La Asociación Española de Bioempresas (AseBio) ha presentado este miércoles su Informe Anual de Biotecnología

Las biotech han generado más de 8.200 millones de renta, un 0,7% del total nacional

La biotecnología se consolida como el sector industrial que más invierte en I+D en España, con casi 770 millones de euros

Presentación del informe de AseBio en la que participó el ministro de Ciencia, Pedro Duque. Foto: AseBio.

Las actividades de las empresas biotech españolas han generado más de 8.200 millones de renta, en torno al 0,7 % del total nacional, que provienen, mayoritariamente, de los efectos indirectos que provocan a lo largo de la cadena productiva. Así se desprende del informe anual de biotecnología de 2019 que presentó ayer la Asociación Español de Bioempresas (AseBio). “Más del 70% de la inversión de la biotecnología en I+D corresponde a empresas biotech; una cifra que representa el compromiso del sector con la ciencia y la innovación que ahora, teniendo la crisis sanitaria como telón de fondo, cobra más importancia que nunca”, destacó en la presentación Ion Arocena, director general de AseBio.

En 2019 las ampliaciones de capital privado y el capital riesgo se consolidaron como los principales instrumentos de financiación. Durante todo el año ha aumentado el importe comprometido y desembolsado por las entidades gestoras de capital riesgo que invierten en compañías biotecnológicas española con más de 74 millones de euros. Señala el informe que las inversiones en ciencia e innovación generan importantes flujos de ingresos al Estado, en concreto En el año 2018, el impacto en la recaudación fiscal de las empresas biotech ascendió a unos 3.600 millones de euros, lo que supone en torno al 0,3% del PIB.

Durante el año 2018, la producción total (facturación) ha superado los 9.800 millones de euros, con un crecimiento interanual cercano al 6% y muy similar al registrado en el ejercicio anterior. Para generar esta facturación, las empresas biotecnológicas han necesitado adquirir consumos intermedios por valor de más de 7.200 millones de euros, por lo que habrían generado algo más de 2.600 millones de euros de renta (PIB). Esta renta se ha destinado mayoritariamente (68% del total), a la remuneración de los más de 27.000 trabajadores que emplean de forma directa las empresas biotech.

Prosigue el informe señalando que las empresas biotech españolas contribuyen con 105.000 empleos, el 0,6% del total del empleo nacional. Al igual que en el caso de la renta, el impacto sobre el empleo de las actividades desarrolladas por las biotech se ve amplificado a lo largo de la cadena productiva. De esta forma, por cada empleo directo, se generan casi otros tres empleos indirectos e inducidos. Estas compañías serían responsables del mantenimiento de algo más de 105.000 empleos, lo que representa el 0,6% del total del empleo nacional.

Si este análisis se amplía a todas las empresas que realizan actividades biotecnológicas, el volumen total de empleo que depende, de forma directa o indirecta, de las actividades desarrolladas por estas empresas superaría 1.195.000 empleos, es decir, el 6,7% del total nacional. El impacto directo en términos de empleo del conjunto de empresas que realizan actividades biotecnológicas ha venido creciendo de forma sistemática desde el año 2014 hasta superar los 217.000 empleos durante el año 2018. De ellos, un 12% se sitúan en empresas estrictamente biotecnológicas (biotech), un 57% en las empresas que tienen la biotecnología como actividad secundaria, y el 31% restante, en empresas que la utilizan como herramienta de producción.

Ana Polanco, presidenta de AseBio, destacó en la presentación que “desde AseBio proponemos una agenda de reconstrucción que impulse y renueve el compromiso de España con la ciencia y la innovación, en áreas estratégicas con gran capacidad transformadora e impacto en la vida de las personas, como la biotecnología y las ciencias de la vida”.

Por su parte, el actual Ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, fue el encargado de clausurar el evento, visibilizando el apoyo al sector biotecnológico en un momento clave para la reconstrucción del país: “En los próximos años debemos duplicar nuestra inversión en I+D respecto a PIB hasta situarnos, al menos, en la media europea, que es superior al 2% mientras que en España no llega al 1,25%. Es el único camino, sin ciencia no hay futuro”.

Suscríbete a nuestra newsletter