Sector citrícola

AVA: Los aranceles de Trump expulsan las naranjas españolas de Estados Unidos

Con casi medio millón de toneladas exportadas el sector citrícola español registró el mejor mes de marzo de su historia

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha advertido este miércoles de que los aranceles de hasta el 25 % impuestos en octubre de 2019 por el Gobierno de Donald Trump “expulsan las mandarinas y naranjas españolas del mercado estadounidense” y causan “una pérdida definitiva” para este sector. Ese lastre empaña según AVA-ASAJA “los buenos resultados que cosechan las exportaciones agroalimentarias de la Comunitat Valenciana en plena crisis de la COVID-19”.

La entidad agraria ha visto confirmarse “los peores augurios y constata, a partir de datos de la interprofesional Ailimpo, que los aranceles de hasta el 25 % impuestos el pasado octubre por la Administración Trump sobre los cítricos y otras producciones agrarias nacionales han reducido a cero los envíos de naranjas y mandarinas durante la presente temporada 2019/20 con destino a Estados Unidos”.

En cuanto a las exportaciones de limones, apenas alcanzan las 922 toneladas, según AVA-ASAJA, para quien esa medida arancelaria tomada por Washington, “en respuesta a un conflicto relacionado con las ayudas destinadas al sector aeronáutico Boeing-Airbus, ha supuesto la ‘puntilla’ a la campaña histórica de clementinas remitidas desde el puerto de Castellón”. Esta registró su récord de exportaciones en la campaña 2006/07 con cerca de 80.000 toneladas pero, con el paso de los años, venía experimentando una tendencia a la baja “debido a las presiones y falsas acusaciones por parte del lobby citrícola de Estados Unidos”.

Desde AVA-ASAJA añaden que en esta última campaña (con datos hasta el 18 de abril), destinos como Omán (1.105 toneladas) y Panamá (1.003 tn) ya superan a Estados Unidos en volumen de exportaciones citrícolas españolas, mientras que Canadá compra cincuenta veces más cítricos (47.790 toneladas) que Estados Unidos. Para el presidente de la asociación, Cristóbal Aguado, “nuestro sector agrario se ha vuelto a ver grave e injustamente perjudicado por causas que no tienen nada que ver con el campo. La pérdida del mercado norteamericano se suma al veto del mercado ruso provocado también por un problema político ajeno al sector agrario, y a la propia UE, como es el conflicto de Ucrania y Rusia”.

A su juicio “es evidente que la agricultura valenciana y española irían mucho mejor si dispusieran de estos dos mercados de primera importancia mundial y es un despropósito tenerlos cerrados por el ‘mercadeo’ irresponsable que llevan a cabo las autoridades comunitarias”. Por ello, acusa a la UE de “beneficiar descaradamente a los sectores económicos del centro-norte del continente mientras no duda en dejar vendida a la agricultura mediterránea mediante acuerdos comerciales con países terceros o barreras arancelarias”.

El sector citrícola registra el mejor mes de marzo de su historia

Por otra parte, como recoge el Comité de Gestión de Cítricos (CGT), con casi medio millón de toneladas (Tm) exportadas (499.291) y con toda la segunda quincena de aquel mes con el país ya declarado en Estado de Alerta, el sector citrícola español registró el mejor mes de marzo de su historia. Es más, el repunte de la demanda motivado por la preocupación por el Covid-19 y el interés de los europeos por proveerse de fruta ha permitido dar un vuelco a la campaña.

Señalan que con una cosecha nacional casi un 24% más baja y pese a la importante caída del comercio a ultramar, se ha logrado exportar hasta esa fecha las mismas toneladas que la pasada campaña (2,86 millones de Tm). A falta de estadísticas oficiales, el Comité de Gestión de Cítricos (CGC), la patronal nacional que integra a los principales exportadores no cooperativos, da por sentado que este ritmo de crecimiento de en torno a los dos dígitos se mantendrá en abril. “El Gobierno reconoció al sector como una actividad esencial, el coronavirus nos exigió un esfuerzo extraor-dinario para responder al reto y superar las enormes dificultades de todo tipo existentes pero es evidente que hemos dado la talla”, valora la directora general del CGC, Inmaculada Sanfeliu.

Pese a que aún es muy pronto para hacer balance de la temporada porque la actividad comercial de los almacenes aún se mantendrá durante los próximos meses, es previsible que la temporada de recolección acabe este año entre un mes y mes y medio antes que la del año pasado. Con las cifras disponibles hasta el momento, ya se puede afirmar que, con 276.701 Tm, el tercer mes de 2020 –el del estallido del coronavirus en toda Europa- ha sido también el segundo mejor mes de marzo jamás registrado en naranjas (por detrás del de 2015 con 287.900 Tm y un 17% por encima del de 2019).

En mandarinas, por su parte, el repunte mensual en el volumen de ventas al extranjero ha sido menor (+7%) pero ha permitido recuperar la caída del 25% acumulada en lo que se llevaba de temporada con respecto a la anterior. Conviene recordar que todo ello se ha alcanzado en una campaña corta en cuanto a la cosecha esperada, con una reducción respecto al balance de la 2018/19 del 23,9% en cítricos en general, del 22,4% en naranjas y del 28,9% en mandarinas.

Y que se ha logrado también pese al desplome de las ventas en importantes destinos más allá de la UE, como EEUU (por los aranceles impuestos) o China (por el estallido de la crisis sanitaria). “En época de extrema dificultad, el sector español ha vuelto a demostrar que es el proveedor europeo más seguro, con los estándares de ca-lidad más estables y altos y que logramos obtener los índices de aprovechamiento quizá más óptimos”, valora Sanfeliu.

Suscríbete a nuestra newsletter