenciana, y que va a gestionar el IVACE (Instituto Valenciano de la Competitividad Empresarial).

Para explicar todas las ayudas tanto del Moves como del Programa de Incentivos a la Movilidad Sostenible 2020 de la Generalitat Valenciana y cómo solicitarlas, ha participado José Vicente Latorre, jefe del Departamento de Eficiencia Energética en Ivace.

Una de las grandes novedades que ha destacado es que se ha eliminado la obligatoriedad de dar un coche para achatarrar para acceder a las ayudas a la adquisición de un VE “lo que va a facilitar la venta de vehículos eléctricos y que fue una barrera en el plan anterior”. También ha aclarado que el procedimiento para solicitar las ayudas todavía no está desarrollado, que será similar al anterior plan Moves, y que la adquisición de vehículos se realizará “a través de los concesionarios, que nos están ayudando mucho en esta gestión”.

También ha aclarado que para ayuntamientos y entidades públicas que deben lanzar un proceso de licitación “abriremos una plataforma para poder solicitar las ayudas”, que estará operativo una vez sea publicado en el DOGV.

Más puntos de recarga y movilidad compartida
Otra de las infraestructuras que se van a potenciar son los puntos de recarga. Para ello, Daniel Sánchez, socio director de OVANS y secretario de AVVE, ha comentado que tanto la COVID como otras legislaciones van a potenciar la movilidad sostenible. Por ejemplo, con la nueva Ley de Cambio Climático se busca vertebrar a todo el territorio nacional con “instalaciones rápidas o ultrarrápidas, y las estaciones de servicio van a tener que instalar como mínimo un punto de recarga de 50kW”, ha asegurado.

También Daniel Sánchez ha añadido que la operativa de los puntos de recarga no ha estado afectada por el COVID, ya que sigue siendo un entorno seguro “al controlar los puntos con tarjetas contactless, a través del móvil y usar la propia manguera del vehículo para realizar las recargas”.

Y también la movilidad compartida es clave. De ello ha hablado Álvaro Lorca, Co-Founder y gerente de Vipserviyp Servicios integrales y tesorero de AVVE, quien ha comentado que “desde la asociación hemos observado un incremento de la demanda de sharing de vehículos eléctricos para uso personal, pero también existen comercios, restaurantes, que están apostando por motos eléctricas con un alquiler flexible”.

También ha añadido que es preciso que las administraciones trabajen en una “solución real para la logística en la ciudad, ya que con una contaminación ambiental que se lleva 800.000 muertes al año en Europa, esta pandemia es una oportunidad que no podemos dejar pasar”.

Las nuevas tendencias y la mejora de las baterías

En la mesa también ha intervenido Alfredo Pérez, responsable de I+D en Mahle Electronics, quien ha asegurado que “pese a que el COVID ha supuesto un ligero standby en cuanto al vehículo eléctrico, en desarrollo seguimos a full gas”. De hecho, ha añadido que el coronavirus “puede ser un ligero catalizador para los fabricantes porque van a acelerar la transición al vehículo eléctrico”. Por ejemplo, con la tecnología de recarga ultrarrápida de 800 voltios y la optimización de las baterías.

En este punto, ha destacado que en la Comunidad Valenciana “tenemos un potencial fuerte, una soberanía tecnológica muy importante que bajo ningún punto de vista podemos perder, impulsando este sistema junto a la universidad, los institutos tecnológicos y las empresas para seguir siendo un polo importante y atractivo para los fabricantes”.

Precisamente desde el punto de vista tecnológico, Ignacio Casado, responsable de Relaciones Institucionales y Desarrollo de Negocio de ITE (Instituto Tecnológico de la Energía) ha asegurado que los retos para conseguir reducir un 40% los gases de efecto invernadero en 2030 y hasta un 85% en el año 2050, así como lograr que España sea un país neutro en carbono, pasan por impulsar toda la cadena de valor del sector del transporte.

“En este punto, el vehículo eléctrico es uno de los componentes más importantes para trabajar, analizándolo desde el punto de vista de la reducción de costes y la mejora de la eficiencia en sus procesos”.

Respecto a ello, Ignacio Casado ha asegurado que conseguir baterías “más eficientes y económicas es el pilar fundamental para que se produzca el verdadero desembarco del vehículo eléctrico en los consumidores finales”. También ha añadido que el reto de Europa es “posicionarse en la era post ion-litio, que es la tecnología dominada por China, con otros materiales y tecnologías más avanzadas como las baterías sólidas”, así como que “el coste de las baterías en 2020 está alcanzando los 100 dólares kW/hora, y si se consolida, los eléctricos competirán directamente con los vehículos de combustión”.

Finalmente, el responsable de ITE ha planteado que “uno de los retos tecnológicos importantes es el desarrollo de soluciones para mejorar la sostenibilidad de las baterías del vehículo eléctrico, para lo que se trabaja en darles una segunda vida en lugar de reciclarlas, como por ejemplo para el autoconsumo doméstico o para dar apoyo a la propia red eléctrica en parques de energías renovables”.

Por último, para cerrar la mesa redonda, Jose Vicente Latorre desde Ivace ha añadido que la idea es mantener las ayudas para adquirir vehículos eléctricos hasta el 2025, y que se están cumpliendo “todos los objetivos de despliegue de las infraestructuras eléctricas en la Comunidad Valenciana” planteados para 2020.

Suscríbete a nuestra newsletter