Informe 'Situación del emprendimiento en la Comunidad Valenciana ante la crisis del COVID-19'

Solo un 13 % de los emprendedores de la CV han mantenido su actividad habitual

El 44 % de los emprendedores han tenido que cerrar temporalmente por la crisis de la COVID-19, mientras que otro 41% ha pasado a funcionar mediante teletrabajo

Archivado en: 

Durante los primeros 50 días de estado de alarma, únicamente el 13% de los emprendedores de la Comunitat Valenciana han podido continuar su actividad con la operatividad habitual, otro 41% ha pasado a funcionar mediante teletrabajo y el 44% ha tenido que cerrar temporalmente, bien por decisión administrativa o bien por decisión propia. Son algunos de los principales resultados del estudio ‘Situación del emprendimiento en la Comunidad Valenciana ante la crisis del COVID-19’ que ha realizado el Equipo de la Comunitat Valenciana del Observatorio del Emprendimiento de España para analizar el impacto producido por la emergencia vivida sobre la actividad empresarial.

El informe ha consistido en una encuesta a 250 personas emprendedoras de la Comunitat, y recoge la situación actualizada a fecha 30 de abril. De los encuestados, el 80% ha visto reducida su demanda a mínimos o directamente no tiene, al haber paralizado su operatividad y tres de cada cinco que han permanecido cerradas creen que el impacto sobre su negocio continuará siendo muy negativo en los próximos seis meses.

Señala el estudio en el que ha participado la Universidad Miguel Hernández (UMH) que las actividades de servicios a empresas han podido resistir algo mejor, pasando la mayoría (76%) a realizar su actividad desde el teletrabajo, sin embargo, el impacto en el sector consumo ha llevado a que el 70% de las actividades dirigidas al consumidor final se hayan visto obligadas a paralizar su funcionamiento y el 94% ha visto reducida su demanda a mínimos. En las actividades del ámbito industrial es donde más se ha mantenido la operatividad presencial (28%), recurriendo a reestructuración de jornadas laborales (23%) y reducción de empleo (30%).

Fuente: Informe ‘Situación del emprendimiento en la Comunidad Valenciana ante la crisis del COVID-19’.

Precisamente “sobrevivir a esta situación y mantener el empleo” son las preocupaciones más importantes que manifiestan los emprendedores de la Comunitat durante los primeros 50 días de confinamiento. En esta línea, el acceso a financiación se ha visto afectado para uno de cada tres emprendedores. De manera inmediata, al inicio del estado de alarma, el 36% ha aplazado sus planes de inversión y el 24% ha tenido que solicitar financiación extra.

Este impacto en la financiación se ve acentuado en el sector consumo. Dos de cada tres actividades dirigidas al consumidor final han tenido que solicitar financiación extra, el 44% ha aplazado sus planes de inversión, y el 50% ha tenido que renegociar sus condiciones de financiación. Ante esta situación, el 56% ha modificado su modelo de negocio y cancelado pedidos a proveedores, y el 50% ha recurrido a acuerdos en su cadena de suministro.

Sobre ayudas públicas, uno de cada tres emprendedores afirma que está esperando respuesta a su solicitud, el 9% declara que le han sido denegadas y otro 14% está ya recibiéndolas. En particular, uno de cada dos autoempleados ha solicitado ayudas públicas.


El 15 % contempla cerrar o traspasar su negocio en el corto plazo y el 42 % prevé que tendrá que reducir personal


La creación de nuevas empresas en el nuevo escenario tras el estado de alarma también se ve afectada. El 55% de los encuestados opina que los potenciales emprendedores no se van a atrever a asumir riesgos, el 18% que no habrá financiación, y el 15% que no habrá fondos suficientes de ayuda por parte de las administraciones para dinamizar la situación. Los planes de futuro de los emprendedores reflejan un componente de incertidumbre importante, obligados a adaptarse a una situación sin precedentes. De hecho, el 15% contempla cerrar o traspasar su negocio en el corto plazo, y el 42% prevé que tendrá que reducir personal (tres de cada cuatro actividades en cierre temporal).

En este entorno, señala el informe que prácticamente la totalidad de los emprendedores se plantean recurrir a ayudas en los próximos meses. En este sentido, la medida solicitada de manera generalizada, por 3 de cada 4 encuestados, es eliminar las cuotas de autónomos durante un año. También un porcentaje considerable reclama financiación blanda y reducir las cuotas de la Seguridad Social.

“La cara positiva es que muchos emprendedores comienzan a enfocarse en la reactivación de su negocio”, indica el estudio. Incluso en una situación tan adversa como la mostrada, más de la mitad (56%) de los emprendedores de la Comunitat Valenciana, ya están trabajando en planes para recuperar clientes, atraer a nuevos e incluso entrar en nuevos mercados, y el 60% cree que habrá nuevas oportunidades, especialmente para aquellos que estén más diversificados y cuenten con recursos propios, y también en la resolución de problemas generados por la crisis del COVID-19.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter