Estudio 'Deconstruyendo al consumidor', de EY-Parthenon

Casi la mitad de valencianos compraría un vehículo propio tras la crisis sanitaria

Cuando termine la crisis sanitaria, los españoles recuperarán sus hábitos de movilidad para ir a trabajar y aumentará el teletrabajo

Archivado en: 

La crisis de la COVID-19 cambiará la forma de moverse de la ciudadanía. Así, el uso del transporte privado se impondrá al colectivo o al compartido en las primeras fases de desconfinamiento. De hecho, un 48 % de los ciudadanos de la Comunitat Valenciana compraría un vehículo propio, según el estudio ‘Deconstruyendo al consumidor’, elaborado por EY-Parthenon.

A nivel nacional, un 43 % de los españoles entrevistados se plantea la compra de un coche en el corto o medio plazo. La Comunitat Valenciana es la autonomía con el segundo porcentaje más alto, solo con Andalucía (49 %) por delante. En Galicia el porcentaje alcanza el 44 %, frente a País Vasco (34 %), Castilla y León (36 %), Comunidad de Madrid (38 %), Castilla–La Mancha (40 %) y Cataluña (41 %), que se plantean esta inversión en un porcentaje más reducido.

Por tipología de familia, aquellos que tienen niños estarían más dispuestos a comprar un coche nuevo, mientras que los más jóvenes se decantan por uno de segunda mano. Además, un 27 % de los encuestados afirma que usará más o mucho más el coche privado que antes de la pandemia sanitaria. Sin embargo, los servicios de carsharing, VTC, taxi y transporte público se verán afectados por la COVID-19, ya que registrarán caídas de usuarios del 55 %, el 46 % y el 37 %, respectivamente.

Por autonomías, Cataluña y Andalucía -con 9 de cada 10 usuarios cada una- serán las que más se refugiarán en el vehículo privado durante esta primera etapa. El taxi y VTC seguirá siendo una opción mayoritaria para los ciudadanos de Madrid, un 66 % hará un uso igual o mayor al inicio de la crisis. De la misma manera, el transporte público se impondrá en la Comunidad de Madrid (74 %), el País Vasco (69 %) y Castilla-La Mancha y Cataluña (ambas con el 65 %).

Estos escenarios cambiarán una vez superada la crisis sanitaria. En ese momento, los españoles recuperarán sus hábitos de movilidad para ir a trabajar. Si antes de la crisis un 46 % iba en coche, superada esta situación el 45 % volverá a elegir como prioritario el uso del vehículo privado. Un 15 % irá en transporte público, frente al 18 % que lo hacía antes, un 23 % irá andando -un punto por encima que antes de la crisis- y un 14 % elegirá otro método de transporte, frente al 11 % registrado previo a la crisis.

Asimismo, la pandemia sanitaria traerá cambios notables en la forma de trabajar, según el mismo estudio. El teletrabajo se impone, y muy especialmente en las clases medias–altas. Del 68 % de ciudadanos que hoy teletrabajan o teletrabajan parcialmente, solo el 30 % lo hacía antes de la crisis con cierta frecuencia. Por eso, el 66 % de los encuestados afirma que tras el confinamiento aumentará su nivel de teletrabajo.

En términos generales, tener la posibilidad de trabajar desde casa está muy bien valorada por los trabajadores. Así, un 35 % lo ve muy bien y cree que debería generalizarse, un 59 % lo aprueba, pero asegura que depende de la persona y el trabajo; frente a un 6 % que lo rechaza. Por todo ello, seis de cada diez españoles creen que la crisis va a acelerar la transformación digital de su empresa, siendo los colectivos más jóvenes los más optimistas.

En este sentido, nueve de cada diez trabajadores considera que su empresa está preparada para el teletrabajo, aunque pueda tener algunas carencias iniciales. Un 51 % considera que necesita más y mejores dispositivos en casa, un 43 % aboga por aplicaciones y sistemas facilitados por parte de la empresa y un 38 % requiere mejor conectividad.

Suscríbete a nuestra newsletter