Coronavirus desescalada

Los bares de la Comunitat Valenciana comienzan a medio gas la Fase 1

Tan solo un 15 % de los bares han levantado las persianas en el primer día en el que toda la CV se encuentra en Fase 1, la mayoría esperará a la siguiente fase para abrir

La Comunitat Valenciana inicia la semana ya con todos sus departamentos de salud en fase 1 de desescalada. En la imagen, un trabajador monta la terraza de una cafetería en Valencia. EFE/ Biel Aliño.

Han tenido que pasar 64 días para que todos los comercios valencianos puedan volver a abrir sus puertas. Desde ayer la Comunitat Valenciana en su conjunto se encuentra en la Fase 1 de la desescalada, una semana después de que parte del territorio (1’5 millones de los 5 millones de habitantes de la región) entrara en esta nueva etapa. Fue un día agridulce para los locales de la Comunitat y lleno de contrastes. Mientras los comercios levantaban sus persianas, muchos bares y restaurantes han decidido permanecer cerrados y esperar a que las limitaciones de aforo sean menos restrictivas.

Es así como tan solo un 15 % de los bares de la Comunitat Valenciana reemprendieron ayer su actividad, basándose en los datos proporcionados por SOS Hostelería y recogidos por Dicema, una de las mayores distribuidoras de bebidas en Valencia. Según explica Fidel Molina, presidente de la patronal hostelera, el motivo se encuentra en el reducido tamaño de las terrazas en la mayoría de los locales, lo que hace inviable su apertura al 50 %. De este modo, de los cerca de 35.000 establecimientos que hay en la región, tan solo 5.250 habrían levantado sus persianas.

Añade que la mayoría de los bares esperará a la Fase 2 para abrir. “No van a renunciar a las ayudas que están recibiendo por estar al 50 %. Cuando se va a producir una verdadera reapertura es en la Fase 2”, indica el presidente de SOS Hostelería quien expone que en la siguiente etapa, al permitirse un 40 % del aforo interno de los locales, así como el 50 % de la terraza, será “rentable” para los locales la apertura.

El comercio celebra el cambio de fase

En la otra cara de la moneda se encuentran los comercios de la Comunitat, los cuales “en su mayoría han abierto sus puertas y atendido a los clientes”, como expone el presidente de Confecomerç, Rafael Torres. Señala que el sector afronta con “ilusión” esta reactivación, que supone un “balón de oxígeno”, y que los pequeños comercios “arrancan el inicio de su camino hacia la recuperación económica tras estar dos meses cerrados por el impacto del Covid-19”. “El avance de toda la Comunitat Valenciana a la fase 1 era vital para el sector”, asevera.

Añade Torres que la jornada de ayer transcurrió con normalidad y que “el pequeño comercio ha tenido una gran acogida por parte de los clientes y hay un buen clima en el reencuentro”. “Ir de compras al comercio de proximidad es una de esas iniciativas que se echaba en falta y que ahora pueden hacerlo después de casi dos meses de confinamiento”, recalca.

La Comunitat Valenciana inicia la semana ya con todos sus departamentos de salud en fase 1 de desescalada, una medida ansiada por miles de negocios para recuperar poco a poco su actividad y por la sociedad en general para poder reencontrarse con familiares y amigos tras dos meses de confinamiento. En la imagen, dos personas en el interior de una tienda de ropa en el centro de Valencia. EFE/ Biel Aliño

Por otro lado, destaca el presidente de Confecomerç CV “el enorme esfuerzo realizado por el sector y la inversión realizada en EPI´s y  en medidas de protección para garantizar la plena seguridad y salud, siendo un objetivo prioritario dotar de la máxima tranquilidad a los clientes, cumpliendo estrictamente con las indicaciones marcadas por las autoridades públicas”. Señala que supone un gasto importante, más teniendo en cuenta que las medidas de seguridad “van a acompañarnos durante bastantes meses hasta que se encuentre la vacuna, y ello conlleva un acopio notable de todo el material por cada comercio”.

A su vez, explica que incorporar en la gestión diaria la desinfección del local también requiere ajustes del personal y horarios en todos los comercios en general y en particular del comercio textil porque el tratamiento de la desinfección de la ropa, probadores y demás requiere un esfuerzo extra, pero los comercios “están adecuando todas las medidas de seguridad y aunque supone cambiar algunos hábitos, el cliente debe entender que es por la seguridad de todos y creo las entiende y valora positivamente”.

La movilidad durante el primer día de la Fase 1

Por su parte, la movilidad durante la primera jornada de la Fase 1 también ha notado el cambio de etapa, aunque siguen siendo cifras muy alejadas de la normalidad antes de la pandemia. De este modo, Metrovalencia habría aumentado un 26 % el número de viajeros respecto al lunes anterior, pero aún estaría un 79 % por debajo de los datos registrados antes de la COVID-19. Hasta las 12 del mediodía, 18.689 personas utilizaron el metro. Sigue la misma estela TRAM Alacant, que habría aumentado un 39 % el número de usuarios respecto al pasado lunes día 11 de mayo, mientras que seguiría un 75 % por debajo de las cifras registradas el 2 de marzo.

El sector del taxi, en cambio, sigue resintiéndose por la crisis del coronavirus. Según expone a Economía 3 el presidente de la Confederación de Taxistas Autónomos, Fernando del Molino, estarían operando en las principales ciudades de la Comunitat un 40 % del total de la flota de taxis, de modo que, por ejemplo, en València de los 3.000 taxis que suelen haber a diario, solo 1.200 estarían funcionando. Señala, a su vez, que el volumen de trabajo ha descendido un 90 % y que actualmente coger el taxi “prácticamente no cubre ni con los gastos”.

Temen desde el sector del taxi que los ciudadanos se decanten por el uso del vehículo privado por miedo a los contagios y que tan solo hagan desplazamientos a sus lugares de trabajo, así como las repercusiones sobre la economía que tenga la crisis del coronavirus. Mantienen una “previsión negativa” los taxistas valencianos y lamentan que “no va a haber trabajo para todos” y que los que mantengan sus puestos tendrán que “repartir la ruina entre todos”, asevera Fernando del Molino.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter