Revista Economía 3

La Comunitat, por debajo de la media para poder teletrabajar

La ausencia de método ha restado eficacia, eficiencia y productividad y está “probablemente por debajo de los niveles asociados al desempeño presencial”.

Archivado en: 

Una persona teletrabajando en casa. | Foto: Efe/ Fontcuberta

Un informe de Ivie LAB sobre las condiciones de este método de trabajo mostró un escenario del teletrabajo en España y una prospección en la Comunidad Valenciana. Una de las primeras conclusiones fue que, en ocasiones, se ha realizado de manera improvisada, lo que provoca que su nivel de eficacia, eficiencia y productividad está “probablemente por debajo de los niveles asociados al desempeño presencial”.

El teletrabajo se ha convertido en un método fundamental durante el estado de alarma, que ha permitido mantener el funcionamiento de algunas empresas. Sin embargo, no todas las regiones se han adaptado de la misma forma a esta posibilidad. Así, la Comunitat Valenciana ha tenido que adaptarse a este método a marchas forzadas, según el informe.

El impulso al teletrabajo durante la COVID-19 y los retos que plantea, de Ivie LAB. En concreto, la autonomía valenciana se sitúa por debajo de la media española en cuanto a tener la posibilidad de teletrabajar y hacerlo efectivamente, según datos de 2019 del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), Randstad y del INE.

En este contexto, el 22,3 % de los trabajadores españoles (4,4 millones) tienen posibilidades de usar esta modalidad. En el caso valenciano, el porcentaje desciende hasta el 20,9 %, es decir, 437.000 trabajadores.En el resto de regiones españolas, se observa que la opción de teletrabajar aumenta cuando el tejido productivo regional se orienta más a las ocupaciones cualificadas y terciarias.

IVIE-teletrabajo

De esta forma, las comunidades autónomas con mayor nivel de desarrollo económico (Madrid, Cataluña y País Vasco) muestran una mayor capacidad de teletrabajar que el resto de regiones. Sin embargo, los datos del INE afirman que solo un 4,9% de los empleados teletrabajaban en la Comunitat Valenciana en 2019 (un 4,8 % en España).

Según el Ivie, estas cifras no han variado mucho hasta el inicio del confinamiento, donde, según una encuesta realizada entre marzo y abril de 2020, hay un 34% de personas teletrabajando en España.De hecho, el informe señala que, en estas ocho semanas en las que se aplica el estado de alarma, “las posibilidades de teletrabajar podrían estar utilizándose incluso por encima de las capacidades identificadas”.

Las evidencias puntuales disponibles apuntan un fuerte incremento de la práctica del teletrabajo, pero la intensificación ha tenido lugar de manera sobrevenida, en muchos casos improvisada, y con poca planificación previa”, explican los investigadores JM. Peiró y A. Soler.

En este contexto, advierten que un teletrabajo eficaz requiere la reorganización y adaptación de sistemas y procesos de trabajo y un esfuerzo de aprendizaje de los trabajadores que no están familiarizados con esa práctica. Por ello, creen que, en estas circunstancias, “esos cambios se estarán produciendo de manera poco ordenada”, lo que puede generar estrés en los trabajadores.

De todos modos, resaltan las ventajas del teletrabajo en las condiciones actuales, pues ofrece “la oportunidad de seguir trabajando y la eliminación o disminución de los desplazamientos, los riesgos de contagio y la mayor facilidad de la conciliación trabajo-familia en momentos en que las demandas familiares se ven incrementadas por la presencia en el hogar de todos los miembros”.

“Además, esta actividad ofrece la oportunidad de práctica y aprendizaje en estas nuevas formas de trabajar”, sostienen.Por ello, entre los retos para el futuro teletrabajo destacan la importancia de identificar las condiciones que posibilitan la “eficacia, eficiencia y productividad” de este método, “y también el bienestar y satisfacción de los trabaja-dores que lo practican”.


Puedes leer el reportaje completo en la REVISTA ECONOMÍA 3
Suscríbete

Suscríbete a nuestra newsletter